Los arquitectos Luis Barragán y Max Cetto fueron piedra angular en el desarrollo de Jardines del Pedregal, al sur de la CDMX. Los diseños arquitectónicos de sus casas sirvieron como inspiración para varios colonos que fueron poblando esta zona. Hoy, una nueva apuesta del sector vivienda quiere retomar la historia de las primeras residencias que poblaron el área para un nuevo mercado. 

Con catorce niveles de construcción, PEDRE pretende hacer una ruptura con los complejos de vivienda vertical ofertados en la Ciudad de México y brindar a sus residentes una experiencia, que como lo describen, “tenga un valor social encontrando intersticios de colaboración y diálogo con el entorno”.

Foto: PEDRE

Durante el evento de presentación del desarrollo a inversionistas y medios de comunicación, se llevó a cabo un recorrido por las casas Max Cetto y Prieto López, que fueron pioneras en Jardines del Pedregal y son referente histórico de la zona. Si bien, PEDRE no se identifica como ‘copia’ de estas propiedades, sus características arquitectónicas sirvieron como referencia para el nuevo complejo.

La casa-estudio de Max Cetto 

Ubicada en la calle de Agua, la residencia en la que el arquitecto alemán, Max Cetto, ideó la mayor parte de su obra en el país es catalogada como una de las primeras casas construidas en esta zona

Contrario a la mayoría de desarrollos que se construyeron en la primera etapa de Jardines del Pedregal, la casa de Max Cetto fue diseñada en función de la topografía, accidentada por la presencia de piedra volcánica de la erupción del volcán Xitle. 

Se trata de un espacio arquitectónico en un terreno de 1600 m2 cuyo principal foco de atención son los jardines trasero y delantero, que fueron diseñados por la esposa de Cetto. La construcción consta de dos niveles, siendo el superior el estudio del arquitecto.

Foto: Inmobiliare

La casa Prieto López 

Se encuentra en Avenida de las Fuentes y fue uno de los diseños de vivienda a cargo del arquitecto Luis Barragán. Al contrario de la casa Cetto, esta residencia se caracteriza por sus amplios espacios y por lo ‘enigmático’ de su construcción, que revela poco a poco cada una de las áreas de la casa. 

Barragán privilegió las áreas de jardín de la residencia, que se adornan con las rocas volcánicas del Pedregal. La construcción delata el estilo arquitectónico del arquitecto, quien imprimió su gusto por los espacios iluminados, techos altos y ventanales amplios.

Foto: Inmobiliare

PEDRE, un desarrollo empático con el contexto

De acuerdo con el sitio web de PEDRE, se buscó que el edificio trabajara en conjunto con el patrimonio cultural construido y con la reserva natural aledaña. Se describe como una obra “atemporal, pragmática, sólida, confortable, funcional y resiliente que genera empatía con el contexto”. Sus responsables arquitectónicos hacen énfasis en su ubicación privilegiada y su rango de opciones de precios.

Ubicación: Jardines del Pedregal, CDMX

Estatus: en construcción

Niveles: 14

Departamentos: 112

Espacio de área libre: 1,832 m2

Amenidades: Lounge, comedor, alberca, gimnasio y sky garden

Foto: PEDRE