Jalisco es uno de los estados que sobresale en sectores de inversión inmobiliaria, innovación tecnológica y turismo. Se trata de un lugar donde se puede encontrar diversión y descanso para toda la familia, ya que ofrece playas, riqueza arquitectónica, un mercado gastronómico nacional e internacional, así como diversión nocturna.

A propósito del próximo fin de semana largo o de las no tan lejanas vacaciones de semana santa te sugerimos 5 pueblos mágicos en el estado de Jalisco que se caracterizan por vistas naturales acompañadas de arquitectura histórica.

1.- Mascota

También conocido como la Esmeralda de la Sierra, uno de los municipios del estado mejor conservados. Ubicado en las faldas de la Sierra Madre Occidental, por lo que la principal vista son paisajes de pinos y encinos con calles empedradas de estilo colonial.

El municipio ofrece actividades de ecoturismo con circuitos de montaña, recorridos en lancha, senderismo, escalada en roca, paseos a caballo, moto y ciclismo. Mascota se encuentra a 255 kilómetros de la capital jalisciense.

2.- Mazamitla

Es caracterizado por sus casas de techo de teja, paredes blancas y puertas de madera, rodeado por bosques. Es común encontrar cabañas cerca de ríos, arroyos, cascadas y praderas enclavadas entre montañas, espacios que se pueden recorren a caballo o a pie.

Las cascadas de la región son sitios que no se puede dejar de visitar, como la Cascada del Salto, una caída de agua de 35 metros de altura ubicada dentro del área residencial Los Cazos, una zona boscosa en la montaña cubierta por coníferas, con un lago y demás atractivos.

Entre las actividades que este pueblo mágico ofrece se encuentran ciclismo de montaña, senderismo, paseos a caballo, cuatrimotos, vehículos 4×4 y vuelo en parapente. Mazamitla está a 130 km de Guadalajara.

3.- San Sebastián del Oeste

Pueblo ex minero de oro y plata de estilo colonial y romántico que se encuentra a pocos minutos de Puerto Vallarta, está formado principalmente por antiguas haciendas iluminadas con candiles, lo que le otorga una atmósfera de tranquilidad y romanticismo al lugar.

Además de la gastronomía local, también cuenta con productos como “La raicilla” una bebida alcohólica resultado del destilado de agave lechuguilla silvestre. Así como el café, por más de 150 cincuenta años se ha cultivado la planta del café en el municipio y desde hace 40 años la Quinta Mary se ha dedicado a procesarlo.

4.-  Tequila

La UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad los campos agaveros de tequila, es uno de destinos más conocidos del estado por ser cuna de la bebida que le da su nombre. Visitarlo es conocer la historia y producción de su bebida típica, así como las casas tequileras.

Sin embargo, también cuenta con otras atracciones como Los Azules, nacimiento de agua con una cascada, donde se puede practicar  ecoturismo y  turismo de aventura; y el Parque Naturaleza Extrema con atractivos como la tirolesa más grande de América latina.  

5.- Talpa de Allende

Conocido como la Perla Escondida y nombrado “Allende” en honor al militar insurgente Ignacio Allende. Este sitio de creencias y tradiciones arraigadas combina gastronomía variada, con antojitos regionales, mariscos frescos y suculentos cortes; hoteles para todos los presupuestos, un clima muy disfrutable, celebraciones típicas, bosques, cascadas, y muestras arquitectónicas y escultóricas.

Por Mónica Herrera