Los primeros en implementar el video en la promoción fueron las inmobiliarias consolidadas, aquellas que contaban con los recursos para la grabación y edición de los vídeos.

Los medios tecnológicos han revolucionado la mayoría de las profesiones, haciéndolas más sencillas, exactas o rápidas; el sector inmobiliario no es la excepción; constantemente vemos a los agentes inmobiliarios portar tablets, smartphones o laptops y en estos dispositivos contar con herramientas como un CRM o una plataforma de Crowdfunding. La realidad es que quien no adopta los sistemas tecnológicos en su profesión se está rezagado a un nicho de mercado cada vez menor.

La promoción de propiedades es un tema fundamental en el hacer de los agentes inmobiliarios, anteriormente bastaba con buenos métodos de negociación y prospección como el cambaceo o la siembra, donde constantemente el agente recorría zonas delimitadas por calles o colonias en busca de anuncios sobre la venta de bienes inmuebles, hoy cada vez es menor esta tendencia. Bien es cierto, que actualmente no se imagina un negocio inmobiliario digital en su totalidad; por ejemplo, en México siguen siendo necesarias las figuras del notario público y asesor inmobiliario para la culminación de una operación; sin embargo, en su origen: la promoción de inmuebles, si se está adoptando cada vez más la tecnología.

La prospección ha tomado nuevos rumbos combinado con el ‘apogeo’ de las redes sociales y los sitios web, ahora es común que las inmobiliarias y los agentes cuenten con fan pages, donde se aprovechan al máximo las conexiones en redes sociales para promocionar las propiedades que tengan en su inventario. El boom de estas prácticas se dio entre los años 2010 y 2012, donde el diseño gráfico era una de las mejores herramientas para promover un bien inmueble a través de un banner al que se le agregaba distintivos de la inmobiliaria.

La evolución es constante; diseñadores, abogados, psicólogos, ingenieros, arquitectos, todos coinciden al opinar que la tecnología avanza más rápido de lo que nosotros podemos adoptarla, es el mismo caso en el ramo inmobiliario. Cuando parecía que el mercado había encontrado una uniformidad de promoción de los inmuebles con los banners en redes sociales y sitios web, entonces aparecieron algunos innovadores que se atrevieron a producir pequeños videos con tomas de alto impacto. Los primeros en implementar este tipo de material fueron las inmobiliarias consolidadas, aquellas que contaban con los recursos para la grabación y edición de los vídeos.

El know how de estos vídeos era sencillo, colocaban las mejores tomas en los primeros segundos para atraer la atención de los espectadores que se encontraban el vídeo en la sección de inicio de sus redes sociales, después mostraban las características del inmueble mientras de fondo se amenizaba con tomas del lugar, dejando al último los datos de contacto. Era normal que la persona que vio todo el vídeo era porque le interesaba la propiedad.

Mientras que las pequeñas y medianas inmobiliarias se esforzaron en crear vídeos a partir de fotografías e imágenes de stock, lo que a menudo conllevaba un menor impacto frente a los realizado con equipo profesional, donde hoy en día destacan las tomas realizadas en el vuelo de un dron.

Este complemento, el dron, ha toma especial relevancia en los últimos meses y debe su éxito a las atractivas tomas que realiza. Contar con un dispositivo aéreo de fácil manejo y con cámaras de alta definición son elementos necesarios para una productora de vídeos enfocada al sector inmobiliario, ya que las tomas obtenidas con esta herramienta son atractivas para los potenciales clientes debido a que se ubica en su totalidad el lugar donde se encuentra el bien inmueble, otorgando mayor certeza de las medidas y apariencia del patrimonio, y generando una mayor expectación para aquellos que verdaderamente se encuentren interesados en el inmueble.

Como se dijo antes, la tecnología avanza a pasos agigantados y la mayoría de las inmobiliarias aún no implementan nuevas forma de promover inmuebles, como lo es el video experiencias, con los recorridos virtuales que es lo más novedoso en el Real Estate.

