Conecta con nosotros
blank blank

Sustentabilidad

Normatividad y eficiencia energética en la edificación

Publicado

el

El gobierno federal ha establecido las NOM-008-ENER-2001 y NOM-020-ENER-2011, para regir la ganancia o pérdida de calor en las construcciones. Dichas normas son obligatorias para edificios nuevos y favorecen el buen desempeño energético en las construcciones, beneficiando tanto a usuarios como a propietarios.
De acuerdo con la Agencia Internacional de Energía (IEA), el aumento de desarrollos inmobiliarios en México y América Latina, asociado al crecimiento de la economía regional, sostiene una tendencia a la alza para el sector. Esta condición prevalecerá por lo menos durante los próximos 30 años hasta llegar a una estabilización. Atender el crecimiento urbano y la demanda de energía de manera conjunta, y oportunamente es una línea de acción estratégica que proporciona beneficios a largo plazo, tales como la desaceleración de los efectos negativos de cambio climático o incluso como una tarea de seguridad energética a nivel nacional.Normatividad
En este sentido, el gobierno federal ha establecido Normas Oficiales Mexicanas (NOM). Dentro de éstas, destacan la NOM-008-ENER-2001 y NOM-020-ENER-2011, que rigen la ganancia o pérdida de calor de las construcciones. Dichas normas son de observancia obligatoria para edificios nuevos, y favorecen el buen desempeño energético en las construcciones al tiempo de beneficiar tanto a usuarios como propietarios de los inmuebles.
En particular, la NOM-008-ENER estableció la primera reglamentación oficial sobre eficiencia energética para la envolvente de edificios comerciales, tales como oficinas, restaurantes, aeropuertos, hoteles, hospitales, etc. La “envolvente” de un edificio está constituida por los elementos constructivos que separan los espacios interiores del exterior, y a través de ellos se intercambia calor, como lo son muros, puertas, ventanas, techos y pisos; de tal forma que, en gran medida, el consumo energético exigido para climatización artificial de un edificio se ve afectado importantemente por el tipo de la envolvente.
La NOM-008-ENER propone los requerimientos básicos que un instrumento de evaluación debe tener: aplicación en todo el territorio nacional, considerar la variación en condiciones climáticas a lo largo del país, y además definir un método de cálculo sencillo y consistente que sirve para evaluar cualquier tipo de proyecto.
Por otro lado, se encuentra la NOM-020-ENER, una norma que cumple con el mismo propósito que la que la anterior, pero aplicable exclusivamente a las construcciones de orden residencial; es decir, casas y departamentos. Esta regulación es de creación más reciente, vigente desde el año 2011, y se basa en la misma metodología que la NOM-008-ENER.
Sobrecosto, el principal mito a derrumbarart.3img1.1
A pesar del tiempo que ha pasado desde su publicación, la cantidad de proyectos que registran cumplimiento con la NOM-008-ENER, de acuerdo con la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE), hasta el año 2013 era de 145 proyectos. Una cifra extremadamente baja para la cantidad real de proyectos que están dentro del campo de aplicación de la norma. De igual manera, el número de construcciones que ha pasado por la evaluación de NOM-020-ENER es mínima. El bajo número de verificaciones se asocia a la percepción del sobrecosto que el cumplimiento de éstas puede suponer para un proyecto inmobiliario.

La inversión inicial adicional, que supone construir una envolvente que cumpla las normas anteriores, se tornará atractiva en la medida que puedan identificarse y cuantificarse los beneficios que proporcionará el edificio al dueño y a sus ocupantes. Éstos van desde la reducción significativa en la demanda de energía por parte del equipo de climatización e infraestructura eléctrica, hasta las ganancias económicas asociadas a la mejora en el bienestar y la salud de los ocupantes. Más aún, cuando todos los edificios de un centro urbano cumplen una normativa de eficiencia energética, ayudan a reducir la demanda energética de la zona y, consecuentemente, la exigencia a la red eléctrica, lo que finalmente puede traducirse hacia los usuarios en tarifas de menor costo. Particularmente es éste el caso de los mercado eléctricos, como el que entrará en operación próximamente en México derivado de la reforma energética.
Cumplimiento de las reglas: tarea de las unidades verificadorasarchitecture-69194_960_720
Imaginar la evaluación de las normas para todas las construcciones es una labor imposible para una sola entidad; conllevaría análisis, costos y procesos demasiado grandes para una sola dependencia.
Con el fin de comprobar el cumplimiento óptimo de las reglas y el involucramiento de los interesados, se ha establecido que las organizaciones que lo deseen puedan acreditarse como Unidades Verif icadoras de Normas. Éstas deberán haber pasado por un proceso de acreditación por parte de la CONUEE y la EMA (Entidad Mexicana de Acreditación), tras el cual estarán autorizadas para evaluar edificaciones, tanto en proceso de construcción como construidas, y elaborarán un dictamen de carácter oficial con el veredicto de la evaluación, mismo que no tiene art.3img2expiración.
La reducción de la demanda y el consumo de energía es uno de los varios frentes que un proyecto inmobiliario comercial debe enfrentar -ahora y en el futuro-, ya que su ciclo de vida se extiende regularmente por encima de 30 años. En este punto es evidente la importancia de un buen diseño, construcción y mantenimiento de un edificio que contribuya no sólo a las necesidades básicas de protección ante los elementos exteriores, sino que sirva como ejemplo de apego a las leyes y que acuse los beneficios del cumplimiento de éstas.
 
