Actualmente mantiene una línea de crédito con tres bancos de desarrollo: IFC, BID y KfW

Desde hace 14 años está empresa inmobiliaria inició con el primer crédito puente y hace 10 años logró capitalizarse con una de las entidades del Banco Mundial, obteniendo una línea de crédito que marcó una diferencia importante y le permitió replicar su modelo de negocio.
Vinte realizó la colocación de un total de 500 millones de pesos en deuda a largo plazo en la Bolsa Mexicana de Valores mediante dos emisiones con plazos de cinco y 10 años, resultado de su modelo de negocio y lo recursos financieros que han obtenido a través del tiempo, así lo explicó su director de finanzas, Domingo Valdés.
Con una estructura muy sólida y con un modelo de negocio rentable, Vinte ha hecho frente a las dificultades que han sacudido al sector, tales como la crisis de Lehman Brothers en 2009, época durante la cual obtuvo grandes oportunidades y registró un crecimiento de 52 por ciento. En marzo de 2011 Vinte logra salir a la Bolsa con una emisión de 100 millones de pesos, colocación que le abrió la puerta al mercado y trajo consigo una sobredemanda que le permitió realizar una segunda colocación de otros 100 millones de pesos en junio del mismo año.

Foto archivo

Para 2012 Vinte emite 200 millones de pesos y firma una línea de crédito a largo plazo con KfW, banco de desarrollo alemán. El 2014 se vuelve un año muy rentable para la empresa, al colocar otros 200 millones de pesos, colocación que actualmente sigue vigente. “Vinte14 fue a cinco años, vence en un año y medio en 2019”, detalló Valdés.
Posteriormente en 2016 se crea el IPO de Vinte, otro mecanismo de financiamiento. “Después del IPO acabamos con una empresa más sólida con un 40% del aumento del capital contable que las calificadoras vieron con perspectiva positiva, esto nos ayudó  a hacer la colocación que hicimos la semana pasada –Vinte17 y Vinte17-2–.”
Actualmente la inmobiliaria mexicana tiene dos mil 600 millones de pesos de deuda contratada y dispuestos mil 300 millones de pesos, la cantidad de 2 mil 600 millones incluye el crédito obtenido con el banco chino ICBC, recursos que de acuerdo a los datos del Director de Finanzas de Vinte, serán 100% destinados para impulso de proyectos.
Asimismo, hoy en día Vinte mantiene una línea de crédito con tres bancos de desarrollo; hace siete meses consiguió firmar una línea de 350 millones de pesos a cinco años con el IFC, posteriormente destaca la firma de un crédito a siete años por 300 millones de pesos con el BID -Banco Interamericano de Desarrollo- y finalmente la del banco de desarrollo alemán KfW a tasa fija que hoy se vuelve uno de sus proyectos más atractivos.
“El modelo de negocio de Vinte tiene mucha flexibilidad para poder desplazar vivienda de diferentes segmentos a través de adquirir tierra muy bien ubicada, hacer obras de infraestructura y diseño con un nivel de detalle que nos ayuda a tener esa flexibilidad de vivienda social, media, media-residencial (…) La gran mayoría de nuestras ventas viene por recomendación, entonces hicimos un muy buen trabajo de entrega de producto”, concluyó su Director de Finanzas.
Por Catalina Martínez Quintero
Scotiabank una historia de éxito en crédito hipotecario

Vinte resuelve su plan de financiamiento en pesos hasta 2019