Conecta con nosotros

Vivienda

La vivienda en la era post pandemia

Publicado

el

La situación mundial ha llevado a revolucionar muchos sectores, por ende, la industria de la construcción y bienes raíces no es la excepción. Nos encontramos ante un enorme reto y capitalizarlo de la mejor forma es una tarea que se realizará en el futuro venidero.

Ante las complicaciones que representa el Covid-19, hay una gran discusión sobre el tema de densidad de población albergada en un complejo, es decir, se está replanteando el esquema de desarrollar vivienda con varias decenas o centenas de unidades dentro de un mismo espacio.

Si bien sabemos, la CDMX es una de las urbes que cuenta con la oferta de vivienda vertical más baja acorde a la densidad poblacional comparada con otras urbes a nivel mundial, esto sigue representando una magnífica oportunidad para el desarrollo de nuevos modelos que permitan mejorar la oferta de espacios a habitar; sin embargo, existen nuevas necesidades que se están palpando debido al confinamiento por el virus.

Publicidad

Hasta cierto punto, se da la obviedad en las adaptaciones que tendrán los complejos habitacionales del futuro, desde la filtración de aire acondicionado y ventilaciones, un diseño de las áreas comunes más enfocado en el exterior y por supuesto planes de contingencia y protocoles establecidos durante una epidemia o pandemia.

Uno de los cambios que se experimentará con más notoriedad en el corto plazo, es la adopción de los espacios abiertos y con horarios específicos para evitar la saturación, las amenidades con las que cuenten los desarrolladores estarán orientadas en este sentido para evitar la concentración de cualquier tipo. Los ambientes creados al intemperie tomarán fuerza.

Existen distintos tipos de desarrollos y en el confinamiento podemos percatarnos de las ventajas y desventajas que tienen cada uno de ellos, la realidad es que con las nuevas tendencias que se vienen platicando en la industria, nos encontraremos con más ‘sana distancia’ entre puerta y puerta, desarrollos pensados para que los servicios de mensajería, paquetería, entregas de comida y súpermercados sean más prácticos.

Hoy contamos con una limitación de tierra céntrica disponible en la capital para edificar nuevos complejos; democratizar la vivienda y realizar espacios orientados a la utilización del transporte será de vital importancia para enfrentar el nuevo hábito de vivienda. Es casi un hecho que tendremos necesidades post Covid-19 en este rubro.

El desarrollo de usos mixtos seguirá teniendo un empuje especial, contar en un mismo espacio con todo lo necesario para sobrevivir sin salir del complejo será fundamental para saciar todos los requerimientos que se tengan. Se está pensando en generar los accesos adecuados y con la mayor circulación e independencia posible, siempre aprovechando cada metro cuadro del terreno. Lo importante recae en que los nuevos proyectos tendrán que tener los accesos a cada uso determinado muy bien diseñado y así no interfieran el uno con el otro.

La descentralización o esparcimiento de la vivienda es una realidad, esta solución tiene aristas interesantes, pero nos encontramos con trabas importantes a solucionar en el corto y mediano plazo. Primeramente se tiene que resolver la cobertura en torno a los servicios, generar infraestructura en las periferias, o un poco más allá, traerá como consecuencia una inversión considerable, tanto del sector público como privado, aún no estamos preparados para experimentar un escenario de este tipo, por lo menos no en el presente inmediato. Las limitaciones que se tendrían de comunicación y movilización son una complicación real.

La corriente que acapara la atención de propios y extraños es la generación de micro ciudades en el nuevo desarrollo vertical. Al considerarse de gran valor, los usos mixtos dictarán la tendencia en vivienda, hay que recordar que al tener nuevos lineamientos sobre los asentamientos urbanos, se permitirá una mayor densidad poblacional en una zona y por ende un mejor aprovechamiento de la tierra disponible en la capital.

La vivienda verde es una tendencia que se ha manejado en los últimos años, mientras más autosustentable sea el inmueble, más atractivo será para la nueva generación pro-ambiental. El cuidado de los recursos naturales seguirá prevaleciendo y traerá mejores dividendos aunque la inversión sea un poco mayor.

Espacios abiertos e integrados de la mejor forma con la tecnología son parte de las nuevas tendencias, al igual que contar con amenidades en zonas exteriores. La industria en general debe comenzar a pensar en las necesidades de la Generación Z, tratar de cubrir sus requerimientos a partir de hoy, ya que por hábitos generacionales, en los próximos 20 años serán los mayores consumidores de vivienda a nivel global. La vivienda en renta continuará prevaleciendo sobre la compra.

Hay que recordad que nuestra sociedad tiene una gran diversidad, tanto en lo económico como en lo social, hacer complejos específicos de nicho es una alternativa, pero no debemos de olvidar que la vivienda es una necesidad básica y se tiene que generar la suficiente oferta para cualquier estilo de vida.

