Ante los acuerdos y desacuerdos que se han dado entre los gobierno de México, Estados Unidos y Canadá frente al Tratado de Libre Comercio de América del Norte –TLCAN-, Yadira Torres Romero, directora de Investigación de Mercados de CBRE México, aseguró  que el mercado inmobiliario será el más beneficiado con el nuevo acuerdo comercial entre los primeros dos países.

De acuerdo con su información, para el próximo año se podría ver un incremento del 25% en el número de empresas que hacen nuevas expansiones e inversiones. Sin embargo, en regiones manufactureras-exportadoras como el noreste del país y el Bajío los aumentos podrían llegar hasta el 40%, debido a la cantidad de proyectos detenidos por la incertidumbre de las negociaciones.

Imagen de archivo

Los puntos clave donde se ven beneficiadas las inversiones son definitivamente el mercado inmobiliario industrial y el de capital.

Según estimaciones de CBRE, una vez confirmado el nuevo acuerdo, la cláusula para revisarlo cada seis años y la posibilidad de renovar por otros 10 años, daría la oportunidad a empresas de planear a mediano y largo plazo su producción en la región norteamericana.

  “Será más un momento de planeación que de cautela. Ya que las inversiones que estuvieron detenidas son las que se hacen en un horizonte de mediano a largo plazo. Y desde luego, una mayor certidumbre y claridad de las nuevas políticas del nuevo gobierno incentivarían la inversión”, destacó Lyman Daniels, presidente de CBRE México.

Yadira Torres Romero, directora de Investigación de Mercados CBRE México. Lyman Daniels, presidente de CBRE México.

“Otro aspecto clave del cambio de señal en el mercado, es que la industria manufacturera podría retomar el siguiente año su papel como motor de la demanda inmobiliaria industrial. Lugar que, durante todo el período de negociación del TLCAN, tomó la industria de la logística y distribución. Sin duda, se renueva la confianza y eso impulsa a los dos segmentos que fueron los más afectados por la incertidumbre”, finalizó Lyman Daniels.

Por Mónica Herrera