Conecta con nosotros
blank blank

Retail

Forever 21 enfoca estrategia de expansión en ecommerce y apertura de nuevas tiendas

Publicado

el

En septiembre de 2019, la marca estadounidense de fast fashion Forever 21 se declaró en bancarrota en Estados Unidos, al entrar al capítulo 11 de la legislación americana, el cual permite a la compañía reestructurarse para ubicar nuevas oportunidades de desarrollo. Después de esta decisión, que llevó al cierre de varias sucursales, la entonces propietaria Authentic Brands Group (ABG) anunció que el holding IB Group llevaría el control de la marca en México a partir del pasado mes de mayo.   

De acuerdo con Carlos Ibarra, CEO de IB Group, las regiones de México y Latinoamérica no sufrieron el estado de insuficiencia financiera que se presentó en Estados Unidos, ya que cuenta con un público que no le permitió perder valor. “En este rescate financiero, observamos una gran oportunidad; ya que en México, Forever 21 tiene una importancia y posicionamiento increíble que permitirá recobrar la sinergia y potencial que tenía”, señaló en entrevista para Inmobiliare.

blank
Carlos Ibarra, CEO y presidente del consejo de Administración de IB Group

Para lograrlo, la compañía basará su estrategia en tres pilares: e-commerce; tiendas físicas junto con una fuerte inversión en marketing para redes sociales enfocada a las generaciones millennials y z, donde ubican su principal público; y el ingreso a tiendas departamentales en compañía de socios estratégicos. 

“El coronavirus ha cambiado la forma de compra en todo el mundo, por lo que nos estamos enfocando en hacer crecer la plataforma digital. El e-commerce es el nuevo flagship, por eso, estamos haciendo alianzas importantes con expertos en el ramo para iniciar con estos cambios en los próximos meses”. 

En el caso específico de la digitalización de la marca, Ibarra expresó que con apoyo de Forever 21 Estados Unidos, se espera que en máximo un año, cuenten con diversas plataformas que proporcionen mayor eficiencia al mercado mexicano.  Con el objetivo de llegar, en no más de dos años, al 20% de comercio en línea.

En cuanto a las tiendas físicas, el también presidente del consejo de IB Group, detalló que la compra presencial seguirá siendo una parte importante en el país, por lo que continuarán con la apertura de al menos 50 sucursales en el corto plazo, mismas que contarán con una inversión aproximada de 30 a 35 millones de pesos cada una. Aunque adelantó que estas nuevas aperturas serán menores a los 2,000 metros cuadrados.

“Las tiendas han sufrido modificaciones positivas en su modelo de negocio en términos de tamaño, ya no haremos tiendas enormes, estamos pensando en un modelo con áreas de venta de alrededor de 1300 a 1500 metros cuadrados”. 

blank

Las principales ciudades en las que planean ubicar estas tiendas se encuentran en el centro de Toluca, Guadalajara, Monterrey, Mérida, Puebla y Ciudad de México, en esta última se prevé la apertura de al menos dos, dentro del Centro Histórico.  

Mientras que para el tercer punto, Carlos Ibarra comentó que en un aproximado de 6 a 8 meses la marca tendrá presencia en tiendas departamentales como Liverpool, con lo que complementaran la estrategia de distribución en México. 

Por otro lado, apuntó que debido al cierre por la pandemia de Covid-19, las cifras de ventas para finales de año se vislumbran bajas, puesto que de abril a diciembre prevén ingresos de alrededor del 50 al 55% en comparación con el 2019. 

“Los meses de abril, mayo y junio las tiendas permanecieron cerradas, por eso traemos un esfuerzo de julio a diciembre, donde por muy bien que nos vaya, cuando  lo conviertes al periodo abril-diciembre, las ventas que nosotros esperamos son de ese nivel. Es una estadística muy conservador pero con este asunto no sabemos cual va a ser la reacción final, y lo hemos platicado con otras marcas y ese es el sentir general”.

Mientras tanto, para el próximo año la compañía espera lograr las ventas obtenidas en 2019, ya que, consideran que regresar a esas cifras es un reto ante la actual situación económica. 

“No sabemos en qué prioridad va a quedar el gasto en moda después de esto, esperemos que siga siendo algo importante y que no vaya a cambiar mucho. Por eso, este año el escenario más positivo es llegar a un 50 o 55% de las ventas”, finalizó. 

Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio blank