La segunda mitad del año transcurre, pero la actividad inmobiliaria no termina por desarrollarse conforme a las expectativas, nadie vislumbraba un panorama tan complicado como el que ahora se vive; grandes inmobiliarias están a la espera de recomponer la situación en algún momento antes del fin de año, es mucha la esperanza que se tiene para que la incertidumbre deje a nuestro país una buena derrama económica como era costumbre. Recordemos que la actividad inmobiliaria representó aproximadamente el 14% del PIB en el último año, por ello estamos hablando de una actividad fundamental para el crecimiento de nuestra nación.

Todo tiene una causa, las cifras no son las esperadas debido a la incertidumbre económica que se percibe en el panorama. La comparación de cifras en mercados que contaban con gran impulso es alarmante, Querétaro, Puebla, Morelos y Nuevo León son ejemplos de entidades que a pesar de la demanda que habían mostrado en años pasados, hoy en día se encuentran a la baja respecto a su actividad inmobiliaria.

La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliario ha señalado que en Querétaro tienen lugar bajas de hasta un 70% respecto a las ventas de inmuebles, en la Ciudad de México la disminución es de casi 30%; esto ha provocado que, principalmente las instituciones de crédito coloquen opciones más asequibles para la adquisición de una vivienda, pero aun así la situación no es del todo favorable.

Los números rojos alarman a la mayoría de los directivos de empresas inmobiliarias, desarrolladores e inversionistas por igual, que en la Ciudad de México, cuentan con bastantes proyectos detenidos debido a las revisiones realizadas por el nuevo gobierno encabezado por Claudia Sheinbaum, que tienen como objetivo el detectar anomalías relacionadas con hechos de corrupción.

La Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliario (AMPI) ha señalado que en Querétaro tienen lugar bajas de hasta un 70% respecto a las ventas de inmuebles, en la Ciudad de México es de casi 30%.

Un ejemplo claro del ‘caos’ reciente en la Ciudad de México es el desarrollo inmobiliario Mitikah de Fibra Uno, que recientemente se ha anunciado una multa de alrededor de 40 millones de pesos por la tala ilegal de 54 árboles y debido a varias irregularidades más en su construcción.

Otra situación que se vive es la inversión en mercados internacionales, principalmente con miras a Estados Unidos. Son bastantes las empresas norteamericanas las que han visto con buenos ojos a nuestro país, debido a la poca inversión, de forma que, este capital sea sumado a sus territorios, ofreciendo opciones de crédito para la adquisición de viviendas o, para los agentes de bienes raíces, alternativas para promoverlas a sus clientes que gusten contar con una inversión fuera de nuestro país, con atractivas posibilidades de renta, consiguiendo un patrimonio pasivo de alto rendimiento.

Un caso excepcional que ha cobrado fuerza en los últimos meses es el relativo a la inversión inmobiliaria de mexicanos en Florida, más exactamente en Miami, debido a las grandes condiciones favorables que se propician a los inversionistas para que se adquieran propiedades de lujo mediante financiamientos accesibles.

En nuestra óptica personal, consideramos que el mercado aún está a tiempo para retomar todos los proyectos que se encuentran detenidos y provocar un buen despunte de cifras en el último trimestre del año. Con el primer año del gobierno actual, los mercados se deberían establecer y realmente vislumbrar un panorama positivo.

La inversión en bienes raíces siempre ha sido ampliamente recomendada en nuestro país a causa de las ganancias que representa y de la seguridad, pero contando con ciertas debilidades en factores importantes como la seguridad, el impacto ambiental, la corrupción y más, es un panorama que además de golpear al negocio inmobiliario, ha debilitado a la sociedad y a la economía nacional. Zonas exclusivas de nuestro país como Jardines del Pedregal, Bosques de las Lomas, Lomas de Chapultepec, La Condesa o Polanco están siendo sujetas de alta actividad delictiva que a pesar del alto costo de sus propiedades, no terminan por otorgar una buena imagen de la zona.

El verdadero reto se encuentra en el ‘rescate’ del sector inmobiliario, que comienza destacando las buenas prácticas de todos los miembros que conforman el sector, desde la certificación de los agentes inmobiliarios, hasta la correcta realización de los estudios de impacto ambiental de grandes desarrollos, todo ello traza el camino a seguir para que inversionistas, nacionales o extranjeros, vislumbren a nuestro país como un buen destino para adquirir un patrimonio que cuente con características esenciales de seguridad jurídica, facilidad para un financiamiento y certeza de que las ganancias serán atractivas.

Por Arturo González García, Pulso Streaming Channel

Este es un artículo de la edición 116 http://inmobiliare.com/inmobiliare-116/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.