Conecta con nosotros
blank blank

Sustentabilidad

Nuevos edificios certificados WELL : apostando por el mejor equipo

Publicado

el

Hoy en día, los beneficios más grandes que la edificación sustentable ha demostrado son su efectiva capacidad para mitigar el impacto medioambiental y su rentabilidad, durante el ciclo de vida de los proyectos inmobiliarios. Todo ello, gracias a mejores prácticas de planeación, diseño, construcción y operación de espacios construidos, que procuran el uso eficiente de los recursos materiales y económicos.
Si bien es de suma importancia cuidar de los factores ambientales desde las tempranas fases de construcción, pare
cería que el siguiente paso para las edificaciones ‘verdes’ o sustentables es atender, adicionalmente, la salud de las personas. Es decir, fomentar el bienestar humano a través de las apropiadas condiciones físico-químicas de un recinto. Y no es esto para menos, ya que de acuerdo al International WELL Building Institute (IWBI), pasamos aproximadamente el 90% de nuestro tiempo en interiores, por lo que este reconocido Instituto presenta su argumento principal bajo una contundente premisa:  “la pieza faltante en la conversación de la sustentabilidad es sobre cómo construir para las personas”(1).

Asimismo, la relación entre una edificación y los efectos que ésta provoca en sus ocupantes, es un campo de estudio sobre el cual el Consejo Mundial de Edificación Sustentable (World Green Building Council) ha publicado diversos informes.
El capital humano: la inversión más valiosa
El reporte Health, Wellbeing & Productivity in Offices2, publicado por el WorldGBC, revela qnuevos-edificios_txtue el personal ocupante de un edificio (p.ej. de oficinas) y sus gastos relacionados, tales como salarios y prestaciones, representan el 90% de las erogaciones del costo de ciclo de vida para una edificación comercial; mientras que el porcentaje restante va dirigido hacia el pago de rentas y operaciones de mantenimiento del edificio. Este sorprendente dato debe ser seriamente valorado por las organizaciones, identificando que un alto porcentaje de sus gastos se relaciona de manera directa con el personal usuario de los entornos construidos.
Las estrategias de arquitectura e ingeniería, en función del bienestar humano en espacios de trabajo, encuentran resonancia en tres ámbitos principales:

  • Económico: el número de horas-hombre trabajadas se incrementa, al disminuir la tasa de ausentismo causada por enfermedades, provocando una más baja rotación de personal al otorgarle al trabajador un mayor sentido de pertenencia. Incluso, se logra una disminución en los costos de seguros médicos.
  • Percepción: basado en estudios y/o exámenes de autovaloración por parte de los ocupantes del espacio. Las respuestas de los encuestados pueden proveer información de alto valor para tomar mejores decisiones operativas en el sitio de labores.
  • Física: ésta se basa en información física y material del ambiente de trabajo, como iluminación, calidad del aire, temperatura, vistas al exterior, acabados e instalaciones, etc.

WELL, la certificación del bienestar

Ante el imperativo de influir de manera positiva en el bienestar de los ocupantes de un recinto, el IWBI ha creado la Certificación WELL Building Standard®, que se presenta como una innovadora evaluación de clase mundial, a fin de cumplir este propósito. Esta evaluación nace después de siete años de profunda investigación médica sobre la conexión entre los edificios y sus impactos en la salud, bienestar y productividad en los ocupantes/usuarios.
La Certificación WELL es un sistema basado en la medición, monitoreo y certificación del desempeño del ambiente construido, que impacta en la salud y el bienestar a través de 7 (siete) conceptos fundamentales: agua, aire, nutrición, iluminación, bienestar físico, confort y mente. Con más de cien características que pueden relacionarse tanto con el diseño/operación de los espacios como con el comportamiento humano, los edificios con certificación WELL contribuyen a que el entorno construido mejore la nutrición, bienestar físico, estados de humor, patrones de sueño y desempeño productivo de los ocupantes.nuevos-edificios-certificados-1
El objetivo principal de esta certificación -de muy reciente creación- es originar una experiencia positiva en el ser humano, misma que se reflejará en un aumento de sus capacidades de contemplación, concentración y productividad, reforzando el sentido social de los individuos y motivando su sentido de pertenencia con el entorno.
Más aún, estos múltiples beneficios también se trasladan en activos tangibles de toda empresa, al ofrecer una imagen corporativa vanguardista con una notoria atracción o retención tanto de clientes como de colaboradores que inspiran felicidad, identidad y cultura propios. Asimismo, resalta el liderazgo de la empresa mediante un aseguramiento de la calidad, una diferenciación ante los competidores, un valor agregado mercadológico invaluable y un atractivo retorno de inversión, al considerar los beneficios suaves y duros que oferta esta certificación.

