De acuerdo con el último reporte de Newmark Knight Frank (NKF) México, el mercado de oficinas en la Ciudad de México rebasó los 7 millones de metros cuadrados durante los primeros seis meses del año, manteniendo un ritmo de crecimiento con el ingreso de 342 mil m² agregados en el segundo semestre. 

No obstante, a pesar de estas incorporaciones, se registró una absorción neta negativa de -61 mil 137 m², algo que no se observaba desde el tercer trimestre del 2017; resultado de los casi 200 mil m² sumados durante el segundo trimestre de 2019 y a una serie atípica de desocupaciones ocurridas en el mismo período.

Imagen de archivo

Giovanni D´Agostino, presidente en México y director regional para América Latina de Newmark Knight Frank, señaló que a pesar de lo alarmante que las cifras pueden ser, son el resultado de la enorme cantidad de proyectos de oficinas detonados hace casi dos años, por lo que se espera que los indicadores se estabilicen con el paso del tiempo.

Asimismo, el reporte señala que la actividad de rentas y ventas mostró una baja de 36% en comparación con el mismo semestre del año pasado. Además, la entrega de más metros cuadrados de oficinas corporativas clases A, ha causado que se tenga la peor absorción neta de los primeros semestres en los últimos tres años.

Juan Flores, director de investigación de mercados de NKF, apuntó que la tasa de disponibilidad creció a 15.78%, lo que representa que en la actualidad existen 1.1 millones de m² disponibles, donde la mayor parte del espacio se encuentra dentro del corredor Norte con 271 mil m² (25%), Santa Fe con 192 mil m² (17%) y Polanco con 150 mil m² (13%), del total de espacio disponible en la CDMX.

A pesar de estos resultados, el director regional para América Latina comentó que debido a las acciones del Gobierno de la Ciudad de México para reactivar el desarrollo inmobiliario se espera una mejoría para la segunda mitad del 2019.  “En lo que va del año no hemos visto una reducción en la actividad que nos lleve a pensar que las operaciones están detenidas”.  

Sin embargo, la disminución de construcciones (1.8 millones a 1.1 millones de m² en proceso) es el resultado de la incertidumbre causada por la revisión de licencias y permisos en las obras de la ciudad. Lo que podría provocar  “[…] en el mediano plazo ajustes en el mercado debido a la reducción de disponibilidad, afectando el crecimiento y nuevas inversiones dentro del mercado de oficinas”, finalizó Giovanni D´Agostino.