Ante las medidas sanitarias que han tomado los gobiernos de los países afectados por el brote de COVID-19, muchas industrias han tenido que integrar diferentes medidas y estrategias para mitigar las afectaciones en sus sectores.

Dentro del campo de los bienes raíces, las indicaciones para mantenerse aislado y no salir de casa no representan una limitación para los procesos de compra de propiedades, ya que existe la posibilidad de recurrir a las experiencias virtuales para continuar con ellos.

Scott Naggel, presidente de operaciones, y Anthony Kappus, consejero general de la compañía tecnológica de agentes inmobiliarios Redfin, compartieron a través de un livestreaming, algunos consejos para continuar impulsando al sector en momentos de crisis.

Una de las medidas que Redfin tuvo que tomar fue el cierre de visitas en los llamados open houses, así como limitar la presencia físicas solo a compradores confirmados, solicitándoles que no llevaran familiares o amigos, con el objetivo de evitar la reunión de grupos grandes de personas y cuidar la integridad de los involucrados.

Frente a estas circunstancias, en la charla titulada “Cómo vender en un mundo virtual”, enumeraron algunas formas en las que se pueden realizar las prácticas inmobiliarias en diferentes ambientes, ya sea en la situación actual de pandemia, o en cualquier escenario de cambio dentro  del sector.

3D scan 
Los escáneres 3D permiten crear planos de pisos completos y tours virtuales que brindan un muy buen acercamiento a las características de la propiedad para los compradores, quienes pueden visualizar los inmuebles desde la comodidad de su hogar.

Video-tours
Si lo anterior no es posible, otra opción es el uso de videollamadas para dar un tour del inmueble que pueda ser enviado a los agentes y a los clientes. Solo se necesita una plataforma de video que pueda soportar una llamada de diferentes personas a la vez.

“Esto es algo que ya cuenta con mucha demanda en San Francisco, los vendedores tienen gran interés en ser anfitriones de recorridos virtuales de sus propiedades, además de que es una buena estrategia al momento de introducirlas al mercado” señaló Kappus. 

Escenarios virtuales 
Si por alguna razón los vendedores no han podido sacar sus pertenencias o hacer presentable el inmueble, este instrumento permite visualizar de manera virtual, cómo son los espacios vacíos de una casa y su potencial para distribuir muebles, y otros elementos sin la necesidad de mover un solo dedo.

Servicios digitales para cerrar tratos

En un estado donde el distanciamiento social es necesario, el empleo de llamadas virtuales es de gran ayuda al momento de cerrar tratos, realizar ofertas, o compartir documentos. También son útiles para brindar asesoría a los clientes en momentos de incertidumbre en los que más la necesitan.

Por otra parte, el uso de aplicaciones que posibilitan firmar documentos o títulos de manera remota, agilizan el proceso de venta.

Otro aspecto de suma importancia es mantenerse en contacto con las personas involucradas en la transacción y asegurar que todos ellos harán lo que les corresponde a tiempo, así como asegurar la resolución inmediata de problemas inesperados.

“La aparición del COVID-19 tuvo repercusiones en los tratos que estaban  punto de concluir debido al temor a contraer el virus. Nuestro consejo es que no asuman que porque todo está bien hoy, estará bien mañana,  es importante prevenir escenarios y conocer herramientas que faciliten las acciones inmobiliarias” expresó el presidente de operaciones.