Bioconstrucción y Energía Alternativa (BEA), empresa consultora líder y pionera en Edificación Sustentable y Certificación LEED® en México y Latinoamérica, está acreditada como Unidad Verificadora de las normas oficiales mexicanas de eficiencia energética en envolvente NOM-008-ENER-2001 y la NOM-020-ENER-2011.
Normatividad_CesarUlises
Por Bioconstrucción y Energía Alternativa, S.A. de C.V.
César  Ulises  Treviño Treviño,

MSc LEED Fellow / Director General
utrevino@bioconstruccion.com.mx
Rafael Olvera
M.Ing. / SubGerente de la Unidad Verificadora
rolvera@bioconstruccion.com.mx
www.bioconstruccion.com.mx
 

Publicidad
blank

Sustentabilidad

La necesidad de infraestructura hídrica en México

Publicado

el

blank

México enfrenta un problema de desabasto de agua debido a la poca infraestructura hidráulica existente; 47% de la población no tiene acceso constante al líquido vitalConagua es la organización gubernamental encargada de distribuir agua al país, mediante su programa Proagua, el cual subsidia servicios básicos hidráulicos en territorio nacional, trabajan agua potable, drenaje y tratamiento de aguas residuales.

El dinero público que recibió esta organización desde junio del 2019 hasta el mismo mes del 2020 fueron 3,302 millones se pesos, mientras que la inversión anual sugerida, según los datos del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), es de 49 mdp, a lo largo de 21 años, para que exista una sólida sustentabilidad y seguridad hídrica, pero esta inversión no se ha hecho.

blank

“México vive en una paradoja: en el norte del país no se cuenta con el abasto suficiente del recurso natural, pero sí se tiene infraestructura, mientras que en el sur existe disponibilidad del agua, sin embargo, su infraestructura es nula”, manifestó Hugo Roberto Rojas, director de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México (ANEAS).

El país cuenta con 979 plantas potabilizadoras, 2,642 de tratamiento y 3,531 de uso industrial. El problema es que la tecnología y los recursos que obtienen estos lugares no es suficiente para la labor que deben llevar a cabo. Las aguas residuales a las que se les da uso de nuevo oscila entre el 30% y 40% de lo que se produce. Los líquidos residuales que se limpian pueden usarse para el riego y para el sector agricultor

El reúso, según el doctor Carlos López Morales, investigador del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales del Colmex, es una alternativa necesaria para disminuir la explotación de los acuíferos subterráneos que proveen a México. El agua que se extrae de estos se hace a un ritmo que duplica el volumen de recarga natural.

Además cuando la excavación es muy profunda, la concentración de fluoruro y de arsénico aumenta, ambas sustancias son nocivas para la salud si exceden los 0.025 microgramos por litro y los 1.5 microgramos por litro respectivamente, según la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994 con su última reforma en 2010. La extracción del subsuelo se debe a que el 80% de los cuerpos de agua están contaminados o secos por la sobreexplotación

blank

El agua es un recurso público, de hecho, el artículo 4° de la constitución mexicana establece, desde el 2010, que toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible, sin embargo, en la práctica los resultados son otros.

Gracias a la contaminación y el mal manejo hay una desconfianza en el agua potable de la federación y mucha gente ahora consume de los negocios privados que embotellan este líquido. Mismos que, gracias al extractivismo sin moderación, son responsables de muchas sequías en el país

La doctora Judith Domínguez Serrano, coordinadora académica del doctorado en estudios urbanos y ambientales de El Colmex, indicó que esta ley no se cumple. Que el agua llegue en pipas a muchos lugares no cumple con el derecho al agua, ya que no garantiza acceso de 24 horas. En 2016, según López Morales, la demanda del agua fue del 33% en el Valle de México y la región norte del país, 57% en la región centro y solo 9% en el sur.

Esta desigualdad es visible a menor escala: la CDMX gasta un promedio de 366 litros al día por persona, cuando, según la OMS, lo necesario para vivir dignamente es entre 20 y 50 litros diarios. Las zonas de alta actividad económica como Polanco tienen un gasto promedio de 500 litros, otras zonas como Iztapalapa usan entre 50 y 100. Volviendo al tema de la infraestructura, los acueductos en la ciudad tienen más de 50 años de antigüedad, son de asbesto y tienen muchas fugas que aumentan el malgasto del líquido. La doctora Domínguez insistió en que el mal uso en la ciudad afecta a todo el país y que se debe resolver. 

blank

Según el INEGI hay un 90% de cobertura nacional en agua, pero estos datos no consideran la constancia del agua y la infraestructura. Considerando lo anterior, solo el 25% del cumplimiento hídrico está bien gestionado.

El agua, además de ser vital para el consumo humano y el sostenimiento cotidiano de la vida, es esencial para la producción de prácticamente todo. No hay nada en la economía que no utilice agua de algún modo u otro”, enfatizó López Morales

“Tenemos que evolucionar para incorporar en los procesos de producción y generación el componente tecnológico, si no cada día que pasa nos quedaremos rezagados en contraste con lo que ocurre con el resto del mundo”, adviertió Roberto Ballinez de HR Ratings. 

Judith Domínguez y Carlos Andrés López participaron en el Foro Problemas Metropolitanos: Acciones para su Atención: Temática Agua, organizado por el Colmex, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) y la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Ambos coinciden en que se tiene que poner el tema del agua en toda agenda pública, mediática y política para así reformar nuestra relación con el líquido sin el cual no hay vida. De otra manera, la situación en 2030 será de emergencia. 

Publicidad
blank

Sigue leyendo
Publicidad
blankblankblankblankblank
Publicidad
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank
  • blank

Lo más leído