Según una prueba piloto de aplicación de la Certificación WELL Building en las oficinas centrales de la empresa CBRE, localizadas en Los Ángeles, se alcanzaron altos estándares respecto a la experiencia de los ocupantes. El 83% de éstos aseguraron que se sentían más productivos y más del 90% coincidieron que este nuevo espacio ha creado un efecto positivo en su salud, al igual que una mejora en su desempeño laboral, promoviendo la interacción entre colaboradores. De igual manera, los encuestados afirman que el 100% de los clientes están interesados en su nueva forma de pensamiento. Según este caso de estudio, la empresa reportó por la implementación de la certificación, un sobrecosto de inversión de apenas un +1.74% contra el presupuesto original.
Debe destacarse que el costo adicional que representa la Certificación WELL es variable para cada uno de los proyectos. Para construcciones de alta calidad y alto grado de sustentabilidad, los costos disminuyen sensiblemente debido al ‘alto nivel’ de sus estándares y especificaciones base. Las inversiones complementarias varían para cada proyecto, dependientes de su vocación, tipología y escala. De hecho, muchos elementos requeridos por WELL no son más costosos, sino que sencillamente se trata de selecciones más conscientes y elaboradas.
Si bien la Certificación WELL ha sido creada por el IWBI, el Green Business Certification Inc. (GBCI) funge el rol de tercero imparcial que registra, recibe documentación y acredita cada proyecto. Es precisamente el GBCI que realiza el mismo papel de acreditador para la certificación LEED® (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, por sus siglas en inglés), creando sinergias entre los requerimientos de ambas certificaciones.
WELL en el mundonuevos-edificios-certificados-2
A la fecha, la Certificación WELL cuenta con 255 proyectos registrados alrededor del mundo, tanto en su ‘versión piloto’ como en la ‘versión 1’ en búsqueda de la acreditación en cualquiera de sus niveles: Plata, Oro y Platino. Hasta septiembre del 2016, existen 8 proyectos certificados WELL en su versión piloto, y solamente las oficinas centrales de TD Bank, en Ontario, Canadá, han logrado esta evaluación en su versión 1 a nivel global.
En Latinoamérica y El Caribe, existen
13 proyectos en pos de esta nueva certificación: para su versión piloto; Barbados posee 7 proyectos y Haití 1. Por otro lado, en la búsqueda de la certificación en su versión 1, México ha registrado 3 proyectos (2 en CDMX y 1 en Monterrey), mientras que Colombia y Brasil, 1 individualmente.

El objetivo de WELL es proveer soluciones dentro de la estructura de los edificios que fomenten de manera positiva la salud y bienestar de los ocupantes. Además de ser un diferenciador de alto nivel para la identidad corporativa, es un factor impulsor para el activo más valioso de toda organización: sus colaboradores.
Bioconstrucción y Energía Alternativa (BEA), empresa consultora pionera y líder en Edificación Sustentable y Certificación LEED en México y América Latina, promueve certificaciones de vanguardia como WELL Building. BEA ya está desarrollando uno de los primeros proyectos que persiguen esta certificación en la región, contando con un experimentado equipo multidiscinormatividad_cesarulisesplinar liderado in-house por el primer Profesional Acreditado WELL en Latinoamérica.

