Conecta con nosotros

Vivienda

¿Cómo ha sido el desarrollo de la vivienda durante el primer año de AMLO?

Publicado

el

De acuerdo con el Primer Informe de Gobierno presentado, el primero de septiembre de 2019 por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en cuestión de vivienda se otorgaron más créditos hipotecarios, se impulsaron más líneas de crédito destinadas a la construcción y edificación de vivienda, así como nuevas firmas de convenios

El Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (FOVISSSTE), de diciembre de 2018 a junio de 2019, otorgó ocho mil 786 millones de pesos para 11 mil 924 créditos para vivienda nueva que incluye ecotecnologías y cumple con condiciones de sustentabilidad, así como elementos que permitan el uso eficiente de los recursos de agua, energía y gas. 

Asimismo, a través del sistema de financiamiento de créditos hipotecarios  y para garantizar el derecho a la vivienda de los derechohabientes del ISSSTE, el Fondo entregó 25 mil 984 créditos hipotecarios por un monto de 18 mil 321.2 millones de pesos. 

Publicidad
Andrés Manuel López Obrador

Además, el FOVISSSTE destino 10 mil 726 créditos por cinco mil 663 millones de pesos a derechohabientes con ingresos igual o menor a cuatro veces el salario mínimo mensual; y para el rezago habitacional que se viven en Baja California, Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, Guerrero, México, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Tabasco y Veracruz se destinaron 12 mil créditos con recursos por 8 mil 500 millones de pesos. 

En cuestión a los programas y acciones establecidos por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), de enero a junio de 2019, se llevaron a cabo las siguientes acciones: 

  • Se concedieron 301 mil 363 créditos con una derrama económica de 79 mil 570 millones de pesos, los cuales fueron 102 mil 891 para vivienda nueva, 90 mil 226 para existente y 108 mil 246 para mejoramiento. Del total de préstamos, 55% fueron otorgados a trabajadores que reciben hasta cuatro unidades de medida y actualización (UMA) mensuales. 
  • “La SEDATU dispersó 373.5 millones de pesos en subsidios para que 6 mil 825 trabajadores con ingresos de hasta 2.8 UMA tengan la posibilidad de acceder a un inmueble adecuado”.
  • En cuestión al Programa Responsabilidad Compartida, del 1 de marzo al 30 de junio del presente año, se convirtieron 46 mil 135 créditos a pesos con una tasa fija de 8.5% y un descuento promedio de 254 mil pesos; la suma de estos descuentos en saldos asciende a 11 mil 740 millones de pesos.
  • El Infonavit y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) implementaron un mecanismo de devolución automática de los recursos del Fondo de Ahorro 72-92, los cuales hasta junio de 2019 se devolvieron 503.72 millones de pesos a 391 mil 999 pensionados.  
  • “Se aprobó un aumento de hasta 16% en el monto máximo de crédito para los derechohabientes que ganan entre una y 2.8 UMA (2 mil 852 a 7mil 192 pesos mensuales)”. 
  • Se firmaron diferentes convenios con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para revisar el programa de Cobranza Social; con la Secretaría de Gobernación para facilitar los trámites y mejorar los servicios del INFONAVIT; con el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales para el cumplimiento permanente del derecho de acceso a la información y detectar áreas de oportunidad para blindar los datos de los derechohabientes; y la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo para reducir los asuntos 139 en litigio, principalmente por la vía administrativa. 

En la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), de diciembre de 2018 a junio de 2019, se impulsó el otorgamiento de líneas de crédito destinadas a la construcción y edificación de viviendas, las cuales fueron distribuidas de la siguiente manera: 

  • Se financiaron 21 mil 788 acciones de vivienda, lo que representó 10 mil 145 millones de pesos. 
  • Se otorgaron líneas de crédito por un mil 733.3 millones de pesos, para cinco mil 143 acciones de vivienda. 
  • Se apoyaron 30 mil 458 créditos para mejoramiento o ampliación de viviendas, lo que representó un financiamiento de 815 millones de pesos. 
  • “18 mil 171 acciones de crédito inducido por 20 mil 841 millones de pesos; 5 mil 073 pólizas de Seguros de Crédito a la Vivienda SHF, S.A. de C.V. y 13 mil 098 acciones de garantías, por 8 mil 198 millones de pesos y 12 mil 643 millones de pesos respectivamente”. 
Foto de: Guillermo Barba

La Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), de enero a junio de 2019, llevaron a cabo las siguientes acciones: 

  • 27 mil 548 subsidios fueron autorizados, de los cuales 81% fueron para cofinanciamiento y 19% para Producción Social de Vivienda Asistida (PSVA) en beneficio de 110 mil 192 personas. 
  • “De los subsidios otorgados en la vertiente PSVA, 5 mil 180 se destinaron para atender parte de la demanda que quedó comprometida por el Fideicomiso Fondo Nacional de Habitaciones Populares (FONHAPO) en 2018”. 
  • Se concedieron mil cuatro subsidios, los cuales 751 para daño parcial y 253 para daño total, por un monto de 83 mil 250 miles de pesos. 
  • El 49% de los subsidios se destinaron a hombres y 51% a mujeres. Del total, 38% fue para beneficiar a adultos mayores.

Publicidad

Vivienda

Cierre de tasas en 2020 da oportunidades de compra en 2021

Publicado

el

Una de las estrategias que tomaron las instituciones financieras para reactivar la economía frente al impacto de la pandemia por Covid-19, fueron prórrogas para pagos y baja de las tasas de interés, las cuales alcanzaron mínimos históricos. 

Al cierre de 2019, el Banco de México registró que dicho indicador se ubicó en 7.25%; en contraste, durante marzo de 2020 ese porcentaje bajó 0.25 puntos y para diciembre de ese mismo año las tasas se encontraban en un 4.25 por ciento

De acuerdo con Leonardo González, analista de Real Estate del portal Propiedades.com, en lo que respecta al sector inmobiliario, se pudo observar además de una contracción económica generalizada, una disminución en la colocación del inventario y los productos hipotecarios.

Publicidad

Mientras que “La banca central ha disminuido los niveles de sus tasas de referencia. Por lo que, aquellas a largo plazo —como tasas hipotecarias— también se han ajustado a la baja. Éstas viven un nivel mínimo histórico, impulsando la adquisición de créditos accesibles”, señala.

En este sentido, el comportamiento de la cartera hipotecaria juega un papel estratégico, el cual ayudará definir nuevas áreas de oportunidad en el mercado de la vivienda.

¿Habrá más ajustes a las tasas de interés en 2021?

González indica que para la siguiente fase de ajuste a la pandemia, se espera que la industria hipotecaria aumente su dinamismo. Esto es gracias a créditos más baratos y el déficit histórico del parque habitacional.

“Como respuesta a la crisis, tenemos residentes con mayor orientación inmobiliaria que están definiendo su estrategia de portafolio. Esto impulsa una mayor demanda de herramientas hipotecarias”, afirma.

Por otro lado, a mediano plazo, se espera que haya una mayor correlación de los precios con los avalúos hipotecarios. De este modo, ante menores tasas, se verá un mayor ritmo de absorción por el mercado de oferta disponible. “Hoy se vive una situación de contracción de inventario. Por lo que en 2021 se podría corregir el problema de oferta, impulsado por el nivel actual de las tasas de interés”, declara.

Entonces… ¿2021 será un buen momento para adquirir vivienda?

La respuesta es sí. Con las tasas de interés en mínimos históricos, González encuentra conveniente adquirir una casa nueva ya que la mayoría de los instrumentos hipotecarios son contratados a tasas fijas.

“Se deben adquirir viviendas que resuelvan el problema residencial de cada usuario. Sin embargo, esta coyuntura abre nuevas oportunidades para incrementar el patrimonio. Es conveniente aprovechar los créditos accesibles, mejores precios y buscar una casa para una fase prolongada de uso intensivo”, sugiere.

Esta situación no solo ayuda al bienestar y calidad de vida de los usuarios en el hogar. También incentiva la activación de la industria inmobiliaria al enfrentar el nuevo paradigma residencial por la pandemia que se vive en el país.

Además, debido a que los inmuebles son una garantía para obtener liquidez y son usados en momentos como el actual, los interesados podrían encontrarse con las llamadas “compras de oportunidad” que, junto a las tasas de interés favorables en los productos hipotecarios, podrían traducirse en la adquisición de inmuebles más convenientes a los que habían proyectado antes de la pandemia.

Publicidad
Sigue leyendo
Publicidad

Lo más leído