En México, una gran parte de la población cree que rentar una vivienda significa tirar el dinero a la basura. Históricamente, las personas han considerado comprar vivienda como única opción para satisfacer esta necesidad básica. Lo cierto es que esto depende de la situación de cada persona; en muchos casos, rentar puede resultar la mejor o incluso la única opción.

Hay historias de terror de condóminos que no se ponen de acuerdo y acaban en demandas y pleitos legales, de viviendas abandonadas por su lejanía del lugar de trabajo y de personas que no pueden pagar su hipoteca y pierden su patrimonio. En el caso de la vivienda en renta en administración profesional (denominada en inglés Multifamily Rental Housing o simplemente Multifamily), la realidad es muy distinta, pues se ofrece un servicio integral y no sólo un simple lugar para vivir.

Latitud nomad living

Una de las razones frecuentemente citadas para considerar la compra como única opción es la percepción de que al rentar no se construye un patrimonio y falta el ‘nido’ familiar. Aunque se diga ‘mientras tengas un techo, nada te faltará’, esto ha comenzado a cambiar en las últimas dos décadas puesto que las necesidades de vivienda están evolucionando. “Traduciendo el conocido Location, Location, and Location, las tres palabras más importantes para decidir en dónde vivir son Ubicación, Ubicación y Ubicación. Ahora más que nunca, la gente quiere vivir cerca de su lugar de actividad, sin perder horas en el tráfico”, comenta Pablo Fonseca, Director de Operaciones de nomad living.

Nomad living es la plataforma de administración de vivienda en renta líder en México, con más de 3,000 unidades en zonas estratégicas en CDMX y Monterrey. Formada en 2016 a partir del antiguo portafolio de Vyve, su pipeline tiene actualmente varios proyectos con más de 800 unidades nuevas en las zonas más trendy de CDMX. Nomad Polanco y Nomad Condesa Sur son ya una realidad y abrirán sus puertas en el segundo semestre de 2019. Además, nomad living ofrece servicios de consultoría especializada para proyectos de vivienda en renta. Actualmente, brinda asesorías a terceros para el desarrollo de más de 1000 unidades habitacionales.

Al ser la plataforma de administración de vivienda en renta institucional más grande en México, nomad living cuenta con la mayor información de la industria. “Queremos compartir datos duros sobre el tema de la vivienda en renta porque queremos contar el otro lado de la historia, más allá de los mitos que existen sobre la renta, para fomentar esta industria como alternativa real a la compra de vivienda”, comenta Pablo Fonseca. 

De izquierda a derecha: Pablo Fonseca Andere, Director de Operaciones nomad living. Fernando González, Analista nomad living Agustín Díaz, Subdirector de Operaciones nomad living

Sobre nuestros residentes

La necesidad de vivienda es tan antigua como el ser humano. Ambas opciones, comprar y rentar, deben ser evaluadas y estudiadas al decidir, para elegir la mejor opción de acuerdo al perfil, momento y necesidad de la persona. “Muchos de nuestros residentes son extranjeros que llegan a México buscando una solución de vivienda temporal, o bien solteros o recién casados en una etapa de transición”, afirma Agustín Díaz, Subdirector de Operaciones de nomad living. En el mismo sentido, Pablo Fonseca comenta que “la mayor parte de quienes en 2018 presentaron solicitudes en el portafolio de Living tienen perfil unipersonal, mientras que cerca de un tercio son extranjeros”.

Fernando González, Analista de nomad living subraya: “La mayor parte de nuestros residentes se encuentra en el rango de edad entre 25 y 35 años, normalmente conocidos como millenials, eventualmente algunos de ellos tendrán la intención de comprar una vivienda”.

Platicamos con algunos de nuestros residentes sobre su experiencia rentando en nomad living:

“Empecé a vivir en nomad living cuando la empresa me ofreció como prestación pagar la renta de mi departamento; requerían comprobante fiscal y nomad living lo proporciona todos los meses. Después decidí quedarme por el servicio, instalaciones y seguridad. Siempre que he tenido un problema, la solución viene rápido y profesionalmente”, opina Ruy, joven ejecutivo de alto nivel en CDMX.

“Las tres ventajas de rentar son la flexibilidad, la comodidad de vivir cerca del lugar de trabajo para ahorrar tiempo en el tráfico y la conveniencia, pues si tuviera una hipoteca tendría que pagar más del doble de lo que hoy pago de renta”, agrega Ruy.

Fuente: Nomad Living

Por su parte, Leopoldo es extranjero y comenta: “Primero me decidí por nomad living porque cuando llegué a México ya me tenían todo listo. Para mi estilo de vida, la seguridad y amenidades son muy importantes. Por ejemplo, tener alberca y un lugar para asolearse es indispensable para mí y me representa una diferencia abismal. A mí, que estoy lejos de familia y amigos, me ayudó muchísimo a adaptarme”.