POR Bioconstrucción y Energía Alternativa, S.A. de C.V.
CÉSAR ULISES TREVIÑO TREVIÑO,MSc LEED Fellow / Director General
utrevino@bioconstruccion.com.mx
ENRIQUE BETANCOURT Publicidad y Marketing
ebetancourt@bioconstruccion.com.mx

Sustentabilidad

Viva Aerobus y Anaconda Carbon firman alianza para compensar huella de carbono

Publicado

el

blank

Viva Aerobus firmó una alianza estratégica con Anaconda Carbon, empresa dedicada al impulso y desarrollo de tecnologías de energías renovables, eficiencia energética, reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) e iniciativas de sostenibilidad. El objetivo de esta colaboración es lanzar un programa de compensación voluntaria de huella de carbono para los pasajeros de la aerolínea.

Viva Aeroubus detalló a través de un comunicado que buscan mitigar la huella de carbono, es decir, la totalidad de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) liberadas a la atmósfera directa e indirectamente a través de la operación de la aerolínea. En este sentido, el propósito de esta alianza es compensar dicha huella, mediante una serie de acciones que neutralicen la cantidad de emisiones GEI, invirtiendo y apoyando económicamente proyectos para la mejora del medio ambiente.

blank
Imagen cortesía Viva Aerobus

Como parte de su programa de cultura ambiental El Futuro es Verde, la aerolínea lanzó una iniciativa de compensación voluntaria que invita a sus pasajeros a sumarse a la lucha contra el cambio climático. Esto consiste en que, al realizar su compra de vuelo en el sitio web de la aerolínea, los pasajeros pueden elegir la opción de “compensar la huella de carbono”.

Así, junto con Anaconda, se calcula la huella de carbono real por su viaje y se indica el monto correspondiente a compensar de acuerdo con los procedimientos establecidos a nivel global, utilizando las métricas y metodologías establecidas en el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero de las Naciones Unidas y el Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC).

Al realizar esta acción, todos los pasajeros que decidan participar recibirán un Certificado que avala su contribución, especificó Viva. 

“Es motivo de orgullo poder desarrollar un programa conjunto con esta empresa líder en la industria aérea en Latinoamérica; colaborando de esta forma en generar y desarrollar un proceso de concientización, educación y contribución ambiental para los pasajeros de Viva Aerobus, invitándolos a ser parte de la solución del problema de una forma conjunta, colaborativa y contributiva con los diferentes proyectos a los cuales estará apoyando el programa”, indicó Christian Giles, Socio Director de Anaconda Carbon.

La empresa informó que los recursos obtenidos en una primera etapa, serán destinados al proyecto Carbono, agua y biodiversidad indígena en Oaxaca que, avalado por el CAR (Carbon Action Reserve), tiene como objetivo mitigar el impacto ambiental causado por la explotación forestal, así como restaurar áreas con erosión severa o aquellas afectadas por incendios y plagas. 

Además, con esta iniciativa la empresa busca ayudar a proteger y prevenir daños por incendios, pastoreo y uso ilegal de los recursos forestales; y con ello no solo proteger la flora y fauna, sino crear fuentes de empleo para la población local y un desarrollo social y económico regional apalancado de una gestión sostenible del bosque.

“En Viva, la sustentabilidad es un elemento central de la estrategia de negocios. Por ello, estamos trabajando e invirtiendo por una operación en armonía con el entorno. Ya somos la aerolínea más verde de México al tener la menor emisión de CO2 por pasajero, pero llevamos nuestra responsabilidad al siguiente nivel de la mano de Anaconda. Con esta alianza, nos convertimos en la única aerolínea mexicana que permite a los pasajeros compensar de manera voluntaria su huella de carbono real por vuelo y no una aproximación genérica”, mencionó Juan Carlos Zuazua, Director General de Viva Aerobus.

La aerolínea se ha planteado como objetivo reducir en más del 15% sus emisiones de CO2 por asiento por kilómetro y CO2 por pasajero por kilómetro para el 2025. “Viva Aerobus no sólo es la mejor opción de vuelo por los precios bajos, seguridad y confianza que brindamos, también por nuestro compromiso a largo plazo con el medioambiente”, concluyó Zuazua.

Sigue leyendo

Descarga la edición

blank

Publicidad

Eventos

Lo más leído