Conecta con nosotros

Desarrollo Urbano

Parque Hídrico La Quebradora

Publicado

el

Después de que el año pasado obtuviera el primer lugar en los Lafarge Holcim Awards en Latinoamérica, el parque hídrico La Quebradora está a unos meses de ser terminado en una de las zonas más problemáticas de la delegación Iztapalapa, la más poblada de la Ciudad de México y la que presenta mayor desabastecimiento de agua potable.

La planeación del proyecto se dio después de que el gobierno local solicitará al Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM un diagnóstico sobre la situación hídrica de la entidad, lo que dio como resultado una propuesta en el predio del mismo nombre a las faldas de la sierra Santa Catarina.

Imagen de archivo

Con una inversión actual aproximada de 300 millones de pesos el parque fue diseñado en una superficie de 3.84 hectáreas con el objetivo de recibir agua pluvial proveniente de la sierra y evitar inundaciones a través de tres niveles de infraestructura: captación, infiltración y almacenamiento de agua. Así como proporcionar espacios públicos y áreas verdes para poco más de 35 mil habitantes, lo que aportará 1.13 metros cuadrados de espacios verdes por persona en la delegación Iztapalapa.

De acuerdo con el coordinador general de la obra, Dr. Manuel Perló Cohen, académico de la Universidad, La Quebradora representa un nuevo paradigma, ya que aumentará la capacidad de  infiltración de agua en 35% y triplicará la cantidad de árboles en la zona e implementará áreas culturales, deportivas y recreativas.

Imagen de archivo

Entre las amenidades con las que contará se encuentran una librería, cafetería, skate park, canchas de basquetbol y voleibol, juegos infantiles, gimnasio y teatro al aire libre para 300 personas, así como con lugares cerrados como un centro comunitario y una aldea digital.

Finalmente, se espera que el parque tenga una duración -en servicio- de 500 años, de acuerdo con el académico de la UNAM.

Por Mónica Herrera Peña

Desarrollo Urbano

Importancia del urbanismo y retos para el sector inmobiliario

Publicado

el

En el marco del Día Mundial del Urbanismo, celebrado el domingo 8 de noviembre, es importante resaltar su importancia para el desarrollo de mejores ciudades que cumplan con las necesidades de sus habitantes al mismo tiempo que sean sostenibles. 

“El urbanismo es una transdisciplina, no una disciplina. Su idea principal es planificar los entornos urbanos y resolver sus problemas. Esto con la finalidad de brindar calidad de vida a sus habitantes”, comentó el urbanista David Salinas al portal inmobiliario Propiedades.com. 

Esa transdisciplina se compone por áreas como economía, arquitectura, ingeniería, construcción, geografía, entre otras, e involucra diversos mecanismos de gobernanza y participación. Por otra parte, Leonardo González, analista de Real Estate del portal, comentó que el urbanismo también ayuda a crear marca de ciudad, lo cual, beneficia su plusvalía. En este sentido, es fundamental que el desarrollo inmobiliario mejore más allá del buen cumplimiento de los códigos de edificación. 

El Covid-19 marcó cambios significativos en la forma en que se experimentan las ciudades, opinó Salinas. Por su parte, González afirmó que “El urbanismo jugará un papel estratégico durante este periodo. Los espacios públicos y el derecho a la ciudad serán el pivote para consolidar a nuevas plazas o reactivar aquellas que están en declive”. 

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas urbanismo y arquitectura deben “maximizar la capacidad de las ciudades para generar empleo y riqueza, fomentar la diversidad y la cohesión social entre diferentes clases, culturas, etnias y religiones y facilitar la utilización sostenible de recursos compartidos”.

En esa línea, Isadora Vargas, arquitecta del despacho Diagrama Arquitectos del grupo inmobiliario Levy Holding, señala los tres aspectos que deben considerarse para que el desarrollo urbano de las ciudades sea más efectivo. 

  1. La transformación de la manera en que vivimos. Los estilos de vida y las dinámicas familiares han cambiado. Existen diversos acuerdos de convivencia al habitar los espacios, como los roomates; y nuevas formas de trabajo como el freelancing y el home office, los cuales, han trasladado la oficina a la propia casa. Por ello, pensar en espacios diferentes que puedan albergar una multiplicidad de usos será clave para diseñar las viviendas del futuro.
  2. El sector inmobiliario debe atacar varios frentes. Cambiar la dinámica de una ciudad requiere tiempo y empuje desde diversos frentes, por lo que el sector inmobiliario además de velar por sus intereses económicos debe hacerlo por el beneficio de las urbes. Para esto se requieren especialistas capacitados y críticos con conocimiento del valor patrimonial del suelo así como de las condiciones para construir vivienda digna que sea responsable con el medio ambiente, con el fin de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Se necesita, adicionalmente, de la sociedad civil organizada y de la clase política para que los recursos no se queden en el camino, apunta Vargas.
  3.  Balancear las necesidades de la ciudad y sus habitantes. Es urgente encontrar un equilibrio entre las necesidades de las ciudades mexicanas, dice la experta. El centro de éstas, se presenta como una alternativa que aunque parece poco rentable, en realidad ofrece oportunidades. Las viviendas unifamiliares pueden convertirse en complejos plurales, con proximidad a servicios y comercios; mientras que el transporte multimodal puede suplir los traslados en automóvil. Del mismo modo, propone repensar el uso de edificaciones históricas.

Las áreas involucradas en el desarrollo urbano tienen diversos retos por resolver, pero a través de estrategias íntegras pueden mejorar significativamente aspectos como la construcción, vivienda, movilidad y uso del espacio público.

Sigue leyendo
Publicidad
Antigua Hacienda
Publicidad
  • Banner Colliers

Lo más leído