Las economías de los mercados emergentes continúan beneficiándose de la excesiva liquidez internacional, fortalecida como consecuencia del intento de la política de la Reserva Federal (Fed) en prolongar la expansión económica de los Estados Unidos de América (EE. UU.). La Reserva Federal está a punto de ejecutar recortes adicionales en la tasa de fondeo (actualmente fijada en 2.25%) bajo el supuesto de que la política monetaria puede estimular la actividad de la economía estadounidense altamente apalancada. Asimismo, las tasas de interés casi cercanas a cero (sino en territorio negativo) en otras economías desarrolladas (principalmente en Europa) están llevando a los administradores globales de fondos de inversión a buscar opciones de alto rendimiento (high yield) en diferentes segmentos en los mercados emergentes.

De hecho, Latinoamérica continúa siendo una región ‘high yield’ dentro de un contexto de bajas tasas de interés en los EE. UU. Por su parte, China, la economía más grande del mundo (medida en términos de poder adquisitivo de compra), continúa siendo el mercado emergente más relevante desde el punto de vista sistémico para los inversionistas en los mercados de bonos y acciones. Las tensiones crecientes y conflictos de comercio internacional y tecnológico entre los EE. UU. y China han afectado el sentimiento en los mercados financieros debido al efecto negativo sobre el comercio internacional y la actividad industrial en el mundo entero. En este sentido, el precio de ciertas materias primas alineadas al comercio global (como el cobre) se han desacelerado mientras que el de los metales preciosos alineados a los mercados financieros (como el oro) se han incrementado en los últimos 12 meses. Finalmente, la política incendiaria de sanciones aplicadas por el departamento del tesoro de los EE. UU. sumado a la guerra de tarifas arancelarias entre las dos súper potencias económicas, han alimentado una aversión al riesgo entre los administradores de fondos de inversión, colocando a los mercados emergentes a la defensiva.

IMPACTO SOBRE MÉXICO

Como parte integral de la zona económica norteamericana, México se ve altamente influenciado por los ciclos monetario y productivo de los EE UU. El alza sostenida en la tasa de política monetaria (actualmente en 8%) por parte del Banco de México en los últimos tres años pudo contener un ajuste cambiario desordenado como resultante de las incertidumbres de política económica introducidas por el actual gobierno. Lamentablemente, la economía mexicana no pudo beneficiarse del ciclo más largo (no el más fuerte) de expansión de la economía de EE. UU. desde 2009. De hecho, el crecimiento económico en México, que promedió una tasa anual de expansión del 2.2% en la última década, será sólo de 0.5% en el 2019, antes de acelerarse al 1.4% en el 2020. Hacia adelante, México tiene una oportunidad única para adaptar sus políticas de gobierno al nuevo marco económico regional determinado por el nuevo acuerdo comercial norteamericano (USMCA) y así atraer inversión de capital de largo plazo que quiera beneficiarse de la demanda potencial doméstica y de una zona norteamericana mejor integrada (pero con mayor grado de proteccionismo). Con respecto a la política monetaria, el Banco de México adoptará una postura más expansiva en los próximos meses (con un recorte de su tasa objetivo de 100 puntos básicos) para alivianar el costo de financiamiento de los agentes económicos, y de esa forma acompañar el ritmo de recuperación de la actividad económica en el 2020.

LA ESCALADA DEL UNILATERALISMO IMPULSA LA POLÍTICA ECONÓMICA EXTERIOR DE ESTADOS UNIDOS EN EL HEMISFERIO OCCIDENTAL

Por primera vez en décadas, los Estados Unidos tienen una política exterior hacia las Américas elaborada y comunicada con precisión. Contrariamente a la creencia pública, el uso intensivo de medidas unilaterales por parte de los Estados Unidos para promover e imponer sus intereses en el hemisferio ayudará a construir (en lugar de obstruir) una zona económica más unida, ampliada e integrada en el continente americano. Sin embargo, en el corto plazo, las reglas de compromiso dictadas por los Estados Unidos requerirán cambios importantes en las tácticas de diplomacia y las relaciones económicas extranjeras por parte de los países centrales y menores en el hemisferio occidental.

Con este fin, comprender las prioridades políticas estratégicas, así como los sectores de relevancia sistémica para los EE. UU. en todo el continente, será fundamental para cosechar los beneficios (a través del aumento del comercio y los flujos de inversión) de la alineación pragmática con los intereses de los EE.UU. El renovado marco de USMCA que rige el comercio y la inversión en América del Norte (que reemplazó la antigua legislación del TLCAN) es un primer paso importante para conectar a México con el resto de las Américas. Si bien la seguridad regional (incluido el sector energético) sigue siendo de suma importancia para los EE. UU., un enfoque más sectorizado de las relaciones internacionales ayudará a conectar a los estados nacionales en todo el continente americano durante la próxima década. La “crisis de la frontera sur” etiquetada por los Estados Unidos se centra en los flujos desordenados de inmigración que pretenden ser contenidos y reorganizados bajo la nueva legislación que aprobará el Congreso de los Estados Unidos. La lucha contra la plaga socioeconómica del tráfico ilícito de drogas (EE. UU. es el principal mercado de consumo) requiere ajustes importantes en los países productores de la región. En respuesta a la aguda crisis humanitaria en Venezuela, Estados Unidos busca una revisión completa del marco institucional del país para restaurar la democracia efectiva y, finalmente, la estabilidad de precios y la normalización del comercio. En este sentido, la alineación con los intereses de los Estados Unidos hacia Venezuela es de suma relevancia en México ya que de lo contrario podría afectar severamente las relaciones económicas bilaterales con los Estados Unidos.

Por Pablo F.G. Bréard Fundador y Presidente Latin Context

Este es un fragmento del artículo MERCADOS EMERGENTES CIRCA 2020: IMPACTO SOBRE MÉXICO de la edición 116 http://inmobiliare.com/inmobiliare-116/