Ricardo, arquitecto y consultor, comenta: “Como no soy una persona joven quería estar cerca de mis hijas, decidí regresar a vivir a CDMX. Conocí nomad living por recomendación de una de ellas, por tener espacios de buen tamaño y para tener mayor convivencia, amenidades y comodidades. Me gustó el edificio, pues está muy bien planteado y da la sensación de que llegas a un lugar con clase”.

Ricardo añade: “Cuando compras, te atas finacieramente y pierdes flexibilidad de movilidad. La decisión de compra depende de la etapa y edad en la que cada uno se encuentre; ya no busco crear más patrimonio, sino movilidad y calidad en todos aspectos de la vida. Lo primero es ubicación, lo segundo es la calidad del inmueble y lo tercero son las amenidades”.

Elena, actriz, comenta: “La empresa donde trabajo nos recomendó nomad living, principalmente por seguridad. Me siento muy segura; no quiero estar preocupada por eso. Además, tengo todo muy cerca, el edificio está muy bien ubicado. No tengo coche y me puedo mover muy fácil. El departamento me encanta, es muy bonito y cómodo. Las áreas comunes son muy bonitas y la alberca me gusta mucho”.

Sobre el cambio de necesidades

El aspecto económico es también de vital relevancia al decidir si comprar o rentar vivienda.

“Por ejemplo, para comprar un departamento cercano a alguno de los principales corredores de oficinas de CDMX se requieren al menos $3.5 millones de pesos. Una hipoteca a 15 años requiere un desembolso inicial de al menos $550 mil pesos para enganche y gastos de adquisición, pagos mensuales de al menos $39 mil pesos y comprobar ingresos superiores a $100 mil pesos mensuales. Si la persona está dentro del 20% de la población de la población comúnmente denominada como millennials, probablemente, no pueda acceder a esto por sí misma. Para vivir en la misma zona, su alternativa es rentar, para lo que requiere un mes de depósito en garantía y mensualidades de renta de $19 mil pesos aproximadamente.” agrega Fernando Gonzalez.

Pablo Fonseca agrega: “Nuestros residentes en CDMX destinan aproximadamente 26% de su ingreso a renta y, si compraran en la misma zona, tendrían que destinar el 54%.”


La realidad es distinta a lo que muchos piensan

Respecto al mito de que rentar es tirar el dinero a la basura, Ricardo, residente de nomad living, concluye: “Todo depende de la edad y circunstancia de cada persona. Cuando inicia su vida familiar y profesional, un joven busca un lugar seguro y por eso compra. Cuando uno tiene resuelto el tema económico puede pensar en la renta. Es mucho más práctico rentar para encontrar un vínculo fácil y, a la vez, poder desvincularte fácilmente si es necesario”. Finalmente añade: “No todos tienen para comprar un departamento en CDMX”.

INEGI estima que sólo 52% de la población en CDMX es dueña de su vivienda. El resto alquila, vive con familiares o tiene un vivienda prestada. “Esto quiere decir que existen otras alternativas a la compra de vivienda, ya sea por necesidades diferentes o por imposibilidad para adquirir una. La tendencia a rentar vivienda va en aumento”, comenta Pablo Fonseca.

“Yo soy soltero y sin hijos. Para nada pienso que rentar es tirar el dinero a la basura. Para comprar a veces sacrificas mucho de tu nivel de vida. No sólo se trata de ahorrar para comprar, sino de vivir el momento”, concluye Leopoldo.

Desde la adquisición del portafolio, nomad living reporta que el periodo de residencia de un arrendatario es de aproximadamente 2.5 años: “Como lo indican nuestros datos, rentar es una opción práctica para las personas en transición que requieren una solución de vivienda temporal, como extranjeros, profesionistas que necesitan cambiar de ciudad por algún proyecto laboral, una pareja recién casada o divorciada, alguien que acaba de independizarse de sus padres, entre otros” comenta Agustín Díaz.

Ruy añade: “Con una hipoteca se paga más y se pierde calidad de vida al estar más lejos del trabajo.” Y concluye: “Es un enfoque distinto cuando vives solo que cuando tienes familia, son otras las necesidades”.

Comprar no es la única opción. Rentar es una alternativa real. Todo depende del perfil y necesidades de cada persona. “Para todos aquellos para quien la vivienda en renta es su mejor opción, en nomad living nos esforzamos cada día para proveer un servicio personalizado, de calidad y excelencia, con un equipo profesional y altamente capacitado. A la vez, gracias a la eficiencia y eficacia operativa, ofrecemos excelentes retornos para nuestros inversionistas. Queremos hacer la diferencia”, concluye Pablo Fonseca.

Por Pablo Fonseca Andere, Director de Operaciones nomad living; Agustín Díaz, Subdirector de Operaciones nomad living; Fernando González, Analista nomad living.

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare