Información otorgada por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) señala que a la fecha se ha brindado atención a más del 90% de los 245 proyectos inmobiliarios que se encontraban a la espera del dictamen de Estudio de Impacto Urbano.

En 225 casos (equivalentes al 92%) se dio respuesta favorable a 121 y negativa a 104; 11 proyectos más (correspondientes al 5%) se encuentran en proceso de presentar las modificaciones requeridas; y únicamente nueve expedientes (es decir, el 1%), esperan el informe técnico de otras instancias como Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) o la Secretaría de Movilidad (Semovi) para concluir con el proceso.

Aunado a ello, la Seduvi detalló que tres de los principales motivos que dieron como resultado la dictaminación negativa para 104 desarrollos fueron:

  • Carecían de la factibilidad de servicios hidráulicos (agua potable y drenaje).
  • Temas de movilidad.
  • No contar con el visto bueno por parte de la alcaldía correspondiente. 

No obstante, subrayó que los particulares tienen la posibilidad de readecuar sus proyectos para que su obra sea autorizada de manera positiva.

Foto: Archdaily

Cabe señalar que las 245 solicitudes de Estudios de Impacto Urbano pertenecen a distintos giros entre ellos usos mixtos, habitacional, comercio o servicios, con una extensión de más de 5 mil metros cuadrados. Del total, 207 fueron ingresados en la anterior administración, mientras que el resto, 38 proyectos, presentaron su solicitud durante 2019. 

“Ante la relevancia que la industria de la construcción representa en la economía de la Ciudad de México, desde el 5 de diciembre, la Seduvi inició diversas reuniones de trabajo con los desarrolladores para exhortarlos a que ajustaran sus proyectos a los usos de suelo, zonificación, niveles y altura, porcentaje de área libre y construcción, así como el número de viviendas y densidad que señala la normatividad en materia de desarrollo urbano”, enfatizó la dependencia. 

Asimismo, reconoció la disposición por parte de empresarios -muchos de ellos integrantes de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) y de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi)-, en la readecuación de sus proyectos bajo los ordenamientos que marca la ley.

Con ello, la Seduvi reafirmó su compromiso de garantizar el crecimiento de la ciudad de forma ordenada y apegada a los programas parciales o delegacionales de desarrollo urbano, acordes a la vocación del territorio, equipamiento, áreas verdes y agua.