El Caribe Mexicano representa una de las mayores zonas turísticas con gran aporte de capital a la economía del país, ya sea por la alta ocupación hotelera o por la compra/renta de propiedades utilizadas -mayormente- como casas de descanso por turistas nacionales e internacionales.

Imagen de archivo

Destinos como Cancún, Playa del Carmen y Tulum han mostrado un crecimiento en inversiones, lo que los ubica como puntos estratégicos para las operaciones inmobiliarias del sureste del país de acuerdo con el Informe 2018 del Mercado Inmobiliario realizado por el portal de bienes raíces Lamudi.

Asimismo, debido al aumento de población en estos puntos, ha sido necesario focalizar los esfuerzos del desarrollo vertical en la región, por lo que en noviembre de 2017, el Financial Times posicionó a la Riviera Maya, entre los 10 mercados inmobiliarios con mayor crecimiento en el mundo. Mostrando un aumento en las ventas del 20% cada año, desde el último lustro.

Imagen de archivo

El precio promedio por una casa en el estado de Quintana Roo, de acuerdo con Lamudi, se ubica sobre los 3 millones 200 mil pesos promedio, mientras que el de un departamento supera los 5 millones 900 mil pesos. En cuanto a las rentas, una casa llega a cifras mayores a los 20 mil 600 pesos y los departamentos son ligeramente más baratos con un precio promedio de 19 mil 200 pesos.

Asimismo, el portal inmobiliario informó que la tendencia de búsquedas en Internet apuntan hacia la compra de casas sobre departamentos con una proporción 80/20. Mientras que el esquema de rentas favorece a los departamentos con 35% pese a que persiste la vivienda horizontal con 65 por ciento.

Por Mónica Herrera