En los últimos años, los Real Estate Investment Trust (REITS) han llamado la atención de grupos inversionistas en diferentes partes del mundo hasta alcanzar una presencia en 35 países y una cifra, según datos oficiales, de 1851 miles de millones de dólares.

Estos instrumentos para invertir en bienes raíces, fueron creados por el congreso estadounidense a principios de la década de los sesenta con el objetivo de hacer más fácil las operaciones inmobiliarias a los inversionistas minoritarios.

Según el informe Socimis. Estabilidad e inversión en el sector inmobiliario, elaborado por la consultora JLL y la Bolsa y Mercados Españoles (BME), los mercados más avanzados generan Reits con un valor de 1 mil 769 millones de dólares, de esa cantidad las naciones de América del Norte captan el 66% de esos recursos, enseguida Asia Pacífico con un 18% y Europa el 12%; el resto del porcentaje, un 4% (90 mil millones de dólares), se distribuye entre los países de economías emergentes.

En México existen los Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (FIBRAS) que desde 2011 han generado utilidades superiores a los 4 mil millones de pesos.

Cabe resaltar que, en buena parte de estos lugares, los Reits son controlados por sociedades anónimas de capital especializadas en la inversión de activos inmobiliarios destinados al alquiler, por ello es necesario que tengan una distribución de dividendos a sus accionistas y puedan cotizar sus acciones en mercados bursátiles.

Tan solo en Europa el valor de las empresas inmobiliarias asciende a los 8 mil 100 millones de dólares (7 mil 211 millones de euros) al cierre del año pasado y de esa cantidad 217.100 millones de dólares (193.285 millones de euros) se canaliza a través de los Reits. Países como Francia, Holanda, Belgica y Alemania concentran el 84% del valor de dichas empresas y al mismo tiempo el 50% de los Reits.

Algunas economías en desarrollo como lo son las naciones asiáticas de Camboya, Indonesia y Malta comienzan a integrar este sistema de fideicomiso inmobiliario.

En el caso de América del Norte: Estados Unidos, Canadá y México estos fondos de inversión crecen de manera progresiva hasta alcanzar una capitalización superior al billón de dólares en el primer trimestre de 2019. En 2017 los Reits en los tres países alcanzaron un valor de 57.500 millones de dólares.L

Concretamente en el mercado mexicano, este modelo tiene su origen en 2011 con el surgimiento de los Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (FIBRAS) que ha generado activos con un valor de 490 mil millones de pesos en 2018, a través del las 15 fibras que existen actualmente.

Con información de EjePrime.