Las tecnologías financieras han cambiado el panorama de varias industrias en el mundo. Desde la facilitación de transacciones bancarias personales y empresariales, a través de las diversas plataformas disponibles de online banking, hasta el surgimiento de financiamientos de crowdfunding para un gran abanico de industrias, las fintechs no dejan de crecer y el sector inmobiliario se mantiene atento

En entrevista con Medium, James Dearsley, cofundador de Unissu definió a las proptech como “una transformación digital que concierne directamente al sector inmobiliario. Atraviesa, por consiguiente, el cambio de mentalidad entre los actores de la industria, así como el cambio de visión en la forma en la que se hacen las transacciones”. 


Y es que, mientras que una gran parte de inversionistas y desarrolladores, ven con buenos ojos el crecimiento de la industria de proptech, otros tantos se mantienen escépticos ante el universo de posibilidades que ofrecen estas tecnologías para llevar a cabo operaciones financieras que en otros tiempos tomaban más tiempos y traían consigo riesgos mayores.

Foto: Realty NXT

Durante el Open Banking Fintech Summit 2019, llevado a cabo a mediados de noviembre en Ciudad de México, varios actores de esta industria se reunieron para hablar de los retos y el futuro que enfrenta la tecnología financiera. Las transacciones inmobiliarias salieron a relucir como áreas de oportunidad

No solo la compraventa de propiedades está bajo la mira de las tecnologías financieras, sino también la construcción, la planeación de ciudades inteligentes y la inversión en el rubro de infraestructura. 

Hacia el futuro, aseguran analistas, conocer sobre la operación y situación del sector proptech será elemental para inversionistas y desarrolladores, que encontrarán nuevas posibilidades para ejercer la profesión inmobiliaria. 

Crowdfunding inmobiliario abre la puerta a nuevos inversionistas

En un mundo donde se busca incesantemente la democratización de lo procesos de levantamiento de capital, startups de fondeo masivo de proyectos emergen en mercados alrededor del mundo. 

Mientras que algunos integrantes del sector ven con buenos ojos a este tipo de iniciativas, otros tantos exigen su regulación ante la incertidumbre por lo laxo de algunas legislaciones al respecto de este tema. 

En México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores estableció que las fintech tienen que cumplir con una serie de requisitos legales para operar, convirtiéndose el país en una de las pocas naciones latinoamericanas en regular a este tipo de empresas