Conecta con nosotros

Arquitectura

¿Cómo serán nuestras oficinas y trabajos para 2025?

Publicado

el

Piensa qué le cambiarías a tu oficina. ¿Acaso serían sus cubículos? ¿O sus perímetros bien delimitados, sus sillas rígidas, su cocina gris y sus escasas entradas de luz? ¿Quizás esa iluminación fluorescente que parece salida de una vieja sala de interrogatorio? Lo más probable es que, además de todo eso, la mayoría concordemos en eliminar aquel horario de 9 a 6; tan poco flexible y vestigio de las jornadas laborales del siglo XX.

Pues todas esas cosas están por cambiar. Más rápido de lo que crees. De acuerdo con una investigación de Cushman & Wakefield, será en el año 2025 que el panorama de los workplaces en todo el mundo se transformará drásticamente. Y la génesis de esas revoluciones podemos verla desde hoy mismo. Gracias a recientes avances tecnológicos y reformas en la economía global, la fuerza laboral actual puede desempeñarse desde cualquier lugar, con las mejores amenidades posibles y en condiciones más humanas que hace algún tiempo. Y eso replantea por completo la percepción y el desarrollo que tenemos de las oficinas del siglo XXI.

El espacio de trabajo ha sido tradicionalmente un recurso adaptativo para las empresas. Se ha acoplado al propósito de proporcionar los entornos de trabajo necesarios para el negocio y a un ‘modelo de asequibilidad’ que se enfoca en optimizar costos, al mismo tiempo que ofrece eficiencia y entornos de trabajo efectivos. Las C-Suites de todo el mundo están siendo disruptivas con este propósito, transformando las estrategias del lugar de trabajo para su éxito futuro.

El área de Consultoría Estratégica de Cushman & Wakefield identifica tres cambios importantes que transforman el propósito del workplace tradicional, liberando un potencial jamás antes visto:

1.- Ya no se trata sólo del espacio. Las empresas deben pasar del entorno físico a las experiencias diseñadas por la compañía que estos entornos crean, para mejorar el compromiso de los empleados.

2.- Más allá de los costos, el lugar de trabajo impulsará la innovación, la productividad y la eficiencia. Cuando se trata del lugar de trabajo, hay valor para todos.

3.- Las percepciones y las directivas ejecutivas para soluciones en el espacio laboral ahora son reemplazadas por análisis predictivos basados en datos, capaces de crear experiencias que guíen la cultura, monitoreadas por el negocio y el C-Suite. Cushman & Wakefield realizó una investigación en nombre de LinkedIn para potenciar sus datos y demostrar que la experiencia en el lugar de trabajo contribuye al compromiso de los empleados.

Esto ya no se trata nada más de bienes raíces. Se requiere un enfoque transformador para proporcionar el workplace del mañana. El cambio debe ser guiado por los negocios desde lo más alto y la adaptación requiere un enfoque integrado en toda la infraestructura de la empresa. El Director de Recursos Humanos, el Director de Comunicaciones y los bienes raíces deben conjugarse para dirigir a resultados significativos.

Por Cushman & Wakefield

Este es un fragmento del artículo ¿Cómo serán nuestras oficinas y trabajos para 2025? de la edición 118 http://inmobiliare.com/inmobiliare-118/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare

Arquitectura

Conoce la mejor obra de arquitectura del Ladrillo 2020 en Chile

Publicado

el

El Premio Arquitectura del Ladrillo, convocatoria bianual, promovido por la compañía Cerámica Santiago a través de un convenio de colaboración con la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo, dio a conocer la mejor obra de arquitectura del ladrillo de su presente edición en Chile.

En esta ocasión el reconocimiento se entregó a dos proyectos: la fachada y patio cubierto en el nuevo Centro de Extensión Oriente ubicado en el Campus Oriente de la Pontificia Universidad Católica de Chile y el Edificio Lyon.

La fachada y patio cubierto de la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue realizado entre los años 2015 y 2020 por los arquitectos Fernando Pérez y José Quintanilla. Su principal concepto tiene que ver en cómo una nueva construcción moderna puede relacionarse con una arquitectura neorromántica de un edificio construido en los años 30. 

Bajo ese contexto, los arquitectos utilizaron el ladrillo como material porque les permitía una versión artesanal similar a la de los viejos muros. Este proyecto desarrollado en dos fases,  incorporó piezas que permitieron reconocer los elementos del pasado para lograr una coexistencia entre lo nuevo y antiguo.

Mientras que, el Edificio Lyon ubicado en Av. Ricardo Lyon 880, fue realizado entre 1997 y 1998 por los arquitectos Raimundo Lira y José Domingo Peñafiel. Este edificio de departamentos DFL-2 se materializó con hormigón armado. Los muros de su fachada se revistieron por completo con enchapes de ladrillo, con superficies de aperturas controladas, con el objetivo de cuidar la privacidad y la luz solar. 

Fue el primer proyecto que utilizó ladrillo quiebravista, para mantener la continuidad del material de fachada en zonas que necesitaban permeabilidad, ventilación e iluminación natural.

Sobre las obras seleccionadas, Hernán Levy, presidente de Cerámica Santiago, comentó: “tuvimos un empate en la mejor obra, porque ambos proyectos lograron incorporar el ladrillo como un valor agregado del diseño arquitectónico, entregando soluciones amigables con el entorno y con técnicas e innovaciones que consideraban criterios sustentables”, y agregó: “por una parte, el edificio de la Universidad Católica logró insertarse en forma muy armónica con las construcciones que ya estaban ahí y que tenían alrededor de un siglo. Por su parte, el Edificio Lyon, que fue construido hace 30 años, aún mantiene su vigencia 100% tanto en su espectacular e interesante diseño, como en el paso del tiempo en el cual el edificio está exactamente igual que como fue construido, lo que muestra la longevidad del material”.

Sigue leyendo
Publicidad
Antigua Hacienda
Publicidad
Banner Colliers

Lo más leído