Conecta con nosotros

Arquitectura

Nuevo restaurante japonés con atmósfera de cueva facetada

Publicado

el

Oku es un nuevo restaurante japonés ubicado en la zona noreste de la Ciudad de México en la planta baja de un edificio corporativas en la calle Prado Sur; cuenta una superficie construida de 100 m2 y con un diseño arquitectónico de Isaac Michan y Alan Eskildsen.

La estructura formal del espacio aparece como una atmósfera de cueva facetada que se corta y se deforma para adaptarse a las diversas necesidades del restaurante. La cocina y los servicios se ubican en la esquina posterior del local, abriendo el resto del lugar para la recepción, la barra de sushi y el espacio interior y exterior de comensales con distintos tipos de asientos.

Si bien el elemento del techo cambia constantemente, también genera una unidad espacial entre todas las áreas desde la terraza al aire libre hasta el interior. Tres elementos bajan del techo para coincidir con el programa y las ambiciones estéticas. Uno llega al suelo y se convierte en una columna de servicio que contiene los baños, mientras que los otros dos se cortan a 2,4 m y crean un elemento de iluminación artificial que enmarca la barra de sushi y le da carácter. Estos elementos están revestidos internamente con latón para contrastar la crudeza de las células de cemento. El resto del interior es de madera de roble que, en relación con los otros materiales, crea un ambiente sepia.

Publicidad

El restaurante de fusión japonesa se enorgullece de un menú basado en ingredientes frescos y de alta calidad, que buscan crear platillos de inspiración oriental con toques culinarios internacionales y sabores originales que sorprenden a sus comensales. Al respecto comenta el chef Mario Alberto Rodríguez Sánchez: “OKU tiene muchos significados entre ellos hay uno que quiere decir: dar y recibir de corazón, que es lo que nosotros como restaurante ofrecemos a cada uno de nuestros clientes. Recibir de ellos, su gran satisfacción, por cada platillo que prueben”.


Publicidad

Arquitectura

Estudio de arquitectura del Reino Unido construirá 4 rascacielos en Qatar

Publicado

el

El estudio de arquitectura del Reino Unido Foster + Partners ha dado a conocer su nuevo proyecto que consta de cuatro rascacielos “Lusail Towers” en Qatar, serán edificados en el nuevo desarrollo de Lusail City, al norte de Doha; están a unos kilómetros del estadio Lusail que se esta edificando para la Copa Mundial de FIFA 2022. 

Lusail Towers, de 1.1 millones de metros cuadrados, será la sede del Qatar National Bank, Qatar Central Bank, Qatar Investment Authority y Qatari Diar; dos de los cuatro rascacielos serán de 70 pisos y los demás de 50. Las huellas elípticas de las torres se transforman en 90 grados a medida que el edificio se eleva para dar la impresión de una estructura asimétrica.

“Desplazando suavemente el eje de visualización hacia afuera y ofreciendo impresionantes vistas de la ciudad circundante y el paseo marítimo. La estructura permanece simétrica en planta a través de esta transformación y comprende un núcleo central de hormigón rodeado por dieciséis columnas inclinadas alrededor del perímetro, para crear la geometría única del diseño“, comentó Roger Ridsdill Smith, jefe de ingeniería estructural del estudio. 

Publicidad

De acuerdo con Foster + Partners, los rascacielos estarán revestidos de aluminio de grado marino con aletas que suben por el edificio para proteger sus ventanas del sol. “Las aletas de sombreado giratorias se desarrollaron luego para ofrecer una sombra solar exterior óptima, junto con una reducción inherente del acristalamiento expuesto”, explicó Piers Heath, jefe de ingeniería ambiental. Quien además destacó que el diseño ambiental fue un factor clave para el diseño. 

Asimismo, los ingenieros destacaron que las propuestas de diseño de sistemas activos incluyen: almacenamiento térmico centralizado utilizando materiales innovadores de cambio de fase para reducir la energía de enfriamiento, sistemas hidrónicos de alta presión para reducir la energía de bombeo, ventilación controlada por demanda para disminuir la energía del ventilador, iluminación LED eficiente y controles de automatización avanzados que contribuyen al decrecimiento en la demanda de energía del sitio en un 35% en comparación con un edificio de referencia. Y en respuesta a la escasez de agua en la región, las aguas grises, el agua de lluvia y el condensado se reciclan y reutilizan en el sitio para riego y descarga de inodoros.

Se espera que el proyecto esté listo antes de que comience la Copa del Mundo, es decir, antes del 2022, por lo que Jonathan Parr, socio senior de Foster + Partners, expresó “los proyectos asociados con los principales eventos deportivos no dejan lugar a retrasos”.

Publicidad
Sigue leyendo
Publicidad

Lo más leído