Conecta con nosotros

Sustentabilidad

Inversión sustentable, el camino hacia la resiliencia de las empresas

Publicado

el

En los últimos años, la firma de manejo de inversiones BlackRock, ha impulsado la tendencia de “movimiento tectónico hacia la sustentabilidad”, que consiste en encontrar oportunidades financieras dentro de una problemática de urgencia para el planeta; tomando en cuenta que las empresas resilientes a los riesgos climáticos, y que apuestan por mejores prácticas en su operación, tienen ventaja en la transición a una economía de baja emisión de carbono

La firma explicó que el año pasado hubo una fuerte inclinación en las actitudes de la sociedad hacia el desarrollo sostenible, lo que ha estimulado presión política, impulsos regulatorios y avances tecnológicos al respecto. Esto se traducirá en un cambio en el comportamiento de los inversores y pondrá en marcha una reasignación de capital importante de manera gradual. 

“Creemos que hay un punto fundamental que a menudo se pasa por alto con la inversión sostenible. Es probable que se desarrolle una transición larga durante años y décadas, impulsada por los flujos de inversión, que rediseñarán todos los precios de los activos. Debido a que estos flujos están en sus primeras etapas, creemos que las consecuencias completas de un cambio hacia una inversión sostenible aún no están en los precios de mercado, y se puede obtener una ventaja de retorno durante esta transición”. 

Publicidad

Aunado a esto, cabe señalar que la pandemia ha acelerado este y otros procesos de transformación, principalmente en el campo de la tecnología, “esto destaca la necesidad de una resiliencia real en los portafolios, a fin de obtener protección contra diversos riesgos, desde la vulnerabilidad de las cadenas de suministro globales, hasta la intensificación de los efectos del cambio climático”, destaca la firma. 

Una de las problemáticas que afectan a todas las regiones, tipo de sectores y clases de activos, es la escasez de agua, que se intensifica con los crecientes riesgos relacionados con el clima, y amenaza no solo el ambiente y la salud, sino la producción y las cadenas de suministro, además de originar problemas geopolíticos por la posesión del preciado líquido. 

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), México se ubica en el séptimo lugar a nivel mundial en extracción de agua, y es considerado como uno de los países que tendrá una grave escasez en los años venideros. Esto deriva en un obstáculo para el desarrollo económico; BlackRock apunta que las empresas en regiones con carencias hídricas podrían gastar más para obtener agua, si no incrementan la eficiencia de su uso y cumplen con reglamentaciones ambientales estrictas. 

Existen otros conflictos ambientales, como el mal manejo de residuos o las altas emisiones de gases contaminantes, que ya están afectando el rendimiento a largo plazo de las compañías. No obstante, los daños financieros reales aún no están reflejados en los precios de los mercados, por lo que “una preferencia estratégica por los activos con altos puntajes de sustentabilidad podría mitigar los riesgos y ayudar a brindar una resiliencia real a los portafolios”, recalca BlackRock. 

La firma añade que hoy en día, los inversionistas cuentan con más opciones para integrar la sustentabilidad en sus portafolios, así como nuevos índices de referencia que ofrecen una exposición amplia al mercado, a la vez que se inclinan por la sustentabilidad. 

Un ejemplo de ello, es el fondo ESG BLKGLO3 de Citibanamex, creado de manera conjunta con BlackRock, cuyo objetivo es invertir de forma sustentable, tomando en cuenta tres puntos clave: dinamismo, ya que busca oportunidades y cuenta con inversiones multi-activas globalmente con un enfoque a largo plazo; seguridad, pues tiene portafolios diversificados, construidos con vehículos líquidos y transparentes; y  sustentabilidad, puesto que considera empresas con las puntuaciones más altas respecto a sus prácticas ambientales, sociales y de gobierno corporativo. Esta estrategia de inversión está disponible en México desde julio.

¿Qué son las prácticas ESG? 

