El programa de la Zona libre de la Frontera fue presentado desde la toma de protesta de AMLO y entró en vigor el 1 de enero del presente año en los 43 municipios fronterizos con Estados Unidos. Sitios donde se disminuyó el pago del IVA del 16 al 8% y el ISR a 20%, así como la homologación del precio de combustible con Estados Unidos y el aumento del salario mínimo al doble con 176.72 diarios.

La franja fronteriza incluye seis estados del país, va desde Baja California hasta Tamaulipas y los 43 municipios que la conforman son responsables del 7.5% del PIB nacional. La zona libre cuenta con cerca de 79 mil 500 kilómetros cuadrados, 3 mil 180 kilómetros de longitud y 25 kilómetros a partir de la línea divisoria con Estados Unidos, por lo que se considera la más grande del mundo.

De acuerdo con la declaraciones realizadas por la Secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín, en el evento “Zona Libre de la Frontera Norte” que se llevó a cabo el pasado 4 de enero en Reynosa, Tamaulipas. El proyecto de la zona libre forma parte de los 25 programas prioritarios del presidente Andrés Manuel.

“Con este arranque, nosotros lo que estamos tratando de detonar es el potencial productivo, la ventaja de localización y más y mejores empleos en 43 municipios de la zona fronteriza. Las localidades de la frontera norte tienen un potencial productivo muy significativo por contar, desde hace mucho tiempo, con atractivos para la inversión tanto nacional como extranjera” expresó la Secretaria.

La idea de establecer la zona libre es para atraer mayor inversión y tener un mercado más competitivo frente al país vecino. Se busca que a mediano y largo plazo la zona tenga un crecimiento económico anual del 5 o 6 por ciento, ya que entre los años 2013 y 2017, la franja fronteriza ya presentaba un crecimiento económico mayor que el promedio nacional con un 3.1% frente al 2.6% de todo el país, esto quiere decir que es una entidad dinámica. En palabras de la Secretaria: “es una región que en términos de la producción es mucho más rica que el resto del país y crece a tasas más elevadas. De ahí que los estímulos fiscales, el aumento del salario mínimo y el cierre de la brecha de los energéticos va a dinamizar aún más esta potencialidad de crecimiento”.

El decreto de beneficios fiscales tendrá vigencia durante 2019 y 2020, y se pretende aplicar de la misma manera en la frontera sur con Belice, en el estado de Quintana Roo.

Por Xareni Zafra Gatica

Este es un fragmento del artículo Escenarios Fiscales para el libre comercio y la inversión en México de la edición 112 http://inmobiliare.com/inmobiliare-112/