A partir de que la Organización Mundial de la Salud declaró una pandemia generalizada a causa de los crecientes brotes de COVID-19, una de las consecuencias económicas a nivel nacional fue que la moneda mexicana presentó una fuerte depreciación frente al dólar,  alcanzando un valor de cambio de 24.09 pesos al 18 de marzo. Para el día 23 del mismo mes, el dólar continuó  a un precio de venta aproximado de 24.5406 pesos para diferentes instituciones.

Sin embargo, a pesar de que se prevea un choque inflacionario para el cual los organismos financieros como el Banco de México han tenido que presentar propuestas de baja a las tasas de interés interbancarias, existe un escenario de oportunidad para el sector de los bienes raíces.

Según el analista del portal inmobiliario propiedades.com, Leonardo González, comprar una casa en dólares puede ser una estrategia a largo plazo pues al realizar transacciones con un tipo de cambio elevado la plusvalía del inmueble puede aumentar, así como la posibilidad de ser comercializado en esa misma moneda.

De acuerdo a la misma plataforma, al cierre de 2019 el inventario total cotizado en dólares del país, era de 4 mil 305 unidades,  registrando 2 mil 36 más en marzo de este año, lo que indica una posibilidad de que la demanda de estos aumente.

Leonardo González señaló que las ciudades fronterizas, los destinos turísticos, zonas con clústers, metrópolis y nodos emergentes con perfiles residenciales son las mejores opciones para adquirir propiedades valuadas en dólares, ya que tienen alta plusvalía, liquidez de venta y son puntos de atracción para nuevos proyectos e inversión.