De acuerdo con información presentada por la urbanista Gabriela Quiroga García, directora general de Gestión, Vinculación y Asuntos Jurídicos-Normativos de la Autoridad del Espacio Público de la Ciudad de México, la Ciudad de México cuenta con regulación excesiva en el tema de planeación urbana, sin embargo no son aplicadas todas las normativas adecuadamente.

“He escuchado mucho esa frase de que la Ciudad de México no tiene planeación, desde el punto de vista de un urbanista que ha estado en este sector la ciudad está sobre planeada, y regulada. El tema es que necesitamos aplicar todos los instrumentos de planeación como deben de ser establecidos y el primer programa fue desde 1976 con la Ley General de Asentamientos Humanos, tenemos un programa que tiene una calidad de planeación en donde el principio que se definió en él fue dónde se podía construir y dónde no, cuál era la vocación del uso de suelo, dónde podía haber construcciones altas y dónde no. Desafortunadamente este tema de la planeación es un tema que no siempre va de la mano con los cambios necesarios que debe de tener la política urbana”, comenta.
 
En este sentido, Salvador Herrera -director de Urbanística-, explica que México se encuentra ante un gran reto de planeación urbana dada la crisis que viven sus ciudades debido a un déficit de atención desde el aspecto institucional, programas, proyectos, leyes, etcétera.

México debe robustecer el sistema de planeación del país a través de varias instancias como fortalecer la SEDATU, hacer ajustes a la ley general de asentamientos urbanos que logren conformar el sistema de planeación para el país, el cual no se tiene cabalmente. Se deben de garantizar recursos para la planeación urbana no solo para la realización del plan sino para su ejecución, control, sanción, seguimiento y monitoreo. Se debe de dejar de ver la planeación como un elemento opcional de las ciudades, debe pasar a verse como una necesidad básica para atender a la sociedad mexicana urbana y también a la rural ante los desafíos ambientales crecientes en el país: baja disposición de agua, alta generación de residuos sólidos en las ciudades, alta generación de contaminación ambiental, etcétera. Se debe completar esta transformación que se logró con la SEDATU en esta administración, pero llevarlo a un nivel mucho más operativo, mucho más organizado de lo que tenemos en la actualidad”, recalca Herrera.
Por Gabriela Espinosa
También lee

Vivienda para grupos vulnerables

¿Cuáles son las modificaciones a la norma de estacionamientos?