Conecta con nosotros

Turismo

¿Cuáles serán los desafíos para la reactivación turística?

Publicado

el

El sector turístico ha sido uno de los más golpeados por la crisis económica que originó la pandemia, y ante la llegada de la “nueva normalidad” en la que los destinos comienzan a reactivarse paulatinamente, las empresas enfrentarán una serie de desafíos que los llevarán a trazar neuvas estrategias para poder adaptarse a las necesidades de la industria.

¿Qué le ocurrió al turismo a partir del Covid-19?

El 95% de la actividad turística del país se detuvo, con el fin de acatar las medidas de las autoridades de salud, lo que fue un impacto brutal pues esto significó que las compañías perdieran sus ingresos y tuvieran que hacer adecuaciones en los procesos operativos, los costos y la planta laboral. Al día de hoy, se tiene más claridad de lo que sucederá en los próximos meses que contemplan la reactivación de la industria, y el principal reto será adaptarse.

“La recuperación no será armónica, sino asimétrica y esto representa un desafío muy grande que quedará grabado en la historia, y lo bien o lo mal que lo manejemos quedará como referencia para las futuras generaciones, pues es altamente probable que el mundo se vuelva a enfrentar a un escenario como estos”, expresó Gustavo Ripol Bermúdez Socio Fundador y Co CEO de Leisure Partners, en su participación en el webinar “Reactivación turística ante la nueva normalidad” organizado por la Asociación Mexicana de Desarrolladores Turísticos (AMDETUR).

Por su parte, Gonzalo Maqueda, Vicepresidente de Operaciones de Unlimited Vacation Club, nota un cambio en dos fases, la primera, en donde los complejos turísticos han permanecido cerrados, sin ingresos, ventas ni ocupación; y la segunda, donde con vista a la reapertura tendrá que hacerse un balance de intereses

Haciendo referencia a los resorts, Maqueda destacó que el mayor desafío será conservar a los socios; así como encontrar un balance entre los protocolos sanitarios que se están definiendo a nivel mundial y la operación.

Al respecto, Alejandro Carrillo, Director de Proyecto de Club Solaris, considera que conforme avanza el regreso, se tiene que trabajar en presentar una imagen de industria turística uniforme y alineada a las medidas locales. Asimismo, habrá que identificar cómo hacer que las restricciones no sean perjudiciales e invasivas con los huéspedes provocando su desinterés.

La demanda acumulada que se originó durante el confinamiento es la que impulsará las próximas reservaciones y compras. No obstante, se requieren esfuerzos extras de promoción que incentiven a que las personas que ya desean viajar lo hagan, subrayó Carrillo. “Si se proyecta una ocupación del 40%, hay que ver qué estrategias de trabajo vamos a utilizar para lograr el máximo número de ellos y no perder nuestro talento y fuerza laboral” dijo. 

¿Cómo se está preparando la industria turística?

“El proceso de recuperación no es una carrera de velocidad, sino de distancia, ya que será lento y la industria tiene que estar preparada para soportarlo”, manifestó Ripol.  

Los especialistas estiman que los niveles registrados hasta el año pasado, se recuperen aproximadamente en 2022. Y de manera particular, para ciertos segmentos como el de cruceros o turismo de negocios, podría tomar incluso hasta 2024. En este sentido, lo primordial es rediseñar los modelos para mantener una salud financiera y operativa que permita soportar el proceso de arranque que será lento. 

Aunado a esto, Gustavo Ripol calcula que existirá un ambiente con mucha oferta donde la demanda irá apareciendo poco a poco.  “En la propiedad vacacional tenemos una enorme ventaja, nuestra base de propietarios, socios o clientes, siempre son los primeros que regresan y desean volver a ocupar, por tanto van a pagar sus cuotas de mantenimiento y eso permitirá que los desarrollos de este tipo continuen con relativa salud financiera”. 

En contraste, la hotelería dependerá mucho de la reactivación de otros sectores, por ejemplo, para el turismo de negocios. En el caso de los resorts, la recuperación será relativamente rápida en aquellos destinos donde se pueda llegar por vía carretera, ya que la gente seguirá siendo renuente a transportarse por avión. 

“Tendremos que reinventar nuestros canales de comunicación e identificar dónde está ese cliente nuevo que voy a poder atraer temporalmente” mencionó.

El tema de las tarifas será otro desafío puesto que en un entorno donde existe mucha oferta y la demanda es escasa, se tiende a competir con los precios, principalmente cuando no se pueden brindar las experiencias que son  factores diferenciadores de las marcas, debido a las limitantes operativas, señaló. 

“Por ello es importante la reconfiguración financiera. Tendremos la oportunidad de repensar nuestros modelos y hacer cambios que con una actividad normal no hubiéramos hecho”. 

