El día de hoy, 17 de agosto, el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador y su equipo presentaron el dictamen técnico sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México -NAICM-; comentó que hay dos opciones: la primera es continuar con la construcción actual en Texcoco; la segunda es detener la construcción e invertir en dos pistas en la Base de Santa Lucia.

Diversos grupos y asociaciones han dado a conocer su inconformidad ante la construcción de este mega desarrollo de infraestructura, por ejemplo el grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad -UCCSrealizó un estudio sobre el NAICM; en el análisis de resolución el C. Dr. Fernando Córdova Tapia, representante de UCCS menciona que la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental -DGIRA- debió rechazar la construcción de esta nueva base aérea ya que genera diversas contraindicaciones. Del documento destacan las siguientes:

•El proyecto contempla la siembra de 264 mil 534 individuos de especies tóxicas invasoras.

• Se está construyendo en una zona de mayor vulnerabilidad y omite la presentación de Estudios de Riesgo Ambientales asociados a la posibilidad de inundaciones.

• No existen escenarios hídricos que permiten evaluar la factibilidad del recurso dentro de la red municipal de agua potable.

• No cuenta con programa para el manejo de la ornitofauna.

• El estudio de riesgo no respetó a los combustibles que se emplearán, subestima riesgos asociados y eventos catastróficos.

Imagen tomada del NAICM

Por su parte El Frente de los Pueblos en Defensa de la Tierra -FPDT- de San Salvador Atenco se reunió en julio del presente año con el Ingeniero Javier Jiménez Espriúvirtual Secretario de Comunicaciones y Transportes– para expresar sus inconformidades sobre la construcción del aeropuerto.

“Ratificamos ante los virtuales funcionarios, nuestra firme postura: Los pueblos decimos NO al AEROPUERTO en el Lago de Texcoco, No a sus obras alternas e inducidas, No a la Aerotrópolis,
No al ecocidio que está acarreando, y amenaza con extenderse en toda la Cuenca del Valle de México. No a la destrucción de las evidencias y memorias de nuestra cultura ancestral. Nos oponemos a que se destruya nuestra vida comunitaria y productiva”.

Sin embargo existen voces a favor de su construcción que argumentan diversos beneficios ambientales y de desarrollo. Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y la Secretaría de Comunicaciones y Transporte -SCT- consideran que entre los frutos ambientales se encuentran generación de Biogás para producción de energía limpia y renovable mediante depósitos
de basura existente; protección del hábitat para evitar afectar especies vulnerables: dos mil 700 has de cuerpos de agua -aproximadamente 2x la bahía de Acapulco-; nuevas áreas forestales, incluyendo la cuenca del valle de México.

También preveen beneficios hidráulicos: se ampliarán y construirán nueve cuerpos de agua, el fin es regular el agua pluvial; se rectificaran conductos de agua para la mejora de los escurrimientos; 150 km de colectores se construirán para llevar aguas residuales a plantas de tratamiento; se fabricarán 24 plantas de tratamientos de aguas residuales -21 para municipios de Texcoco y tres plantas regionales-; se entubarán 5 cauces y se edificarán 39 km de túneles para drenaje. Todo esto durante el periodo de 2014 a 2018 con una inversión superior a los 19 millones de pesos.

Imagen tomada de Forbes México
Texcoco ¿beneficiario?

Desde el anuncio de la construcción del NAICM ha habido reacciones en la comunidad de Texcoco, de acuerdo con Leonardo González analista de Real Estate de Propiedades.com estas han sido favorables “[los habitantes] han mostrado un comportamiento positivo con la noticia del proyecto ya que este genera flujo de inversión”.

Leonardo González analista de Real Estate de Propiedades.com

En entrevista exclusiva con Inmobiliare el analista comentó que hoy en día la localidad tiene un perfil bajo, y que si se detona el desarrollo urbano la construcción de la ciudad debería ser vertical “actualmente el municipio tiene 37 departamentos activos y 93 casas […] Texcoco tiene un ciclo de transición inmobiliaria vinculada con el nuevo aeropuerto de la CDMX, el desarrollo será potencial en la comunidad y esta podría tener una mejor coordinación con la ciudad”.

En la zona el valor de los inmuebles se han mantenido estables, “una casa está alrededor de 2.2 millones y el precio del m2 es de 10 mil pesos. Los precios han sido estables desde enero de 2017 a la fecha, no se observa una tendencia alcista en las tasas” menciona Leonardo González.

En comparación en las colonias aledañas al actual aeropuerto también ha habido cambios en el mercado, según el experto “los análisis preliminares que arroja la Ciudad de México muestran que [los precios] han evolucionado favorablemente por ejemplo, el metro cuadrado pasó de 11 mil 538 pesos, en septiembre de 2014, a 15 mil 543 pesos en abril de 2018, lo que representa un incremento de 34.71 por ciento. La oferta sobre todo pertenece al sector residencial en un 75%, comercial en 17% y 8.19% del sector industrial”.

También destacó que para favorecer el desarrollo urbano se deben tomar ciertas precauciones como “mejorar la conectividad internacional en México, la logística de transporte aéreo. Hay una gran cantidad de viajes que se cancelan o que no se llevan a cabo porque se van a otra modalidad de viaje debido a la zona del presente campo de aviación”.

Al cierre de esta edición el tema del nuevo aeropuerto se encuentra en incertidumbre; el presidente electo y Javier Jiménez Espriú no han tomado una decisión sobre continuar o cancelar la construcción. Han comentado que continúan evaluando opciones.

Por Rubi Tapia

Este artículo fue de la edición 109 http://inmobiliare.com/inmobiliare-109/