Conecta con nosotros

Estilo

Estadio Azul evoluciona a centro comercial de lujo

Publicado

el

Después de 71 años de operación, el Estadio Azul será demolido para dar paso a Artz Insurgentes Sur” proyecto que formará parte de los nuevos centros comerciales de lujo de la Ciudad de México, desarrollados por la firma Sordo Madaleno.

La aún casa de La Máquina fue inaugurado en octubre de 1946; su primer nombre fue Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes y solo era utilizado para partidos americano, hasta 1947 que se jugó el primer partido de soccer entre Veracruz y Racing de Avellaneda de Argentina. En 1996 el Cruz Azul lo bautizó como Estadio Azul.

Imagen de archivo

La demolición estaba prevista para inicios del mes de julio, sin embargo la directiva no ha informado sobre la visita de ingenieros o especialista para realizar estudios de suelo, además la familia Cosío, dueña del estadio no se ha manifestado al respecto. Por su parte, Ocesa, empresa encargada de la administración del mismo, tienen programada su salida de la propiedad a finales de mayo.     

Aún no existen detalles sobre el inicio de los trabajos de construcción o cifras de inversión, más que la confirmación del arquitecto Javier Sordo Madaleno de Haro “otro proyecto que estaremos desarrollando es el del Estadio Azul en -colonia- Nápoles, que se convertirá en el Artz de Insurgentes Sur”, explicó en la publicación Mexico Infrastructure & Sustainability Review 2018″. También mencionó que ese tipo de proyectos se realizan en alianza con fondos de otras empresas.

Imagen de Grupo Sordo Madaleno

De acuerdo con el portal deportivo AS México, se tiene previsto que para el segundo semestre del 2018 el estadio azul se convierta en centro de espectáculos para después dar paso al centro comercial. Comenzará a operar entre los meses de agosto-octubre con presentaciones musicales y deportivas, parecido a los eventos realizados en el Estadio Azteca o Palacio de los Deportes.   

Por Mónica Herrera

Estilo

Islas Caimán ofrece visado de trabajo remoto con una gran condición…

Publicado

el

Muchos sueñan con vivir en una isla paradisíaca en el Mar Caribe y seguir manteniendo su empleo a distancia. Hoy podría hacerse realidad con el visado de residencia que otorgan en las Islas Caimán por dos años, sin embargo, para acceder a ella hay que cumplir con una condición que difícilmente cualquier persona puede cumplir.  

Frente a la contingencia sanitaria causada por el coronavirus Sars-CoV-2, actualmente las Islas Caimán se encuentran cerradas al turismo para mantener la seguridad en el lugar; no obstante, el pasado 21 de octubre fue lanzado el Programa Global Citizen Concierge, el cual declara que se invita a los trabajadores con altos ingresos a viajar durante los próximos años en las tres islas del territorio: Gran Caimán, Caimán Brac y Pequeño Caimán. 

Hasta el momento, en aquellos puntos turísticos, se han contenido los contagios por el coronavirus con mayor éxito que en muchas otras islas caribeñas. Es por ello que las autoridades locales pusieron como condición que cualquier individuo que aplique a la visa deberá ganar anualmente una suma superior a los 100 mil dólares.

La idea del gobierno es contener los brotes e impedir una llegada masiva de turistas. Al colocar el filtro de altos ingresos, se aseguran un alto costo de vida y que no cualquiera volará hasta las islas para disfrutar de sus aguas cristalinas y sus arenas blancas. 

Pero las condiciones no terminan allí, los empleados digitales podrán solicitar la visa llamada “Certificado de ciudadano global”, sólo si tienen una carta de trabajo de una entidad que acredite dicho salario mínimo anual, asimismo para parejas (estén casadas o no) deben juntar un salario de 150,000 y 180,000 para parejas con hijos.

Los certificados no sólo se otorgan a núcleos familiares, sino que puede ampliarse si hay una razón bien justificada por parte del aplicante. Otros miembros de la familia también pueden ser elegibles para unirse a la aventura en Caimán, entre ellos hermanos, padres, abuelos y nietos. Sin embargo, estos deberán ser “total o sustancialmente dependientes” del solicitante.

“Muchos empleados buscan un cambio de lugar y de estilo de vida ahora que las empresas están adoptando la flexibilidad del trabajo remoto. Ahora tienen la oportunidad de pasar dos años viviendo y trabajando en las Islas Caimán, revitalizando sus horarios y mejorando el equilibrio entre su vida laboral y personal con el sol, la arena, el mar y la seguridad”, afirmó el ministro de Turismo, Moses Kirkconnell.

Además de los criterios mencionados, el interesado deberá completar otros formularios. Una referencia bancaria certificada por notario público, un seguro médico en vigencia e internacional para todos los solicitantes y una autorización policial emitida por las autoridades del país de origen.

De resultar exitoso el trámite, el certificado permite vivir en aquel paradisíaco destino por hasta 2 años, pero el solicitante deberá ingresar a las Islas Caimán dentro de los 12 meses posteriores a la fecha de aprobación. Si alguna vez se termina el empleo remoto, el certificado vencerá automáticamente en la fecha de terminación.

Sigue leyendo
Publicidad
Antigua Hacienda
Publicidad
Banner Colliers

Lo más leído