Posterior al sismo se llevó a cabo  la verificación de todos los edificios que fueron reportados con daños , se catalogaron en código verde, amarillo y rojo según el nivel de afectaciones. Sin embargo 13 edificios fueron autorizados para demolición debido a los graves daños estructurales que presentan y el riesgo que implican para los vecinos y peatones.
El proceso de demolición requiere la autorización del Comité de Emergencias, instalado a partir del sismo, quien revisa el caso con base en los dictámenes de los Corresponsables en Seguridad Estructural del Instituto para la Seguridad de las Construcciones.

Imagen tomada de Plataforma CDMX

En cuestión jurídica, La Consejería Jurídica en coordinación con los jefes y jefas delegacionales integró los expedientes de los inmuebles ya que se requiere la documentación de la situación legal de cada uno de las propiedades y el consentimiento de los propietarios para proceder con la demolición.
Una vez completados los trámites y la aprobación del Comité de Emergencias, la demolición está a cargo de la Secretaría de Obras y Servicios –Sobse– cuyo personal mediante esquemas topográficos de ingeniería determinan el mecanismo de demolición. Después, continúa la liberación de la zona por parte de CFE, Gas Natural y demás interferencias que puedan afectar a los vecinos o poner en riesgo los trabajos para permitir el ingreso de la maquinaria y personal que, en algunos casos, retirará losa por losa hasta que la estructura del inmueble quede desmantelada.
Génova 33. Imagen de archivo

Cada caso tiene un proyecto particular derivado de su nivel de daño, ubicación y dimensión, por lo que en algunos casos el gobierno capitalino absorbió los costos de demolición y en otros los propietarios harán valer el seguro de los edificios.
Multifamiliar Tlalpan
Entre los inmuebles que resultaron dañados por el sismo del 19 de septiembre se encuentra el Multifamiliar Tlalpan, un complejo habitacional con 500 familias distribuidas en 10 edificios, de los cuales, de acuerdo con las cédulas de evaluación post sísmicas, tres fueron catalogados con código verde, seis en  amarillo y uno en rojo, el cuál desafortunadamente colapsó y resultó en el rescate de nueve cuerpos y 19 personas con vida.
En entrevista para Inmobiliare, Héctor Toledo, integrante de la Asamblea de Vecinos del Multifamiliar Tlalpan, comentó que días después de ocurrido el sismo se les entregó una revisión post sísmica ocular que por sí sola no daba información ni recomendaciones certeras del nivel de daño en los edificios, por lo que los vecinos se organizaron y pidieron a las autoridades un dictamen formal acompañado de estudios técnicos que permitieran tener un diagnóstico y posibles soluciones. Desde ese momento, se acordonó la  zona y Protección Civil determinó que no se podía permitir el ingreso a los edificios y se cortaron todos los servicios básicos de luz, agua y gas por lo que las familias acamparon fuera de la unidad para tener noticias de la situación de sus hogares.
Concepción Beistegui 1503. Imagen de archivo

Conforme pasó el tiempo se iniciaron los trabajos de levantamiento topográfico, levantamiento arquitectónico, mecánica de suelos y resistencia de materiales para hacer la moderación computacional de la dinámica estructural y el comportamiento de los edificios. El calendario de finalización de los mismos está previsto para principios de diciembre, con lo que ya se podría tener un esbozo del procedimiento que se tendría que seguir para la demolición o reforzamiento de los edificios según sea el caso.
“Incluso se está pidiendo por el Comité Vecinal y la Asamblea que se hagan mejoras, es decir no regresar a la situación en la que estábamos sino que se hicieran mejoras en cuanto a la situación de tinacos, cajones de cimentación, escaleras, arreglar balcones y herrerías porque hubo mucho vidrio roto, acabados que se agrietaron y daños en muros de carga. Toda la unidad tiene muros de carga de mampostería entonces es lo que se está revisando. No sabemos ahorita si se va a llevar un mes, si continuará en enero o en febrero dependiendo el tipo de daño y el procedimiento constructivo que se haya determinado realizar” agregó.
Canal de Miramontes 3010

Cabe mencionar que el Multifamiliar Tlalpan fue construido en 1957 y posteriormente en 1959 surge el ISSSTE, dependencia que se encarga de administrarlo hasta prácticamente 1985 cuando comienza a desprenderse de todas las unidades habitacionales y las entrega a los vecinos, quienes se convierten en dueños de los departamentos y áreas comunes.
Por lo anterior, las primeras acciones llevadas a cabo por la Asamblea vecinal se encuentra la elaboración de un censo para tener un control de todos los propietarios de los departamentos, ya que muchos están rentados y otros se encuentran en problemas legales como intestados o en disputas legales entre las mismas familias. Esto con el objetivo de poder acelerar los procesos en caso de que algún edificio deba demolerse o repararse.
Al momento de la publicación de este artículo aún no se tenían los estudios requeridos para la planeación de la reconstrucción y reparación de los edificios, ni tampoco las líneas de acción en cuanto a recursos asignados para dicha tarea.
**Edificios autorizados para demolición

  • Concepción Beistegui 1503, Colonia Narvarte, delegación Benito Juárez
  • Génova 33, Colonia Juárez, delegación Cuauhtémoc
  • San Antonio Abad 122, Colonia Tránsito, delegación Cuauhtémoc
  • Versalles 37, colonia Juárez, delegación Cuauhtémoc
  • Tokio 517, colonia Portales norte, delegación Benito Juárez
  • Patricio Sanz 37, colonia del Valle, delegación Benito Juárez
  • Canal de Miramontes 3010, colonia Girasoles, delegación Coyoacán
  • Paseos del río 10, colonia Paseos de Taxqueña, delegación Coyoacán
  • Escocia 29, torre 2, colonia Parque San Andrés, delegación Coyoacán
  • Escocia 33, colonia Parque San Andrés, delegación Coyoacán
  • Hamburgo 112, colonia Juárez, delegación Cuauhtémoc
  • Calzada de la Viga 1765, colonia Héroes de Churubusco, sección primera, delegación Iztapalapa
  • Sonora 149, colonia Roma norte, delegación Cuauhtémoc

Por Catalina Martínez, Danae Herrera, Gabriela Espinosa
También lee 

Proceso de reconstrucción de la CDMX

Camino a la reconstrucción en México