Conecta con nosotros

Arquitectura

Nuevo desarrollo en Pedregal se ‘inspira’ en arquitectura clásica de la zona

Publicado

el

Los arquitectos Luis Barragán y Max Cetto fueron piedra angular en el desarrollo de Jardines del Pedregal, al sur de la CDMX. Los diseños arquitectónicos de sus casas sirvieron como inspiración para varios colonos que fueron poblando esta zona. Hoy, una nueva apuesta del sector vivienda quiere retomar la historia de las primeras residencias que poblaron el área para un nuevo mercado. 

Con catorce niveles de construcción, PEDRE pretende hacer una ruptura con los complejos de vivienda vertical ofertados en la Ciudad de México y brindar a sus residentes una experiencia, que como lo describen, “tenga un valor social encontrando intersticios de colaboración y diálogo con el entorno”.

Foto: PEDRE

Durante el evento de presentación del desarrollo a inversionistas y medios de comunicación, se llevó a cabo un recorrido por las casas Max Cetto y Prieto López, que fueron pioneras en Jardines del Pedregal y son referente histórico de la zona. Si bien, PEDRE no se identifica como ‘copia’ de estas propiedades, sus características arquitectónicas sirvieron como referencia para el nuevo complejo.

La casa-estudio de Max Cetto 

Ubicada en la calle de Agua, la residencia en la que el arquitecto alemán, Max Cetto, ideó la mayor parte de su obra en el país es catalogada como una de las primeras casas construidas en esta zona

Contrario a la mayoría de desarrollos que se construyeron en la primera etapa de Jardines del Pedregal, la casa de Max Cetto fue diseñada en función de la topografía, accidentada por la presencia de piedra volcánica de la erupción del volcán Xitle. 

Se trata de un espacio arquitectónico en un terreno de 1600 m2 cuyo principal foco de atención son los jardines trasero y delantero, que fueron diseñados por la esposa de Cetto. La construcción consta de dos niveles, siendo el superior el estudio del arquitecto.

Foto: Inmobiliare

La casa Prieto López 

Se encuentra en Avenida de las Fuentes y fue uno de los diseños de vivienda a cargo del arquitecto Luis Barragán. Al contrario de la casa Cetto, esta residencia se caracteriza por sus amplios espacios y por lo ‘enigmático’ de su construcción, que revela poco a poco cada una de las áreas de la casa. 

Barragán privilegió las áreas de jardín de la residencia, que se adornan con las rocas volcánicas del Pedregal. La construcción delata el estilo arquitectónico del arquitecto, quien imprimió su gusto por los espacios iluminados, techos altos y ventanales amplios.

Foto: Inmobiliare

PEDRE, un desarrollo empático con el contexto

De acuerdo con el sitio web de PEDRE, se buscó que el edificio trabajara en conjunto con el patrimonio cultural construido y con la reserva natural aledaña. Se describe como una obra “atemporal, pragmática, sólida, confortable, funcional y resiliente que genera empatía con el contexto”. Sus responsables arquitectónicos hacen énfasis en su ubicación privilegiada y su rango de opciones de precios.

Ubicación: Jardines del Pedregal, CDMX

Estatus: en construcción

Niveles: 14

Departamentos: 112

Espacio de área libre: 1,832 m2

Amenidades: Lounge, comedor, alberca, gimnasio y sky garden

Foto: PEDRE

Publicidad
mercado libre octubre

Arquitectura

Programa Nacional de Reconstrucción promueve arquitectura popular y vernácula

Publicado

el

Ante los sismos de septiembre de 2017 y febrero de 2018 en la región centro-sur de México, los gobiernos estatales y municipales han trabajado de manera conjunta para la protección y garantía de los derechos humanos de la población afectada, esto mediante el Programa Nacional de Reconstrucción (PNR), cuyas acciones se han enfocado a la reconstrucción, rehabilitación, acondicionamiento, reparación y restauración de la infraestructura.

Con una inversión de ocho mil millones de pesos aprobados en 2019 por el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se ha promovido la reconstrucción de viviendas, planteles educativos, infraestructura de salud y la conservación de bienes culturales, históricos, arquitectónicos y artísticos en los estados de México, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Ciudad de México.

Además se han utilizado recursos provenientes del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), aseguradoras y el Instituto Mexicano del Seguro Social; así como aportaciones de fundaciones y organizaciones de la sociedad civil que han manifestado su interés de apoyar, como Fideicomiso Fuerza México, Fundación Televisa, Fomento Social Citibanamex, Fundación BBVA Bancomer, Fundación Carlos Slim, Fideicomiso Proviváh.

Sin embargo, el programa no ha implicado únicamente la reparación o reconstrucción de los inmuebles, sino que tiene un enfoque de gestión integral de riego. Por ello, en el proceso se ha tenido un especial cuidado en restaurar, mantener y rehabilitar los monumentos arqueológicos, históricos y artísticos, como templos, capillas, casas de cultura, museos, centros culturales, vivienda histórica, así como otros edificios catalogados.

Al mismo tiempo, se ha procurado la conservación y mantenimiento de la arquitectura popular y vernácula de los sitios que dan identidad y son parte del patrimonio cultural de las comunidades. En el caso de vivienda, se busca utilizar los procedimientos y materiales tradicionales adecuados, respetando las distintas formas de uso y características de los espacios de vivienda y las tipologías de las construcciones.

Un ejemplo claro del programa son las casas que la Comisión Nacional de Vivienda construyó en el municipio de San Dionisio del Mar, en el estado de Oaxaca, en las cuales se respetan los usos y costumbres de la comunidad.

Cabe mencionar que durante el 2020 se invirtieron 3,143 millones de pesos para la reconstrucción en el estado de Oaxaca divididos en: 3,903 viviendas, 12 centros educativos, 6 de salud y 448 inmuebles de valor cultural. Sin embargo, de acuerdo con David Cervantes Peredo, Comisionado Nacional para la Reconstrucción, se encuentran en proceso más de 600 obras en toda la entidad. 

Los sismos de 2017 y 2018 impactaron severamente la región, ocasionando pérdidas humanas, la destrucción o daño de 208 mil inmuebles así como afectaciones a la infraestructura y redes de comunicación, que provocaron afectaciones sociales y económicas a las comunidades, mismas que al no haber sido atendidas, o no haber sido atendidas adecuadamente (en la mayoría de los casos), ha impedido a las personas el retorno a la normalidad de su vida cotidiana. 

Publicidad
mercado libre octubre
Sigue leyendo
Publicidad
Banner skyhausAltio CapitalAxezaBeckBrickCiudad Mayakoba
Publicidad
  • Banner Colliers

Lo más leído