Conecta con nosotros

Arquitectura

El hábitat cultural de Lina Bo Bardi

Publicado

el

Achilina Bo, mejor conocida como Lina Bo Bardi, nació el cinco de marzo de 1914 en Roma, ciudad donde en la década de 1930, estudió en la Facultad de Arquitectura de la Universidad La Sapienza. En los años siguientes viajaría a Brasil para consolidarse como una de las arquitectas modernas más importantes, y hoy, casi un siglo después, el trabajo de esta artista multifacética continúa vigente y dando valor a una corriente arquitectónica humanística y social.

En el inicio de su carrera fue editora de la revista italiana Quaderni di Domus; posteriormente junto al crítico italiano, Bruno Zevi, fundó la publicación semanal A Cultura della Vita y participó como escritora en el diario Milano Sera.

Bo Bardi vivió en Milán durante la segunda guerra mundial de 1939 a 1945, fue en este periodo cuando su estudio quedó completamente destruido a causa de un bombardeo, y en el que dentro de un régimen fascista, Lina mantenía una activa participación como miembro del Partido Comunista Italiano. La política sería un tema recurrente en su obra centrada en lo humano, lo sencillo y lo popular.

Publicidad
Lina Bo Bardi

En 1946 se mudó a São Paulo con su esposo Pietro Maria Bardi, con quien desarrolló una numerosa serie de proyectos. En 1951 obtuvo la nacionalidad brasileña, sin embargo, de nueva cuenta se vio inmersa en un contexto político militarizado durante la dictadura del país latinoamericano.

Entre 1950 y 1951, creó una de sus obras más distinguidas: la “Casa de Vidro”, la primer residencia del vecindario de Morumbi en los límites de la selva tropical de São Paulo en la que ella y su esposo vivieron varios años. “La Casa de Cristal”, como es conocida en español, fue resultado de la mezcla cultural y estilística italo-brasileña de la artista.

Muestra Lina Bo Bardi: Habitat

En 1957 diseñó el Museo de Arte de São Paulo, una de las construcciones más modernas y atrevidas de la época que fue creada bajo la idea de conseguir una edificación simple y monumental. Dos pilares de hormigón sostienen un cubo lleno de ventanales que proporcionan luz infinita a uno de los referentes más emblemáticos del urbanismo moderno.

Al término de la dictadura brasileña, Bo Bardi creó el Centro de Ocio de la Fábrica Lazer de Pompéia, para el que preservó los cimientos de ladrillo de la fábrica de bidones que existió antes en el mismo sitio. El encargo consistía en un centro comunitario cultural y del deporte, categorías que a Lina
le parecieron demasiado determinantes y decidió llamarlo “Centro de Ocio”. El edificio es un juego de estructuras de hormigón con texturas y contrastes grises y rojos.

Museo de Arte de Sao Paulo

Otro ejemplo del ejercicio de preservación fue el teatro que en 1984 levantó sobre la estructura de unas oficinas quemadas, el cual tuvo por nombre ‘Teatro Oficina’. La infraestructura anterior dio pie a que los asientos del público tuvieran un acomodo poco común, con barreras que obstruían la visión desde algunos puntos del espacio.

Lina Bo Bardi también incursionó en el diseño de muebles, joyería, exposiciones de arte y escenografías teatrales, construyendo así un universo personal que incluiría diversas y exquisitas expresiones de una mujer que había logrado traducir su mezcla cultural y su acercamiento a la cultura popular, en un lenguaje insólito que inspiraría nuevas propuestas artísticas.

Este año, el legado de su obra estuvo presente en Lina Bo Bardi: Habitat, una muestra que retomó el nombre de la revista cultural que los Bardi editaron en 1950, y fue organizada por el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago, el Museo de Arte de São Paulo y el Museo Jumex, en el cual se exhibió de enero a marzo de 2020.

Centro de Ocio de Pompeia

La muestra incluyó una recreación de la exposición ‘La mano del pueblo brasileño’ presentada en 1969, y obras de la colección del MASP exhibidas en los caballetes de vidrio que la artista hizo para la pinacoteca del mismo museo.

Lina Bo Bardi: Habitat fue estrenada en México a la par que la publicación de un catálogo de ensayos sobre su vida y obra, editado por Julieta González, Tomás Toledo, José Esparza Chong Cuy y Adriano Pedrosa.

Por Daniela González

Este es un artículo de la edición 119 https://inmobiliare.com/inmobiliare-119/

Publicidad

Arquitectura

Museo Kaluz, nuevo espacio cultural en la CDMX

Publicado

el

A una semana de finalizar el mes de octubre, en la Ciudad de México se inauguró el Museo Kaluz, albergado en lo que anteriormente se conocía como el Antiguo Hospicio de Santo Tomás de Villanueva y que durante el Siglo XX, fue el Hotel de Cortés.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en conjunto con el arquitecto Francisco Pérez de Salazar, fueron los encargados de la intervención y la transformación arquitectónica del museo. De acuerdo con Antonio Del Valle Ruíz, fundador del recinto y presidente de Grupo Kaluz, los trabajos de restauración incluyeron exploración arqueológica, hallazgos arquitectónicos y un jardín urbano.

Vista de Cuernavaca” del pintor Juan O´Gorman

El remodelado inmueble, ubicado en Avenida Hidalgo número 85, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, recibió al público con “México y los mexicanos en la Colección Kaluz” que reúne más de dos centenares de obras que abarcan un periodo de alrededor de 250 años.

Publicidad

Del Valle Ruíz, apuntó que la muestra tiene como objetivo contribuir a la recuperación y conservación del patrimonio artístico mexicano; detonar su conocimiento a través del estudio, la difusión de obras y autores; y fortalecer el sentimiento de identidad propia a través de manifestaciones próximas a las realidades del país y a su imaginario plástico.

“Jardín Urbano”, por el artista Vicente Rojo en 2019.

Entre los autores se pueden encontrar obras de José María Velasco, Pelegrín Clavé, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Joaquín Clausell, María Izquierdo y José Clemente Orozco, por mencionar algunos.

El Museo Kaluz ofrecerá obras de cuatro diferentes géneros: paisaje, naturaleza muerta, retrato y pintura de costumbres. Además contará con el mural Jardín Urbano, a cargo del artista mexicano Vicente Rojo, el cual se encuentra al exterior del recinto hacia Paseo de la Reforma.

Interior del Museo Kaluz. Imagen tomada de redes sociales

Además de diversos espacios de exposición, también se podrá disfrutar de una terraza con vista a la Alameda Central, donde se encuentra “Antonio Café”, una cantina, un auditorio, una tienda y un patio central, así como talleres, seminarios y programas públicos.

Cabe destacar que dicho inmueble, fue fundado por Fundación Kaluz, quien no sólo contribuyó con el museo, sino que también ayudó a renovar la Avenida Hidalgo y gran parte de Santa María la Redonda, zonas que forman parte del proyecto de recuperación del Polígono A del Centro Histórico.

Interior del Museo Kaluz. Imagen tomada de redes sociales

Mediante redes sociales, el Museo Kaluz señaló que se aplicarán todas las medidas sanitarias necesarias de prevención para asegurar un recorrido seguro, por lo que para visitarlo, es necesario reservar los boletos en la página web del museo: https://museokaluz.org/

Los horarios de visita son jueves y viernes de 10 a 17 horas, sábado y domingo de 11 a 18 horas y sólo se permite la reservación de 12 personas cada media hora.

Por Mónica Herrera

Este es un texto de la edición 123 https://inmobiliare.com/inmobiliare-123/

Publicidad
Sigue leyendo
Publicidad

Lo más leído