Ejemplo de lo anterior es que la adopción de tecnología tendrá mayor auge. Actualmente muchos hoteles están eliminando la mayoría de los puntos de contacto físico con el cliente para responder a la necesidad de distanciamiento social, pero manteniendo la cercanía.

Ante esto, Gonzalo Maqueda recomienda replantear los objetivos de negocio, y de manera que permitan continuar con las responsabilidades con inversionistas, socios, compradores y empleados, reconocer qué funciones son indispensables y cuáles se pueden simplificar, según la capacidad económica de cada empresa. 

Por último, un punto de atención primordial es escuchar al consumidor para ajustar la oferta a las nuevas necesidades y adaptarse a las formas contemporáneas en que se desarrollará la industria.

Alejandro Carrillo hizo hincapié en dar mayor peso a los valores intangibles que se relacionan directamente con la experiencia que se da a los usuarios. Los activos físicos como los cuartos de hotel ya no serán la parte central del enfoque, sino aquello que genere valor a la vivencia cuando se visitan los destinos turísticos.  De igual forma, proporcionar herramientas a la planta laboral para que cumpla con los nuevos estándares e incentivar sus esfuerzos será sustancial.

Turismo

Viajeros que reservan en OTAs gastan 20% más en destinos turísticos

Publicado

el

Un estudio elaborado por Expedia Group en conjunto con la agencia de investigación BVA BDRC, reveló el impacto económico que tienen las reservaciones turísticas mediante Agencias de Viaje Online (OTAs por sus siglas en inglés). Uno de los datos más relevantes es que quienes utilizan este sistema para reservar hospedaje, gastan más que los que lo hacen de manera directa con los hoteles. 

Según el informe, cuatro de cada 10 turistas reservarán sus viajes a través de una OTA; la mayoría de los usuarios de estas plataformas las utilizan para planificar o investigar datos sobre su viaje, ya sea nacional (72%) o internacional (60%) y más de la mitad de éstos se concentran en buscar la mejor tarifa. 

Asimismo, se observó que los que reservan en OTAs gastan más dentro de las propiedades que quienes hacen reservas directas nacionales (23%) e internacionales (12%). Las reservas online de viajes domésticos representan un impacto positivo en las comunidades locales, ya que estos turistas gastan 20% más en comidas y bebidas y 24% más en actividades en el destino. 

Viajeros mexicanos en la nueva normalidad

La crisis sanitaria ha significado un fuerte golpe para la industria turística, que hasta 2019 había mostrado un crecimiento sostenido. Sin embargo, con la llegada de la nueva normalidad surgen nuevas tendencias a las que deben poner atención los prestadores de servicios. 

Según otra investigación reciente de Expedia Group, el 40% de los turistas mexicanos que participaron en el estudio, esperarán seis meses o hasta que termine el brote para viajar, 18% dice que dentro de uno o dos meses y 13% dentro de tres o más. El 20% espera viajar en automóvil dentro de México, y de ellos, dos tercios eligieron la playa como destino preferido, seguida por ciudades pequeñas (39%), grandes ciudades (22%) y las montañas (13%). El principal motivo para viajar será para visitar familia o amigos (32%) y por la necesidad de de un descanso vacacional (25%). 

El estudio también reveló que dentro del segmento de viajes de ocio y negocios, el 40% de los mexicanos reservaría a través de OTAs, 28% directamente en el hotel y 26% lo haría mediante un sitio de rentas vacacionales como Vrbo. 

En este sentido, los usuarios de dichas plataformas  son importantes para la recuperación del sector. Pese a que se tiene la percepción de que las reservas directas  son más rentables para un hotel, la investigación muestra que los viajeros que usan OTAs permanecen en un destino la misma cantidad de noches que los que lo hace directamente, pero gastan mucho más en alojamiento y dentro de la misma propiedad que eligen para su estancia, generando mayores ingresos para las comunidades locales. 

“La OTA superó sistemáticamente a los canales de reserva de los hoteles al ofrecer la mejor tarifa nocturna, lo que significa que el elevado gasto de los viajeros que usan OTAs habla de la calidad del cliente, no del precio del producto. Por ello, a medida que los mercados reconstruyen su industria turística local, no se puede pasar por alto la contribución de los usuarios de OTAs”, señala el documento. 

La preferencia por este esquema de reservación va en aumento, pues de los encuestados, el 40% aseguró que podría utilizar una de estas plataformas para su próximo viaje. 

“Los patrones de gasto de los viajeros que reservan en OTAs los convierten en valiosos huéspedes para cuando las propiedades reabran sus puertas. Estos tienden a viajar por placer y valoran la experiencia del viaje en general. Los canales de hoteles directos dependen de las reservas de los viajeros de negocios, que están estancadas como resultado de la actual pandemia de COVID-19. Esto pone a las OTAws en posición de captar al segmento de viajeros que volverá a viajar primero”.

Sigue leyendo
Publicidad
Antigua Hacienda
Publicidad
Banner Colliers

Lo más leído