El pasado lunes 18 de febrero, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill De Blasio, anunció que la ciudad emitió una citación a Airbnb para exigir los datos de 20,000 apartamentos, con el fin de identificar los hoteles ilegales donde los anfitriones de la plataforma están alquilando edificios completos.

Con esto busca hacer frente a los negocios que se presentan como ocasionales pero que en realidad son de tiempo completo, y por lo tanto, deberían de estar registrados como cualquier otro negocio, asegurando que no existan hoteles ilegales.


La acción del alcalde forma parte de la política que ha buscado implementar en contra de las startups de economía colaborativa que perturban la industria hotelera tradicional. El año pasado, por ejemplo, se aprobó una ley para combatir el aumento de los alquileres a corto plazo, dicha legislación establece  que los propietarios o inquilinos no pueden alquilar su apartamento por un tiempo menor a un mes. Además, sitios como Airbnb mensualmente deberán proporcionar las direcciones y los nombres de los anfitriones, así como especificar si los alquileres son para un apartamento completo o solo para una habitación.

Airbnb demandó a la ciudad por la ley, alegando que la ordenanza viola los derechos de privacidad de los usuarios. Y a principios de este año, un juez federal congeló el requisito de divulgar datos de los usuarios mientras se decide la demanda. Sin embargo, eso no ha impedido que el estado quiera obtener los datos de la plataforma.

Por otro lado, Airbnb sostiene que está más que dispuesto a trabajar con la ciudad y la legislatura estatal para promulgar leyes de alquiler a corto plazo que beneficien a todos los involucrados. En este sentido, envió una carta a De Blasio, exponiendo su caso y de acuerdo con la plataforma, la ciudad de Nueva York debería adoptar la legislación que se ha implementado en ciudades como Filadelfia, Chicago, San Francisco, Los Ángeles y Denver.
Además, Airbnb señala que en 2016 implementó en Nueva York una política llamada One Host, One Home, que estipula que los usuarios no pueden tener más de una propiedad en el sitio. Según el sitio, desde que se implementó se han eliminado más de 5,000 listados. Dicho programa no es una solución permanente; sin embargo,  puede representar un puente hacia una regulación más justa.

El caso de Airbnb en Nueva York abre una discusión sobre las ventajas y desventajas de la economía colaborativa que deberá ser retomada por el sector del Real Estate en distintas cumbre como en la 6TH Annual U.S.-MEXICO Real Estate Inverstment Summit New York que se llevará a cabo el 1 de marzo.