Conecta con nosotros
blank blank

Vivienda

Crear inventario accesible y de calidad; reto actual para el sector vivienda

Publicado

el

A pesar de los efectos negativos de la pandemia por Covid-19 en el país, el sector vivienda se ha mantenido activo, de acuerdo con las métricas de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) que indican que los créditos individuales para adquisición de vivienda nueva crecieron 5.2% de enero a mayo, en contraste con el mismo periodo de 2019. 

Por otra parte, aunque la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) registró un aumento de 6.4% en el precio de los inmuebles, y una caída del 20% en las transacciones realizadas; la actividad del sector no se detuvo y se estima que en el corto plazo existirá demanda de hogares en el segmento medio con precios de entre 500 mil y un millón de pesos, según la firma consultora ai360. No obstante, la vivienda media y residencial que se ubica por encima de los 4 mdp, podría presentar un menor dinamismo. 

En este contexto, constructoras y comercializadoras “se hallan ante el reto de cubrir esa demanda con opciones de vivienda de calidad, bien ubicada, y asequible de manera rápida; algo con un grado de complejidad considerable tomando en cuenta que la industria de la construcción fue de las que pararon por completo sus actividades. Y si bien, las comercializadoras ofrecimos las familias el stock disponible, tendremos que apretar el paso con las constructoras para hacernos de más inventario tan pronto como se posible y así, satisfacer la demanda de quienes pausaron su intención de compra”, comentó Mateo Turanzas, director de Innovación y Transformación Digital de Quiero Casa.

blank

Por otra parte, cabe señalar que los expertos inmobiliarios prevén que los espacios de entre un millón y millón y medio de pesos desaparecerán en el corto plazo; al ser un segmento de mercado en el que actualmente compiten muy pocas comercializadoras, como es el caso de Quiero Casa. 

Turanzas comentó que aunado a la rapidez con que las constructoras y comercializadoras deben enfrentar la demanda de vivienda en el corto y mediano plazo, los retos principales para el sector son los siguientes:

1. Mejorar los canales de compra en línea: En donde la calidad de información y recursos tecnológicos con los que se llame la atención del comprador son ya un diferenciador que influye en la toma de decisión. 

2. Ofrecer inventario con plusvalía: Más que antes, las personas buscarán resguardar su inversión en inmuebles, por lo que las empresas inmobiliarias tendrán que hallar los proyectos más jugosos, mejor construidos y duraderos.

3. Implementar espacios adicionales: Al migrar a formatos remotos de aprendizaje y de trabajo, la relevancia de espacios como estudios y terrazas cobrará mayor relevancia, siendo un factor decisivo a la hora de adquirir una vivienda, pues ésta, se ha convertido en más que un lugar para vivir. 

Finalmente, el especialista consideró que a la fecha, Quiero Casa cuenta con la capacidad de hacer frente a la demanda en la Ciudad de México. Actualmente, está por terminar la colocación de su stock con los precios mencionados, resultado de sus ventas virtuales. 

El contar con inmuebles bien ubicados y asequibles, podría mantener estable al sector, y más aún si se consolida el respaldo de la SHF y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a la industria constructora, conforme se informó recientemente, concluyó.

Publicidad
blank

Vivienda

Perspectivas del sector hipotecario para 2021

Publicado

el

blank

Para el cierre de 2019 la población mexicana vislumbraba un escenario típico, “como casi todos los años anteriores”; en los sectores económicos, las perspectivas de crecimiento se ubicaban en cifras estándar, sin embargo, el 2020 estuvo lejos de lo alguna vez imaginable.

El virus que inició en China a finales de 2019, se extendía de manera rápida por el mundo y aunque en México aún no se tenían casos registrados, no pasó mucho tiempo para que se optará por una cuarentena, al igual que en otros países. El 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al virus SARS-CoV-2 pandemia mundial, una situación nunca antes vista por ninguna persona viva en el planeta.

“Estamos profundamente preocupados tanto por los alarmantes niveles de propagación y gravedad, como por los alarmantes niveles de inacción. Por estas razones, hemos llegado a la conclusión de que la Covid-19 puede considerarse una pandemia”, fueron las palabras de Mohamed Ahmed, Director General de la OMS.

En el continente americano diversas naciones cerraron sus fronteras para evitar un mayor número de contagios, no obstante para el primer semestre del año, prácticamente todo el mundo presentaba casos.

blank

Con lo anterior llegaron las acciones por parte de los gobiernos para evitar más casos, de manera general, todas las actividades no esenciales, también se fueron a cuarentena, con la esperanza de reabrir en pocos meses.

Una de las industrias afectadas fue la de la construcción y por ende el sector inmobiliario, quienes tuvieron que parar por el bien de sus colaboradores; aunque se establecieron sistemas de trabajo a distancia, ciertas actividades eran imposible llevarlas a cabo.

De acuerdo con el reporte Situación Inmobiliaria en México 1S20, realizado y publicado por BBVA Research, para la primera mitad del año se preveía que la contracción en la construcción (que ya se visualizaba desde 2019) continuaría hasta los primeros seis meses del 2021, empeorada por la contingencia sanitaria. Esto debido a la menor demanda de vivienda nueva, la falta de inversiones en centros comerciales y la contracción en la edificación de la planta industrial.

Centros comerciales, hoteles y oficinas fueron los segmentos más afectados por la situación económica, la incertidumbre y los esquemas de distanciamiento social planteados por los gobiernos.

El sector inmobiliario inició un proceso para disminuir sus gastos operativos, calcular y cuidar la caja, y estimar los posibles escenarios futuros para cada uno de los sectores. Cada uno de los actores de la industria, trabajó para dar respuesta a sus clientes o inquilinos que también se veían afectados por los
bajos ingresos debido a los cierres.

blank

Por lo que las compañías que cuentan con inmuebles en alquiler, principalmente oficinas, centros comerciales e industrial, tuvieron que realizar acciones y/o planes para evitar incumplimieto de pagos y de esta manera llegar a acuerdos con sus inquilinos.

Estos mismo planes de financiamiento fueron aplicados por la banca comercial en cada uno de sus créditos otorgados para evitar el crecimiento de la cartera vencida. Medidas de apoyo que fueron otorgadas por todas las instituciones bancarias; se trataba de diferimiento de pagos de hasta seis meses o en lo casos más extremos, reestructuras a los créditos.

En el segmento hipotecario, la banca registró una contracción en el número de créditos otorgados y en el monto, 7.0% y 6.5%, respectivamente, según datos de BBVA Research. No obstante, se dio inicio con la llamada “Guerra de tasas”, en la que los bancos iniciaron una racha de baja en las tasas de interés de los productos hipotecarios, con el objetivo de mantener trabajando al sector.

De esta forma es como cerró el 2020, con números que poco a poco retoman sus cifras normales, y con perspectivas a corto plazo positivas. Razón por la que en Inmobiliare, nos dimos a la tarea de reunir a directivos de las principales empresas privadas que otorgan créditos hipotecarios en México, quienes hacen un recuento de cómo vivieron, desde sus instituciones financieras, uno de los años más atípicos de la historia. Además de ofrecer un panorama para lo que podría ser este 2021.

Por Redacción Inmobiliare

Este es un fargmento del artículo Perspectivas del sector hipotecario para 2021 de la edición 124 https://inmobiliare.com/inmobiliare-124/

Publicidad
blank

Sigue leyendo
Publicidad
blankblankblankblank
Publicidad
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Lo más leído