Un sector que sin duda es primordial en el impulso de la economía y la creación de nuevas localidades en el país es el de la construcción; mismo que contribuyó con el 7.6% del PIB total durante los primeros tres meses de 2019, según datos proporcionados por el INEGI.

Los proyectos que se ejecutan en carreteras, puentes, hospitales y vivienda son los que detonan mayor inversión pública y privada; lo cual se traduce en más empleos y una alta demanda de insumos de otras industrias.

Sin embargo, algunos informes como el dado a conocer por BBVA Research titulado Situación Inmobiliaria México – Primer semestre de 2019, indican que el sector ha tenido una desaceleración alcanzando solo el 0.6% de crecimiento en 2018.

El sector de la construcción en México aporta al PIB el 7.6% durante el primer trimestre del año

Asimismo, el INEGI arrojó más datos en su Indicador Mensual de la Actividad Industrial, que si bien el crecimiento mensual muestra una tendencia al alza (3.1% en construcción, 1.1% en industria), al ubicarlo en una escala anual los números se reducen considerablemente (descenso del 6.2% en construcción y 2.1 en industria).

Para Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com, y quien platicó sobre el tema para Inmobiliare, un declive en el sector se traduce en menor certeza en los costos, contracción en los flujos de inversión y que la planeación de proyectos nuevos se den en un mayor plazo.

El especialista declaró que algunos efectos que repercuten a primera vista ante dicho declive son el índice de desempleo y aumento en los costos de insumos (concretos, acero, etc.) los cuales son indicadores importantes para dar un juicio sobre el comportamiento del sector de la construcción.

Por ejemplo, en el caso del empleo se perdieron 15 mil 815 plazas formales, lo que se traduce en un déficit del 1.0% de los afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Por otro lado, los precios de los productos básicos para la construcción subieron 3.1%. En este punto, González aclaró que esto se debe a la contracción de la demanda y la inflación de la economía.

Sobre las perspectivas que se tiene en torno al futuro de la industria de las edificaciones, Leonardo González afirmó que tanto particulares como el Gobierno Federal deben apegarse a las normas vigentes para que este sector pueda generar los resultados esperados y despegue en su crecimiento; Esto se traduce en licitaciones transparentes, financiamientos concretos, combate a la corrupción y establecer estrategias sectoriales idóneas para el desarrollo.

Algunas cifras dadas a conocer por el estudio de
BBVA Research estiman que de combinarse estos elementos se puede esperar un crecimiento a fin de año del sector hasta de un 2 por ciento. En cuanto a los servicios inmobiliarios, mencionan que podrían ver un avance de 2.4% en este año gracias al comercio mayorista.