De acuerdo con International Council of Shopping Centers (ICSC), actualmente existe una transformación en el sector de los bienes raíces comerciales, si bien es cierto se habla de forma global de una época de regeneración, hay algunas tendencias que afectan los bienes raíces comerciales en América Latina.

Entendiendo que las tendencias son cambios en el comportamiento o actitudes de los consumidores hacia una industria, será necesario entonces analizarlas y visualizar el futuro para realizar los ajustes necesarios y dar paso a esta nueva etapa en el comercio minorista.

De igual forma será necesario identificar los cambios generados en los bienes raíces comerciales y determinar cuáles son aquellas tendencias que están afectando directamente al sector en esta nueva era comercial.

Tecnología

Según lo señalado por Euromonitor International, el incremento en el uso de la tecnología es una de las tres megatendencias que impactará la industria minorista de Latinoamérica. Las otras dos son la inclinación de los consumidores por los productos de salud, y la disminución en el ingreso disponible de la clase media.

Otra característica de la tecnología es la presencia omni-canal en las estrategias del retail, la presencia online-offline de las marcas ofrecerá mayores beneficios que sólo utilizar alguna de ellas, volviéndose una relación y complemento, adicionalmente este tipo de compra es más completa y ofrece una total experiencia para los consumidores.

Hoy en día el 94.6% de las ventas comerciales de América Latina son generadas por minoristas con establecimiento físico, como se menciona en el estudio “Impacto socioeconómico de los bienes raíces comerciales en América Latina” del ICSC. La importancia del comercio físico para los compradores latinoamericanos es reiterada en un informe de A.T. Kearney, el cual indica que el 91% de los consumidores mexicanos y brasileños prefieren comprar en tiendas físicas después de realizar la búsqueda en Internet o fuera de Internet.

Demografía

El crecimiento de los Baby Boomers, el acceso de los Millennials al mercado económico y el incremento en la densidad urbana en las capitales de Latinoamérica han generado nuevas características dentro de los espacios de los bienes raíces comerciales. Conforme al ICSC, los desarrolladores de propiedades comerciales latinoamericanas están respondiendo a la tendencia global de placemaking al incorporar minoristas innovadores, arrendatarios experienciales y usos de propiedad no comerciales en sus proyectos, desde su construcción inicial o durante remodelaciones importantes.

Además de simplemente mejorar la mezcla de arrendatarios, una variedad de desarrolladores de bienes raíces comerciales están llevando esto un paso más adelante para crear propiedades de uso mixto. Estos proyectos a menudo incluyen uno o más de los siguientes elementos: espacio de oficina, hospitalidad, residencial y área común, logrando espacios funcionales y proyectos exitosos en América Latina.

Estas propiedades comerciales ofrecen un “tercer lugar” fuera de casa o de la oficina para reunirse con amigos y familiares en un ambiente seguro, limpio y abierto. Estos centros comunitarios van más allá de brindar un lugar para comprar y de entretenimiento, también ofrecen un lugar para actividades educativas, artísticas, culturales y humanitarias.

Por Redacción Inmobiliare

Este es un fragmento del artículo Principales tendencias de los bienes raíces comerciales en América Latina de la edición 112 http://inmobiliare.com/inmobiliare-112/