En el Reporte de Competitividad Mundial 2017 México ocupó el lugar 51 de 138 países evaluados. De acuerdo con esa información la calificación otorgada a infraestruc- tura aeroportuaria del país cayó seis lugares en el último año.

El aeropuerto Internacional de la Ciudad de México o Aeropuerto Benito Juárez, es uno de los más importantes del país y ha dado servicio por más de 50 años; en 2017 recibió 44 millones 732 mil 418 visitantes y se realizaron 449 mil 664 vuelos de acuerdo con el reporte Estadísticas y Movimiento Operacional del AICM.

En 2015 se dió a conocer el proyecto de construcción de un nuevo aeropuerto en reemplazo del Benito Juárez. Esta nueva base aérea está ubicada al oriente de la Ciudad de México, en los terrenos del Ex-Vaso de Texcoco, propiedad del Gobierno Federal, y ocupa aproximadamente cuatro mil 431 hectáreas. El periodo de edificación se divide en cuatro: 2014-2019 estudios, planeación y diseño; 2015-2020 construcción; 2017-2020 pruebas y certificación; en 2020-2021 pruebas y operación.

De acuerdo con información de NAICM, hasta el momento el avance físico del edificio se divide en tres: pilotes de cimentación 96.3%, losa de cimentación 50 % y terminal de pasajeros 3.80%; en la torre de control 18.90%; y losa de cimentación CTT 50.92 por ciento. Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, es responsable de construir, administrar y operar el nuevo aeropuerto de acuerdo a la concesión otorgada por el Gobierno Federal en enero de 2015.

El diseño arquitectónico del Edificio Terminal, Torre de Control, estacionamientos y vialidades de acceso están a cargo del despacho Fernando Romero Enterprise -fr-eequienes cuentan con proyectos como el Museo Soumaya, y el Norman Foster, también fueron ganadores del Premio Pritzker.

Considerando detener la construcción del NAICM, Andrés Manuel López Obrador futuro Presidente, en su proyecto de nación dio a conocer una vía alterna para liberar las operaciones del aeropuerto Benito Juárez la cual consiste en conformar un sistema complementario de aeropuertos, coordinando el manejo de vuelos comerciales nacionales e internacionales, así como vuelos de carga, los cuales serán distribuidos entre Aeropuerto de la Ciudad de México -AICM- y el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía -AISL-; este último sería habilitado como aeropuerto internacional a construirse en los terrenos aledaños de la Base Aérea Militar núm. 1, Santa Lucía.

Imagen tomada de HuffPost México

La argumentación de Proyecto18 en contra del nuevo aeropuerto destaca que “el NAICM creará un embudo que va a saturar todavía más el tráfico en las principales vías: Viaducto Miguel Alemán y Circuito Interior”.

Por Rubi Tapia

Nota del editor: este artículo es de la edición 109, puedes consultarlo completo en http://inmobiliare.com/inmobiliare-109/