Rocío Canal, Socia de Sustentabilidad en Deloitte México, detalló en el podcast “Encuentro” de BlackRock, que la cualidad para seleccionar portafolios con oportunidades de inversión sustentable, es que las empresas operen a partir de prácticas ESG (Environmental, Social and Governance por sus siglas en inglés). El aspecto ambiental tiene que ver con la forma en que identifican, miden, gestionan, y reportan sus impactos ambientales, en otras palabras, cuáles son esos impactos, cómo se pueden reducir y cómo se puede generar valor a través de ello. En cuanto a lo social, tiene que ver en cómo aporta al desarrollo de su capital humano y de las comunidades en que opera. Y por último, el gobierno corporativo, que refiere a la forma en que se toman decisiones y en que se dirige la empresa.

Asimismo, subrayó que existen reportes que demuestran que las empresas sustentables son más resilientes ante los riesgos, y que los inversionistas en tiempos de incertidumbre, como el actual, tienden a refugiarse en inversiones ESG. 

ESG en el sector inmobiliario

En el sector inmobiliario, las prácticas ESG pueden identificarse de la siguiente manera:

Ambiental, en modelos de eficiencia energética y gestión de agua de los inmuebles. 

Social, en la forma en que una edificación aporta valor a sus comunidad e inquilinos.

Gobierno corporativo, en reconocer que las propiedades inmobiliarias cuentan con una extensa cadena de suministro en su diferentes fases de desarrollo, por lo que es importante que todos los involucrados en ellas, cuenten con buenas prácticas o estén en proceso de mejorar su forma de operar.

La firma especializada en el manejo de inversiones Aberdeen Standard, considera crucial contar con una política clara y detallada que se respalde por estándares de calificación internacionales, como el Índice Mundial de Sostenibilidad para el Mercado Inmobilairio (GRESB por sus siglas en inglés). Del mismo modo, enfatiza que los inmuebles más modernos y eficientes, suelen atraer a los mejores inversionistas y clientes, lo que contribuye al mismo tiempo, en transacciones seguras, y a garantizar las rentas por arrendamientos.

Publicidad

Sustentabilidad

MexDer y Asigna contribuirán en el desarrollo de proyectos ambientales y sociales

Publicado

el

A partir de enero de 2021, la Bolsa de Derivados (MexDer) y la Cámara de Compensación (Asigna) de Grupo BMV, destinarán el 4% de sus ingresos operativos al desarrollo de proyectos que generen impactos positivos para el medio ambiente y la sociedad. Con ello, los clientes que operen y liquiden derivados en MexDer y Asigna estarán contribuyendo al fomento de inversiones responsables y la generación de un mercado resiliente.

“En la Bolsa de Derivados y Asigna estamos muy contentos de sumarnos a este tipo de iniciativas con las aportaciones que comenzamos a realizar desde el primer día de 2021. Tenemos el firme compromiso de contribuir en la educación financiera, las mejores prácticas de gobernanza y el combate al cambio climático, con la finalidad de que nuestros clientes e inversionistas puedan acceder a un mercado cada vez más sostenible”, dijo José Miguel de Dios, Director General de MexDer.

Las aportaciones contribuirán en el desarrollo de temas ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) y serán hechas al Consejo Consultivo de Finanzas Verdes, organismo representativo del sector financiero, cuyo objetivo es brindar capacitación e incidir en las mejores prácticas de mercado, regulaciones y mandatos de inversión, a fin de impulsar la movilización de capitales hacia activos verdes y sostenibles.

Publicidad

Desde 2011, Grupo BMV trabaja en estrategias de sostenibilidad con el objetivo de contribuir al desarrollo de mercados verdes y a fomentar la educación financiera a todos los niveles; en ese año creó el primer índice sustentable del mercado, y posteriormente en 2016 lanzó por primera vez bonos verdes, sustentables y sociales.

Asimismo en 2020, Grupo BMV refrendó su compromiso sostenible con una estrategia integral de sostenibilidad basada en ocho dimensiones, como son: Gobernanza, Productos y Servicios, Factor humano, Tecnología, Medio Ambiente, Social/Relacional, Intelectual y Económico. A través de este modelo se busca crear valor sostenible para clientes, inversionistas y público en general.

Publicidad
Sigue leyendo
Publicidad

Lo más leído