Por medio del Juzgado Tercero de Distrito de la ciudad se aprobó el convenio suscrito por URBI y la Procuraduría Federal del ConsumidorProfeco-, elevándolo a cosa juzgada, por medio del cual se dio constancia formal de un total de 312 quejas presentadas previo a la entrada a Concurso Mercantil, por parte de algunos consumidores, mismos que fueron atendidos, salvaguardando sus derechos. Lo anterior se traduce en un beneficio económico de alrededor de 63 millones de pesos.

A lo largo de los últimos meses, directivos de URBI y la Profeco sostuvieron reuniones con el objetivo de validar los casos atendidos por la compañía, así como encontrar solución en beneficio de los consumidores que tenían reclamos activos de diversos tipos, como: el cumplimiento de garantías, reembolso de enganches y anticipos para apartados de vivienda, entrega de equipamientos, así como la entrega de viviendas. Con la firma de este convenio, la compañía también salvaguarda los intereses de sus accionistas e inversionistas sobre posibles procesos legales.

Foto: URBI

“Durante nuestra reestructura financiera, las obligaciones contraídas con algunos de nuestros clientes se vieron comprometidas por la falta de liquidez. La firma de este convenio destaca el trabajo arduo, comprometido y de conjunto realizado con la Profeco, resuelve disputas judiciales atendiendo las quejas de origen, reafirma el compromiso de la compañía con sus clientes y refuerza el valor de la marca”, manifestó Román Álvarez, director de URBI.

Es de precisar, que dicha empresa cuenta con 36 años de operaciones en México, tiempo en el que ha comercializado más de 430 mil viviendas. Actualmente opera en las ciudades medias de mayor crecimiento en el país, así como en las zonas metropolitanas del Valle de México, Bajío, Guadalajara, Tijuana y Monterrey.