A propósito del Día internacional de la juventud12 de agosto-, un estudio de la plataforma Dada Room reveló que los “Veintes” es para muchos mexicanos, el momento perfecto para comenzar una vida independiente, sin embargo, la realidad es que dejar su hogar les puede tomar entre tres y ocho años.

Conforme a las  cifras recabadas en México, 72% de los jóvenes encuestados cree que la edad ideal para independizarse es entre los 21 y 26 años, aunque, la media nacional está en 28 años nueve  meses, es decir, en la víspera de sus 30 y, al menos, unos meses más que en 2016 -28 años-.

Dada Room

Entre las razones se enlistan varias cuestiones culturales, así como los deseos de formar una familia, estudiar en otra ciudad o la búsqueda de mejores oportunidades de empleo. Sin embargo, el común denominador es su capacidad de costearse la vida por ellos mismos.

“Los resultados demuestran que los jóvenes desean independizarse al terminar la carrera o durante el comienzo de su vida profesional, pero, por cuestiones económicas, deben aplazarlo varios años”, menciona Pamela Olvera, fundadora de DadaRoom.com, al explicar que en su análisis encontraron una relación directa entre el costo de una vivienda en la ciudad y la edad en la que se independizan.

En ese sentido, la Ciudad de México, donde el promedio de renta de un cuarto es de 5 mil 300 pesos, la edad para independizarse se dispara hasta los 30 años 1 mes. En contraste, en localidades como Tuxtla Gutiérrez, donde vivir con roomies cuesta, aproximadamente, 2 mil 100 pesos, los jóvenes dejan la casa de sus papás a los 27 años 11 meses.

Este rango de edad contrasta mucho con el contexto de otros países, reforzando la idea de que depende, en gran medida, de las oportunidades económicas que tengan los jóvenes.

Mientras que en México la mayoría de los jóvenes está en precariedad laboral, según datos recientes del Observatorio de Salarios, en países como Suecia —donde los ingresos más básicos son los más altos de Europa— la edad de independencia promedio es a los 21 años, de acuerdo con el Foro Económico Mundial.

Asimismo, Dada Room encontró que son cada vez más comunes las historias de jóvenes que salen de casa al conseguir su primer empleo, pero regresan cuando ya no les alcanza para pagar la renta. Este escenario se presenta para 46% de los mexicanos, sobre todo entre los hombres -58 por ciento-.

Entre las medidas para evitarlo, los mexicanos recurren cada vez más a alternativas de vivienda que hacen más costeable la vida en la ciudad, “cuando tener la capacidad financiera para vivir solo es un reto, dividir gastos con roomies o ubicar las zonas con precios más atractivos son algunas de las formas para recuperar la independencia”, concluyó Pamela Olvera.

Por: Alan M. Munguia