Mucho se ha dicho de este sector de la población, que ha reconfigurado diversos segmentos en el mercado. En un esfuerzo por entender lo que buscan se les ha descrito con una particular e importante relación con la tecnología, misma que les ha permitido generar nuevas formas de consumo -como el comercio electrónico que crece de manera exponencial año con año- e incluso nuevas formas de negocio -como Uber, Airbnb, entre muchas otras-. También se ha dicho de ellos que no buscan compromisos a largo plazo -laborales o personales- tienen menos hijos y a veces en lugar de ellos mascotas, además de preponderar la movilidad en su vida y la experiencia sobre cualquier otro factor, por lo que en lugar de comprar una casa prefieren rentar.

Sin embargo, otros expertos sostienen que el contexto de los millennials mexicanos no es tan similar al de los del resto del mundo por las condiciones económicas que se observan. Eugene Towle director de Softec ha comentado que este sector de la población mexicana tiene más similitudes con los Baby boomer de la posguerra en los años 60 que con los millenials actuales ya que “tienen la mayor oportunidad de crecer, crear riqueza y transformar su país en la historia moderna”.

Según las estimaciones de la consultora durante los próximos 20 años la mayor parte de la población estará trabajando y consumiendo. La pirámide poblacional indica que la mitad de las personas en México tiene menos de 30 años y 75% tiene menos de 40 años, lo cual causará una expansión en las ciudades, empleo, comercio e infraestructura pública. Asimismo, calculan que para satisfacer la demanda es necesario construir 1,250,000 viviendas nuevas al año en todos los segmentos de vivienda en renta y venta. No dudan que hay mercado.

En entrevista exclusiva, Leonardo González analista de Real Estate de Propiedades.com comentó que la población de menos de 29 años representa el 16% de la cartera hipotecaria en vivienda nueva y usada “el grupo de edad de 29 años o menos representa el 9.5%, es decir cerca del 10% [de la demanda] para vivienda nueva, y para las viviendas usadas es de 6.2 por ciento. En el análisis por entidad federativa Ciudad de México representa 7.75 % de todo ese financiamiento otorgado durante el 2018. Jalisco tiene 4.7% y Nuevo León tiene 5.16 por ciento. Estos datos nos dicen que la transición de alquiler a una vivienda en propiedad todavía es área de oportunidad para consolidar”.

En el mismo sentido Banca Hipotecaria de BBVA Bancomer respondió para Inmobiliare “que la proporción de la colocación en personas de 29 años o menos vs la colocación total del mercado bancario incrementó de 11% en el 1T17 a 13% en el 1T18. Y se observa mayor interés por la vivienda usada ya que dicha proporción incrementó de 10% en el 1T17 a 15% en el 1T18. Además, en Institutos Públicos –Infonavit, Fovissste– la proporción de créditos colocados en el rango de 29 años o menos representa constantemente más de la tercera parte de su colocación. En ese sentido, decir que las nuevas generaciones ya no están interesadas en adquirir vivienda suena muy exagerado. Es cierto que la gente joven ahora busca mayor movilidad y más cercanía a su zona de trabajo, el cual puede cambiar constantemente. Pero la tendencia indica que los segmentos jóvenes siguen adquiriendo crédito y en mayor proporción”.

Por otro lado, el director de Hipotecario de HSBC Enrique Margain destacó en entrevista para Inmobiliare que “el promedio de edad en crédito hipotecario bancario está alrededor los 40 años con ingreso promedio de 40 mil pesos. Es una edad madura; sin embargo de acuerdo con las políticas que tienen los bancos, una persona puede contratar un crédito hipotecario desde los 18 o 19 años”.

Por Liz Areli Cervantes

Este es un fragmento del artículos ¿Quieren comprar casa millennials? de la edición 109 https://inmobiliare.com/inmobiliare-109/