Conecta con nosotros
blank blank

Desarrollo Urbano

Patrones de traslado cambiarán con la nueva normalidad

Publicado

el

La pandemia de coronavirus ha obligado a las empresas a trabajar desde las casas, por lo que los trabajadores han dejado de invertir tiempo y dinero en los trayectos. Esto ha ayudado a disminuir el impacto ambiental.

De acuerdo a una encuesta realizada por JLL a nivel mundial el 49% se han visto beneficiados por trabajar desde casa. Sin embargo, con la reactivación de las actividades productivas, las empresas se han cuestionado cómo sus colaboradores se van a trasladar nuevamente de manera segura a los espacios de oficina, ya que existe un alto riesgo sanitario en el transporte público.

En otro sondeo realizado en Estados Unidos, por la firma global de servicios inmobiliarios, arrojó que trasladarse por medio de transporte público estaba entre una de las principales preocupaciones de los empleados para su reingreso a los sitios de trabajo. Las inquietudes oscilan entre temas de limpieza y salubridad, hasta la interacción interpersonal y densidad de sus co-pasajeros. 

El 29% de los encuestados, que antes utilizaban el transporte público, ahora manifiestan preferir otro medio de transporte. Lo anterior puede tener grandes implicaciones en el corto plazo en la dinámica de las ciudades y en la economía de algunas urbes.

blank
bicyclist bike path in the modern city

De acuerdo con JLL, “los servicios de transporte van a requerir una mezcla saludable de soluciones a corto plazo así como estrategias a más largo plazo para reabrir de manera efectiva sus economías, re-establecer el valor de los bienes raíces urbanos y garantizar un éxito duradero”, y hace hincapié en que, una aversión al transporte público pudiera dar origen a un impacto negativo en los bienes raíces comerciales en aquellos sub-mercados que dependen fuertemente del transporte masivo, por lo menos en el corto plazo en el que no se cuente con vacuna o tratamiento que mitigue los riesgos en la salud. 

En este sentido, algunos gobiernos han promovido un cambio en los comportamientos de traslado. Londres, por ejemplo, está impulsando activamente el uso de la bicicleta como método de transporte y, entre 2016 y 2020, ha invertido en infraestructura que apoye estas iniciativas, triplicando a 163 kms su red de ciclo-pistas. 

Actualmente, ya se observa que muchas ciudades están lanzando nuevos carriles para ciclismo con el fin de dar cabida a una creciente demanda de alternativas de traslado. En el caso de la Ciudad de México, se echó a andar la primera fase de las ciclovías emergentes, proyecto con el que se busca contribuir al reto de mantener aforos seguros frente a la pandemia. Se trata de 54 kilómetros de un carril confinado que correrá de manera contigua a la Línea 1 y 2 del metrobús, a fin de desahogar este sistema y ofrecer alternativas de movilidad.

Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio blank
Anuncio BANORTE-BESO-Display_300x600
Anuncio blank
Anuncio blank