El recorrido virtual es auténticamente una experiencia que se le ofrece al potencial cliente para mostrarle hasta el más mínimo detalle de la propiedad a través de esta tecnología; se pueden usar complementos como las gafas de realidad virtual para un auténtico impacto, dando la sensación de que el usuario realmente se encuentra en el interior de la propiedad. Una ventaja de este software es el ahorro de costos, evitando el traslado de los agentes inmobiliarios a mostrar la propiedad en un primer momento a clientes que posiblemente no les agrade el interior, otra es una mayor exposición e impacto a comparación de otras propiedades o inmobiliarias similares que no cuentan con esta tecnología. Para su producción es necesario equipo especializado, como una cámara 360º de alta definición y un software que permita la posibilidad de acoplar las tomas en un solo recorrido. Actualmente sigue en proceso, está tecnología sólo está reservada para grandes y costosas propiedades donde la comisión por el trabajo es de una gran cantidad.

Sin embargo, el futuro está alcanzando a todos los nichos de negocio y la promoción de los inmuebles es cada vez menor en lo que respecta a banners, rótulos y flyers, recordemos que numerosas campañas de protección ambiental han condenado el uso masivo de medios impresos, por ello el uso de los medios digitales también es una gran opción para mantener nuestro planeta, haciendo frente a la tala desmedida para dejar de utilizar papel que simplemente termina en el basurero, ya que resulta poco atractivo para los consumidores.

Existen numerosas herramientas que nos pueden simplificar la tarea de realizar un vídeo como las transiciones que nos otorga Google Earth para ubicar un predio en el espacio territorial o mediante programas gratuitos que ya cuentan con una suite de efectos y música lista para ocupar en la realización de tu vídeo totalmente libre de derechos, pero la mejor recomendación es la contratación de personal especializado; carreras como Diseño Gráfico o Ciencias de la Comunicación son las idóneas para la realización de este material con técnicas de edición adecuadas y con la capacidad de ubicar las necesidades del potencial comprador o arrendatario de la propiedad.

El último punto que queremos exponer es la segmentación de la audiencia, ya sea que tengamos la posibilidad de producir recorridos virtuales, vídeos profesionales, GIF’s o banners para promover una propiedad, es importante segmentar a nuestra audiencia y más si deseamos invertir en la realización de campañas; no es adecuado que el vídeo aparezca en el inicio de niños de 12 a 15 años, ya que no es un público potencial para la contratación de nuestros servicios, lo ideal es que tengamos la atención del público objetivo adecuado, es decir personas de entre 24 a 40 años con cierta capacidad económica. Mediante estas recomendaciones se logrará llegar a quien nosotros queremos y consideramos como potenciales clientes.

El vídeo en el mercado inmobiliario es un método de promoción al que se necesita invertir cierto capital, pero que sabiendo utilizarlo para propiedades especiales y encontrando al público ideal segmentado, será un material completamente redituable.

Es necesario considerar el tiempo que presupone la realización de un vídeo; asimismo, si se cuenta con un extraordinario material del inmueble no habrá necesidad de atender a clientes no aptos para la propiedad. Mediante el internet podemos llegar a un segmento más preciso que con cualquier otro método de promoción. Lo que no es ideal, es la realización de un vídeo para una propiedad a buen costo, en una zona popular, que consideremos que se venderá a corto plazo.

Las tendencias son claras, mañana es seguro que avanzará la tecnología, pero nuestro trabajo como profesionales es encontrarnos a la vanguardia del nicho de negocio al que nos enfocamos y nunca quedarnos rezagados, siempre atreverse a capacitarse para cubrir las necesidades del sector.

Por Arturo González García y Juan Carlos Valencia Cid Pulso Inmobiliario

Este es un artículo de la edición 113
http://inmobiliare.com/inmobiliare-113/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.