Conecta con nosotros

Industria

Nuevos espacios de trabajo para optimizar dinámicas laborales

Publicado

el

En un mundo cada vez más móvil e interconectado las empresas se enfrentan a la necesidad de ofrecer nuevas formas de trabajo que proporcionen a sus empleados los recursos necesarios para que desempeñen su función de manera eficiente.

De acuerdo con datos de la disciplina en Corporate Real Estate, la flexibilidad y la tecnología son las dos piedras angulares de los nuevos modelos de trabajo en las grandes urbes globales. Datos de la empresa de servicios inmobiliarios JLL demuestran que desde 2010 en América Latina, el mercado de espacios flexibles ha crecido 23% por año en la región. Asimismo, 3.6% del total del stock de oficinas Clase A y Clase AB (900.000 metros cuadrados) es ocupada por proveedores de espacios flexibles.

Esta modalidad de flexibilidad es cada vez más solicitada por usuarios millennials y centennials (las próximas generaciones de empleados) quienes buscan espacios de trabajo que promuevan la interacción, traduciendo este fenómeno en eficiencia y optimización de espacios para las compañías.

Publicidad

Asimismo, los espacios flexibles también se han transformado del modelo pionero de coworking enfocado en freelancers a start-ups orientados a usuarios de oficina tradicionales con sitios multifuncionales dentro de un único diseño de oficina, es decir, espacios para tareas particulares como capacitación, concentración, colaboración y socialización. Estos espacios basados en actividades, impulsan que ningún empleado tenga una estación de trabajo asignada o fija.

Entre los beneficios de esta práctica está el mejoramiento de la satisfacción y el rendimiento de los empleados, además, pueden reducir considerablemente el área de oficina requerida, optimizando el uso del espacio existente. De acuerdo a más de cincuenta estudios de uso de espacios llevados a cabo por JLL en oficinas de empresas provenientes de distintos rubros dentro de América Latina, la tasa de vacancia promedio en las oficinas tradicionales es del 40%. Esto significa que un alto porcentaje del espacio de oficinas podría ser reasignado o reducido mediante la aplicación de conceptos de uso más inteligentes como lo es la flexibilidad.

Al respecto, Arturo Bañuelos, Director General de Administración de Proyectos y Desarrollos de JLL México menciona que uno de los actuales desafíos a los que se enfrentan las empresas es la atracción y retención de trabajadores calificados que no gustan de las oficinas tradicionales, lo que orilla a las compañías a proporcionar espacios que aporten un equilibrio laboral entre las tres tipos de generaciones laborales, baby boomers, generación x y millenials por lo que esta modalidad continuará en aumento.

Asimismo, un análisis de JLL sobre los diferentes mercados de América Latina revela que México ocupa el primer lugar en términos de oferta de oficinas flexibles con 300 mil metros cuadrados, seguido por Argentina (177 mil metros cuadrados) y Brasil (153 mil metros cuadrados); sin embargo, sobre la base estimada de demanda de usuarios corporativos, JLL anticipa que, en promedio, 15% del stock total de oficinas en cada mercado será flexible para 2030.

Otro elemento detrás de estos cambios que permite la aplicación de prácticas de trabajos flexibles es la tecnología, factor que está redefiniendo los lugares y las formas de trabajo.

Entre las ventajas que la tecnología aporta a las nuevas formas de trabajo se encuentran automatizar procesos para conseguir mayor productividad en las jornadas de trabajo, incorporación de nativos digitales en las plantillas de personal, atracción y retención de talentos adecuados a los objetivos de la empresa, además de impulsar la opción de consultores independientes y trabajadores eventuales contratados a través de mercados virtuales.

De igual forma, en las oficinas, la adopción de la tecnología permite espacios con ubicaciones estratégicas para fomentar la innovación, interacción y capacitación de talento, superficies flexibles y adaptables tales como oficinas con servicios y espacios de trabajo compartidos así como una óptima conectividad al interior y exterior de las compañías.

De esta manera las empresas que logren ajustar la flexibilidad y la tecnología como modelos de trabajo, estarán preparadas para un futuro exitoso.

Por División de Proyectos y Desarrollos de JLL México

Este es un artículo de la edición 118 de la revista Inmobiliare http://inmobiliare.com/inmobiliare-118/

*Nota del editor: Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Inmobiliare.

Publicidad

Industria

Repunta actividad inmobiliaria industrial por auge del ecommerce en la CDMX

Publicado

el

Los indicadores del mercado inmobiliario industrial de la Ciudad de México y su área metropolitana al cierre del 2020 se mantuvieron en una relativa estabilidad, a pesar del impacto en la economía que tuvo la contingencia sanitaria del Covid-19, señala CBRE en su último reporte.

Ante las medidas de confinamiento la baja de actividad industrial fue inminente en todos los subsectores, sin embargo, la manufactura es la que ha tenido una recuperación más rápida. Asimismo, el auge del sector logístico como consecuencia del crecimiento en el ecommerce ha sido un factor determinante para el repunte de la actividad inmobiliaria industrial en la CDMX y su zona conurbada. 

Según el reporte al cierre del cuarto trimestre (4T), el inventario se situó en 9.03 millones de m2, un incremento del 2.8% con respecto al mismo periodo del año anterior, concentrando la nueva oferta en centros de distribución de última milla hacia la segunda mitad del año.

Publicidad

La construcción ha mantenido su dinamismo, situándose en 379 mil m2, un aumento de más de 153 mil m2 con respecto del 4T de 2019. La mayoría de los nuevos espacios se concentran en Tepotzotlán y Cuautitlán, dos de los submercados que más han crecido, con incrementos de entre el 1 y el 4% en comparación con el 4T del 2019.

La tasa de vacancia cerró en 5.3%, tan sólo 0.2 puntos porcentuales por encima de la de 2019, motivado por la nueva oferta. El precio de salida cerró en US $5.69/m2/mes, 80 centavos más que el 4T de 2019; y  la absorción neta se colocó en 70,972 m2.

Se espera que la demanda de espacio destinado a logística y distribución aumente durante 2021 y continúe impulsada por el cambio en los hábitos de consumo y la expansión del ecommerce, lo que se verá reflejado en esta región del país.

Publicidad
Sigue leyendo
Publicidad

Lo más leído