El día de ayer el presidente honorario de Grupo Carso, Carlos Slim presentó su ponencia “El Centro Histórico, una visión personal” dentro del VII Simposio organizado por la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI).


En dicho evento, invitó a los diferentes niveles de gobierno, iniciativa privada y sociedad civil a trabajar en la revitalización del corazón de la ciudad.  Aseguró que se necesita de inversiones públicas y privadas, así como del involucramiento de vecinos y trabajadores de la zona.

Propuso un cambio conceptual, ya que no se trata de únicamente restaurar inmuebles sino de buscar su rehabilitación, para que más gente pueda vivir, estudiar, trabajar y divertirse en el centro.

Carlos Slim, habló sobre la labor que emprendió en el año 2001, como presidente de un consejo consultivo de participación pública y privada, cuyo objetivo era llevar a cabo la recuperación del Centro Histórico. Refirió que en el año 2000, el entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, le invitó a invertir en la emblemática avenida Reforma. Sin embargo, el presidente de Grupo Carso le propuso mejor invertir en el Centro Histórico que se encontraba en decadencia.

“Lo que planteamos nosotros como programa fue muy concreto: […] mejorar el nivel económico y social de las personas que vivían en el centro histórico, para eso hubo varias actividades, desde educación (se puso una red escolar en todas las escuelas del centro histórico), capacitación para el empleo y salud. Todos los programas que teníamos en la fundación se aplicaron de forma exhaustiva […] se equiparon los hospitales del Centro Histórico y se buscó bajar la violencia intrafamiliar que era muy alta por el alcohol; se buscó, también, promover el autoempleo y se plantearon algunos manuales para el manejo de pequeñas actividades” comentó.

En apoyo al rescate del Centro Histórico, Telmex proporcionó la tecnología para ayudar a mejorar la seguridad y servicios públicos, además de generar área de capacitación y crear más de 6 mil empleos, lo que en su momento transformó el Centro Histórico. Sin embargo, insistió que todavía hay mucho trabajo por hacer como resolver la sobreexplotación de los mantos acuíferos que está provocando el hundimiento de edificios emblemáticos.