La llegada y aumento en los contagios por el Covid-19 a México, ha sido la causa de varias medidas preventivas como lo es el home office o el total cierre de los sitios de trabajo, tal como lo anunciaron las automotrices General Motors y Toyota.

Mediante un comunicado, General Motors anunció que a partir de este viernes 20 de marzo suspenderá operaciones en su planta de ensamble ubicada en San Luis Potosí, la cual cuenta con un aproximado de 6 mil 300 trabajadores.

Esto como parte de las medidas de seguridad tomadas por el Coronavirus (Covid-19) y con el objetivo de realizar una limpieza profunda de las instalaciones. Reanudando actividades de manera regular (tentativamente) el lunes 13 de abril.

Asimismo, detalló que el resto de las plantas, ubicadas en Ramos Arizpe, Coahuila, y Estado de México continuarán operando de manera normal. 

Por su parte, la automotriz Toyota, había anunciado anteriormente un paro de dos días en la producción de vehículos en las fábricas de México, Estados Unidos y Canadá, no obstante, ha informado que dicho paro se ha ampliado a dos semanas. 

Tiempo en el que sus Centros de Distribución de partes y los centros logísticos de vehículos, operarán de manera regular. Las plantas de manufactura permanecerán cerradas del 23 de marzo al 3 de abril, retomando operaciones el 6 de abril de 2020.  

Al igual que General Motors, Toyota señala que dicha suspensión “es para ayudar a garantizar la salud y seguridad de sus asociados, socios y comunidades”.  Además de obedecer a la disminución anticipada de la demanda de vehículos por la pandemia.