Materiales y reglamentos de construcción dan mayor seguridad a los inmuebles construidos en la CDMX después del sismo de 1985
Hace 32 años, la Ciudad de México vivió uno de los sismos más fuertes que se habían registrado. Ante esta experiencia, Fernando Gutiérrrez Ochoa, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México comentó en entrevista que lo sucedido en 1985 obligó a reformar la Ley de Obra Pública, así como los Reglamentos y Normas, eso provocó que hoy se construya bajo especificaciones muy distintas que permiten tener construcciones más seguras.

imagen de propiedades.com
Sismo en la CDMX, 19 septiembre 1985

“Con el sismo de la semana pasada [7 de septiembre] los habitantes de la Ciudad de México se comportaron bien, pero no debemos bajar la guardia porque fue un sismo muy distinto al sismo de 1985 se presentó en México con una intensidad muy fuerte por la aceleración que tiene el suelo con respecto a las edificaciones lo que hace que se muevan y se dañen más, estamos hablando que el sismo de 1985 fue seis veces más fuerte comparado con el más reciente. También se han observado mejoras en los materiales porque han avanzado tecnológicamente muy rápido, hoy hay insumos y procedimientos de construcción que permiten tener más reforzadas las estructuras contra sismos”, destacó.
Cimentación y estructuras metálicas en nuevos rascacielos
Fernando Gutiérrrez Ochoa, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de México

En el caso de algunos edificios altos como el caso de la Torre Latino “tiene una cimentación de pilotes de madera que se pueden ajustar y en el caso de las nuevas construcciones, hay tecnologías donde se construyen top down con muro Milán y pilas que están cimentados hasta suelo profundo, no son pilotes de fricción y tienen cierta protección porque no se van a hundir conforme se hunda el suelo”, explicó Fernando Gutiérrez.
Además, agrega que ahora muchos edificios se construyen con estructura metálica por lo que se les da cierta versatilidad y en muchos casos, se mezcla el concreto con la estructura metálica que les da la resistencia y el movimiento evita que entre en resonancia con la aceleración del suelo provocada por los sismos.

“En México hemos tomado muchas de las medidas de seguridad a nivel internacional porque el objetivo es cuidar la seguridad de los trabajadores de la construcción, se les dan cursos sobre la seguridad y se realizan pruebas toxicológicas. De forma básica los trabajadores deben portar siempre un casco, botas de casquillo, chaleco, lentes y protectores para los oídos. Dependiendo de la actividad contarán con arneses y si su trabajo es a una altura mayor a 1.20 metros contar con líneas de vida, así como señalizaciones para que sepan hacer el desalojo de las construcciones”, explicó Arturo Bañuelos, vicepresidente ejecutivo de JLL México en entrevista al término del Foro ForbesReinventando México”.
Simulacro en la CDMX
“Vamos a aplicar el reglamento para edificios altos para evacuar desde un tercer piso hacia abajo y en el resto se van a replegar a las zonas de menor riesgo, aproximadamente desalojaron el hotel para este simulacro entre 100 a 200 personas” explicó Arturo Quesada del hotel María Isabel Sheraton ubicado sobre Av. Paseo de la Reforma.
Simulacro

Fue hoy en punto de las 11 de la mañana cuando se realizó el simulacro en la Ciudad de México con el objetivo de que la población esté preparada para actuar en el caso de un sismo y así evitar pérdida de vidas.
Por Catalina Martínez Quintero
**Nota del Director: 
Este artículo fue realizado para publicarse el 19 septiembre, sin embargo el sismo ocurrido obligó al equipo de Inmobiliare a abandonar las instalaciones en la Colonia Roma. Hasta ahora la cantidad de inmuebles caídos suman 38 solo en la Ciudad de México. Los sistemas de construcción y los reglamentos han evolucionado desde hace 32 años, sin embargo los inmuebles que se derrumbaron fue a causa de su antigüedad y en otros casos debido a la corrupción.
También lee 
¿Cuáles son las zonas con mayor y menor riesgo en caso de sismo en la CDMX?

Cemento permite construir a la misma velocidad del acero y con ahorros superiores: IMCYC