Conecta con nosotros
blank blank

Construcción

GICSA con indicadores en picada y proyectos parados en el segundo trimestre

Publicado

el

Gicsa, empresa mexicana dedicada a la construcción, inversión, comercialización y operación de bienes raíces, cerró el segundo trimestre del año con una caída del 18% equivalentes a 944 millones de pesos, en comparación con el mismo periodo de 2019.

A través de su último informe financiero, la empresa explica que la baja se debe a los descuentos otorgados a los clientes de centros comerciales, oficinas y usos mixtos como apoyo ante la contingencia por el Covid-19. Además, que la recaudación de las rentas en algunos casos también se han visto interrumpidas, y existe una disminución en los ingresos de entretenimiento y hoteles, causados por el mismo motivo.

En un documento dirigido a la Bolsa Mexicana de Valores la compañía detalla que los ingresos operativos netos de la empresa alcanzaron los 780 millones de pesos entre abril y junio, 7% por debajo de lo registrado un año anterior.

Otro de sus indicadores en picada señalados es la utilidad de operaciones que disminuyó un 3%. Mientras que, el índice bruto de explotación consolidado (Ebitda, por sus siglas en inglés) registró 730 millones de pesos, lo que representa una desaceleración del 4% en el segundo trimestre en comparación con lo registrado entre abril y junio de 2019.

blank

El director general de grupo Gicsa, Abraham Cababie Daniel, señaló en el comunicado que estos cambios aún no se ven reflejados de manera significativa en los estados financieros de la compañía, sin embargo, sí han afectado su habilidad para recolectar efectivo de clientes debido a las caídas en las ventas.

Para preservar su liquidez la empresa ha emprendido diversos acuerdos con instituciones de crédito y tenedores de certificados bursátiles para adaptar las condiciones de diversos financiamientos a las circunstancias actuales. 

“Tomamos medidas de reducción en el gasto operativo y corporativo, logrando una reducción cercana al 40% de nuestros gastos durante el resto del 2020. Asimismo se detuvo la inversión en todos nuestros nuevos desarrollos, con excepción de Explanada Culiacán, cuyo avance excedía el 90% y Cero5Cien, el cual se autoconstruye con la cobranza de las ventas ya realizadas”, detalla la compañía.

Algunas de sus plazas, como Galerías Metepec Malltertainment y Grand Oudet Riviera Maya, se encuentran suspendidas temporalmente, pese a que se tenía calculado que arrancarán en el primer semestre de 2021. Por los tres proyectos, Gicsa tiene un monto por invertir de 2 mil 633.3 millones de pesos.

Hasta el 30 de junio, Gicsa contaba con el 58 % de sus locales comerciales en operación a causa de la pandemia. Sin embargo, no ha dejado de lado el apoyo a sus clientes con un programa con descuentos diferidos en el pago de la renta, que en promedio consideró un 50 % de descuento en las rentas de abril a junio.

Al cierre del segundo trimestre del año, el portafolio de Gicsa mantenía 16 propiedades en operación, ubicadas en la Ciudad de México y Zona Metropolitana, Acapulco, Culiacán, Cuernavaca, Puebla, Querétaro, Mérida, Pachuca y Coatzacoalcos, con un porcentaje de ocupación promedio del 90,5 %.

Construcción

Nuevo centro comercial Paseo Tláhuac genera descontento en la zona

Publicado

el

blank

Paseo Tláhuac es el nombre del centro comercial que se va a edificar en la alcaldía Tláhuac de la Ciudad de México, en el barrio rural de San Francisco Tlaltenco, frente al cerro de Guadalupe y en frontera con la Sierra de Santa Caterina, una reserva natural protegida

La empresa a cargo de la obra es Inmobiliaria y Constructora Patlali, quienes aseguran que la edificación abarcará 11 mil 215 metros cuadrados y se erguirá en un terreno de 6 mil 283 metros cuadrados; a sólo 700 metros de la estación de metro Tlahuac. Además, la construcción de la plaza dará trabajo a 160 personas y al menos 900 empleos formales una vez que comience a operar; eso sin contar las plazas laborales que abra cada locatario. 

blank
Foto vía Paseo Tláhuac

Los ejecutivos detrás del proyecto se comprometen también a instalar alumbrado en zonas aledañas para así reducir la inseguridad y a negociar con los comerciantes de la zona para que se haga una red de apoyo y no de competencia. Cabe la posibilidad de que se les permita a estos vendedores tener módulos permanentes dentro de Paseo Tláhuac.

Por otro lado, desde que se anunció la plaza se ha pronunciado el colectivo Red de mujeres feministas de Tláhuac en contra, pues, el proyecto va a causar impactos negativos como el desabasto de agua, tránsito de automóviles, contaminación sonora y más. 

blank
Foto vía pexels.com

“Estamos conscientes de que amenaza directamente la reserva ecológica que es la Sierra de Santa Catarina y es importante destacar que el cerro sirve para filtrar el 35% del agua que se consume”, comentó Katia, participante de la Red de mujeres feministas de Tláhuac. 

El desarrollo urbano en esta región está provocando hundimientos en el suelo, destrucción de cultivos y áreas naturales y desabasto de agua, de acuerdo con Gitana Periferia, otra activista del grupo; varias de las colonias y pueblos de la zona tuvieron servicios de agua de forma intermitente y con pipas.

Sigue leyendo

Descarga la edición

blank

Publicidad

Eventos

Lo más leído