Con cuatro años al frente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, María José Fernández, directora de la asociación, se muestra complacida al observar los avances tan importantes que ha tenido el sector inmobiliario tanto en la Ciudad de México como en el país. Si bien, ella reconoce que aún falta mucho por avanzar, en una mirada hacia el inicio de sus funciones resalta que la ADI tenía 43 socios, hoy la Asociación se ha convertido en la cúpula del sector inmobiliario integrando a 79 socios y logrando su institucionalización.
Una de las fortalezas que observaron los socios de ADI para integrar a María José a la asociación fue su experiencia en las actividades tanto en el sector público como privado, que harían posible esa comunicación entre autoridades y necesidades de los socios ante algunos temas que se presentarían en las diferentes administraciones de los gobiernos.

María José Fernández, Directora de la asociación

“He tenido la suerte de trabajar con tres presidentes de la ADI que han estado muy comprometidos como Elías Fasja, Jaime Alverde y ahora Salvador Daniel. Trabajo con un comité ejecutivo que dependiendo de su experiencia me apoyo en ellos para diferentes temas. Me considero muy afortunada porque no es un trabajo fácil, el sector es complicado y el trabajo de los desarrolladores tiene muchos retos, pero tiene una parte muy positiva, porque finalmente son inversionistas que tienen confianza en México y apuestan por el país, además generan muchos empleos y crecimiento económico”, menciona la Directora de ADI.
Aunque es complicado aceptar a nuevos miembros en la Asociación, debido al proceso de aprobación por el Comité Ejecutivo y, posteriormente, pasan por el Consejo Consultivo integrado por los ex presidentes de la Asociación.
“Hemos duplicado el número de las empresas más importantes a nivel nacional y se ha enriquecido en parte porque hay nuevas generaciones dentro de la ADI. La mayoría de ellas son empresas familiares. Hay una nueva generación que se está integrando y tomando el liderazgo de estas empresas o que están formando sus propias empresas, retomando ideas frescas con otra manera de ver, quizá más en contacto con la tecnología, inversionistas y experiencias de desarrolladores con expansiones en el extranjero y que están aportando mucho a la ADI”, explica la Directora de la Asociación.
tomada de ADI occidente

Los proyectos de los socios ADI son muy grandes y generan un impacto importante en las zonas donde se llevan a cabo. Los desarrolladores son los más interesados en tener un acercamiento con los vecinos porque las empresas invierten y ahí se quedan. Los beneficios llegan a los vecinos, así como a los nuevos usuarios de los proyectos, por lo que se hacen consultas y también mejoramiento en las vialidades, pavimentación, seguridad y estar cerca del trabajo con delegados.
“En la ADI hemos creado un sistema de información donde contamos con los datos de todos los proyectos que están realizando nuestros socios a lo largo del país, así como la ubicación y sectores, metros cuadrados, empleos generados y eso ha sido de gran utilidad para acercarnos con autoridades locales y federales”, añade la Directora de ADI.
imagen de archivo

En cuanto a las nuevas generaciones de desarrolladores, afirma que vienen muy fuerte porque ya tienen el conocimiento de generaciones anteriores, así como experiencia, además de la nueva formación académica y profesional porque estos socios son una generación con ganas de innovar.
Enrique Téllez

“Con la actual presidencia de la ADI encabezada por Salvador Daniel hicimos un acuerdo con Mexicanos Contra la Corrupción, donde creamos este nuevo Código de Ética con parámetros internacionales firmado por todos los socios ADI; tomamos un taller con ellos para implementar las mejores prácticas al interior de las empresas de los socios y ahora trabajamos en un proyecto para salir a la luz pública para decir cuáles son las áreas susceptibles de mejoramiento en cuanto a transparencia y legalidad y tener una posición para que cuando alguien quiera extorsionar a un socio ADI, se topen con un muro”, aseveró María José Fernández.

La Ciudad de México ha visto un importante crecimiento en el segmento residencial en los últimos años. Para atender esta demanda, el sector inmobiliario ha transitado hacia la verticalidad. Esta tendencia continuará, así como la integración de diversos usos en desarrollos que tengan un impacto integral en su entorno inmediato y en la ciudad. En la medida que los nuevos desarrollos sean percibidos como detonadores del mejoramiento de la calidad de vida de cada zona, éstos serán mejor aceptados por la comunidad”.

La rentabilidad de la promoción inmobiliaria será un tema primordial, dadas las condiciones macroeconómicas que atraviesa nuestro país. Aquí los desarrolladores deberán afinar sus propuestas para ofrecer rendimientos atractivos de cara al incremento de tasas de interés en los Estados Unidos, el riesgo cambiario y las áreas de oportunidad que presentará la renegociación del TLCAN, sin dejar de lado los nuevos retos locales como el cambio en la normatividad, la Constitución de la CDMX y el cambio de sexenio.

Enrique Téllez / Vicepresidente del Comité Ejecutivo de la ADI

Por Catalina Martínez Quintero
También lee 

El futuro de las ciudades es una realidad

ADI Occidente atiende las necesidades particulares inmobiliarias