De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud -OMS- en toda zona urbana debe existir un mínimo de 9 m2 de espacios verdes por habitante, cantidad debajo de los 16 m2 recomendados
por la Organización de las Naciones Unidas -ONU-, sin embargo en la capital del país sólo se cuenta con 5 m2 por persona, según datos de la Secretaría del Medio Ambiente.

A pesar de ser una de las entidades más pobladas del país y del mundo, con casi 9 millones de habitantes, las administraciones de gobierno han otorgado cada vez mayor importancia a la  rehabilitación o construcción de parques urbanos, pues varias han sido las propuestas que apuntan a una ciudad más sustentable y/o menos construcciones que eliminen las áreas verdes de la capital.

Imagen de archivo

Es precisamente el crecimiento urbano el que ha hecho que factores como el ambiental se vean afectados, entre la tala desmedida de árboles, el aumento de autos, la mala calidad del aire y el estrés diario causado por el conjunto de todo lo anterior, lo que ha causado la disminución de la diversidad biológica de la ciudad, esto, de acuerdo con la Asociación Nacional de Parques y Recreación y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad -Conabio-.

Asimismo, la preocupación por crear más espacios verdes no es en vano, ya que la ciudad enfrenta una crisis de desabasto de agua similar a la de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, así lo señaló Ramón Aguirre Díaz, Director del Sistema de Aguas de la CDMX; quien también comentó que si dejara de llover en las presas no habría forma de abastecer a toda la población. Y no ha sido el único, a principio de año, la BBC de Reino Unido reportó que la capital es de las ciudades en el mundo con mayor riesgo de quedarse sin agua en los futuros años.

Imagen de archivo

Es por esa razón que se han iniciado la construcción o planeación de grandes parques urbanos, que además de brindar lugares de esparcimiento y diversión para la población, son diseñados con medidas sustentables como la generación de energía eléctrica a través de celdas solares, así como la captación, almacenamiento e infiltración de agua en zonas de mayor desabastecimiento del vital líquido. A continuación algunos ejemplos.

Por Mónica Herrera Peña