Más

    Créditos hipotecarios podrían experimentar mayor dinamismo con la digitalización

    Los hábitos de vivienda se han ido modificando con el pasar de los años, pero en este momento con la crisis sanitaria mundial, los perfiles de las personas que solicitan un financiamiento han cambiado, debido a las facilidades tecnológicas, restricciones de movilidad y concentración de la población económicamente activa.

    Personas entre 35 y 45 años han emprendido la búsqueda de mejores opciones de financiamiento. Cabe mencionar que anteriormente una sola persona era la solicitante, ahora matrimonios, parejas, padre e hijos y amigos buscan créditos en conjunto.

    Además, según Bernardo Silva, CEO de Smart Lending (primera financiera digital de créditos hipotecarios), “este tipo de perfiles ya son digitalmente nativos, es decir, en su mayoría; realizan cualquier tipo de proceso a través de su celular o computadora, desde servicios de supermercado, video on demand, movimientos bancarios y mucho más, sin la necesidad de salir del hogar”. Ante esta nueva realidad, las plataformas digitales pueden aprovechar las grandes ventajas de la coyuntura al momento de conocer las necesidades de los clientes y ofrecerles mejoras.

    Anteriormente, los servicios de la banca tradicional se inundaban de quejas en las visitas a sucursales; entre la espera, el exceso de documentos que solicitan y el tiempo que tardaba la resolución del crédito, los clientes terminaban frustrados; hoy en día ese panorama está cambiado. Para Bernardo: “Uno de los mayores aprendizajes que trajo la pandemia fue la adaptación tecnológica de las industrias, entender el momento que vivimos y aprovecharlo para empujar tu negocio hacia lo digital te abre la puerta a ser más dinámico y ofrecer una mejor experiencia y servicio al cliente”.

    En los últimos meses las tasas de crédito hipotecario y las instituciones financieras están siendo cada vez más competitivas con sus productos y servicios. Lo que significa que, la accesibilidad a ellos tiene que ser ágil.

    “Algunas barreras que encuentran los clientes de bancos al solicitar un financiamiento es la poca flexibilidad con el Buró de Crédito, la comprobación de ingresos y los requisitos para co-acreditar. Debemos recordar que hoy se vive una economía compartida en el hogar e incluso al obtener un crédito en pareja, con un familiar o amigo se convierte en una misión imposible. Si el sector se apalanca más de la tecnología podríamos vivir un dinamismo incomparable en las transacciones”, aseveró.

    De acuerdo con Smart Lending el monto que solicitan sus clientes para un crédito de adquisición ronda en promedio los tres millones setecientos mil pesos para la compra de una vivienda en la CDMX, sin embargo, a raíz de la pandemia el mercado en otras entidades comenzó a crecer, “el confinamiento hizo que los capitalinos estudiarán sus necesidades de vivienda e hicieron válida la opción de adquirir un inmueble en otro estado como Puebla, Querétaro, Yucatán, entre otros”.

    Por lo regular el sector bancario demora entre dos y tres meses en aprobar un crédito hipotecario, pero la inmediatez y agilidad, son características notables en la nueva generación ávida de un hogar. “Con el uso de la tecnología y eliminando requisitos obsoletos, este trámite de financiación puede concluir entre 15 y 21 días, además si realizan la solicitud junto con otra persona lograrán obtener una mejor tasa de interés”.

    menciona que tanto la banca tradicional e instituciones como FOVISSSTE e INFONAVIT deben asumir el compromiso de la mejora continua e innovación para satisfacer las necesidades de los usuarios. “No es necesario hacer un trámite presencial cuando la era digital está en su máximo esplendor” finalizó el CEO.

    Descarga la revista

    Recomendaciones

    También te puede interesar