Es imperativo tener un mejor aprovechamiento de la tierra, generar complejos que permitan una mayor comunicación y movilidad, considerar una correcta circulación dentro de los complejos y mayor privacidad, son retos que la industria debe afrontar de cara a los nuevos hábitos de vivienda post pandemia.

Por: Homie.mx

Este artículo es de la edición 120 https://inmobiliare.com/inmobiliare-120/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.

Publicidad

Vivienda

Perspectivas del mercado inmobiliario de México 2021

Publicado

el

El año 2020 será conocido como el año que marcó la diferencia en todos los ámbitos desde la salud hasta los métodos de comerciar bienes y servicios hasta la interacción social. Desde luego el sector inmobiliario no se quedó atrás y aunque en el país se tenía previsto un crecimiento del 4% durante este año esta previsión ha cambiado.

El Banco de México estima que la economía mexicana se puede contraer entre 8.8% hasta 12.8% este año, mientras que la Secretaría de Hacienda prevé una caída de entre 7% y 10%, y para el próximo año la SHCP apuesta a una recuperación económica con una proyección de 4.6 por ciento del PIB, y a conseguir un equilibrio en las finanzas públicas y apoyar el gasto del sector salud y la inversión con la intención de mitigar el impacto de la pandemia.

Por esa misma cuestión, el sector está ante un panorama de recuperación un poco complejo, por lo que es importante remarcar la inversión inmobiliaria, ya que, la compra de un bien raíz es una de las inversiones más seguras debido a la rentabilidad que ofrece, es decir, a su retorno de inversión.

Publicidad

Recordemos que a pesar de la situación mundial la demanda de inmuebles no se detuvo al ser un producto de primera necesidad, y las propiedades en renta mantuvieron al sector en movimiento aunque se enfrentó a problemas debido a la pérdida de empleos. Pero si se toman en cuenta factores como el mantenimiento de las bajas tasas de interés y los plazos accesibles para financiamiento por parte de las instituciones bancarias y que las autoridades han anunciado planes económicos para revitalizar el sector de la construcción, dan certeza de que el mercado no se va a detener.

Que los procesos para impulsar el otorgamiento de créditos sean menos complicados será de gran ayuda para acelerar la comercialización inmobiliaria.

Actualmente la demanda de propiedades en venta tiene un mayor peso hacia los segmentos de interés social e interés medio, es decir, propiedades que no rebasan los 3 millones de pesos, con un 44% de la demanda total. Le sigue el segmento residencial con un 31% de participación (3-7 millones de pesos) mientras que el segmento residencial plus representa el 24% de la demanda total (propiedades que rebasan los 7 millones de pesos).

Al revisar con más detalle la evolución de la demanda de vivienda en venta por segmento en los últimos 6 meses, en términos generales sí hubo una contracción, especialmente la pandemia provocó una pausa en la decisión de comprar, sin embargo la intención no dejó de existir. Podemos observar que solo los segmentos de interés social o económico y el de interés medio son los que han tenido un comportamiento al alza, con un aumento del 5 y 8% respectivamente, mientras que los segmentos Residencial, Residencial Plus y Premium disminuyeron un -3%, -44% y -48%, respectivamente.

Cabe destacar que la industria de la construcción es imprescindible para reactivar el crecimiento económico del país, tras las afectaciones por el Covid-19, la importancia de la vivienda radica en que es una actividad que detona 37 de 42 ramas económicas, según la Canadevi.

Una vez que se ha determinado el fin del confinamiento, uno de los cambios que se vislumbran en los modelos de vivienda, además de la postergación en la compra como sucede en todas las crisis, son los cambios arquitectónicos, ya que tras lo vivido en la cuarentena, la población podría relegar algunos lujos por espacios más aptos para sus nuevas necesidades. Los desarrolladores tienen como área de oportunidad la creación de espacios más aptos priorizando la ventilación e iluminación natural, así como sistemas automatizados.

La recuperación llevará diferentes tiempos y será por regiones, con una tendencia para la vivienda de lugares mejor ubicados. Los precios podrían mantenerse o reflejar ligeros ajustes a la baja en los próximos meses, principalmente debido a que la demanda es incierta y los desarrolladores mantienen cautela para iniciar nuevos proyectos, y la recuperación proyectada para el 2021 será más lenta de lo que se había pensado a mitad de este año.

Una de las mayores esperanzas para la sostenibilidad y recuperación del sector inmobiliario es la continua demanda de vivienda; además de que se percibe cierta esperanza en cuanto a la recuperación económica desde la perspectiva del empleo, que detuvo su caída en el mes de junio.

El mercado inmobiliario tendrá que seguir mejorando e innovando para permanecer estable, fuerte y con recursos para emprender el camino del crecimiento desde el primer semestre del 2021.

Por LAMUDI

Este es un artículo de la edición 123 https://inmobiliare.com/inmobiliare-123/

Publicidad
Sigue leyendo
Publicidad

Lo más leído