Más

    ¿Por qué la construcción no es sustentable?

    La industria de la construcción desempeña un papel significativo en nuestra vida cotidiana, basta con mencionar que típicamente representa entre el 5 y el 10% del PIB de cada país. Sin embargo, también tiene un impacto sustancial en nuestro medio ambiente. Los edificios consumen vastas cantidades de recursos, al tiempo que contribuyen considerablemente a las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Es en este marco que cabe preguntarnos ¿Porqué no tenemos edificios más sustentables?

    Las iniciativas de Medio Ambiente, Social y Gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) han ganado una inmensa popularidad en los últimos años, principalmente porque ofrecen mejoras en la reputación corporativa, diversificación de mercado y mitigación de riesgos a largo plazo. La demanda de inversiones sostenibles ha aumentado entre inversores individuales y organizaciones globales, reflejando un creciente interés en prácticas ambientalmente responsables.

    Los gobiernos, especialmente en países desarrollados, también están adoptando políticas verdes. Medidas como los impuestos al carbono y las regulaciones de comercio de emisiones se están volviendo cada vez más comunes. Estados Unidos, por ejemplo, ha establecido objetivos ambiciosos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Este cambio hacia la sostenibilidad ha extendido su influencia a la industria inmobiliaria, impactando en los mercados de activos y las prácticas de construcción.

    El desarrollo inmobiliario implica una interacción compleja de diversos factores influenciados por las presiones ESG. Los inversores corporativos y las políticas locales impulsan cambios a corto plazo, mientras que la demanda del mercado afecta más bien a largo plazo.

    Foto: Cortesía

    En Estados Unidos, el sector inmobiliario contribuye significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero. Como resultado, ha habido un creciente énfasis en políticas sostenibles tanto a nivel federal como local. La Estrategia de Mitad de Siglo de Estados Unidos para la Descarbonización Profunda establece planes para reducir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Numerosos estados también se han comprometido con objetivos de electricidad de cero emisiones de carbono, marcando un claro cambio hacia la sostenibilidad. Las certificaciones sustentables también han desempeñado un papel vital en la promoción de la construcción sostenible. Certificaciones como LEED y BREEAM han experimentado una creciente adopción en los últimos años.

    A pesar de estos desarrollos positivos, uno podría preguntarse por qué la construcción sostenible no ha experimentado un auge más significativo, dada la creciente madurez de las políticas, certificaciones y los mercados ESG. Este artículo explora las razones detrás de este fenómeno, con un enfoque particular en contratistas de bienes raíces residenciales y comerciales. Varias barreras clave dificultan la adopción generalizada de prácticas de construcción sostenible:

    1. Falta de Incentivos Económicos: Un obstáculo importante para la construcción ecológica es el “greenium”, es decir, los costos adicionales asociados con proyectos respetuosos con el medio ambiente. Si bien algunas iniciativas verdes pueden llevar a ahorros a largo plazo, a menudo hay gastos iniciales que desalientan a desarrolladores. Si optar por prácticas ecológicas no ofrece una ventaja financiera clara, los desarrolladores y contratistas pueden dudar en adoptar prácticas sostenibles.

    2. Políticas Erróneas: Las políticas locales tienen una influencia sustancial en el comportamiento de la construcción. Regulaciones más estrictas y la imposición de impuestos sobre el consumo de energía pueden desalentar a los desarrolladores de llevar a cabo proyectos verdes. La falta de uniformidad en las iniciativas ecológicas entre regiones puede llevar a disparidades en los niveles de construcción, favoreciendo a áreas con políticas menos orientadas hacia lo verde.

    3. Riesgo de Innovación: Los contratistas enfrentan riesgos sustanciales al adoptar tecnologías y materiales ecológicos e innovadores. Los métodos de construcción tradicionales son bien comprendidos y presentan menos incertidumbres. La incorporación de soluciones sostenibles nuevas puede introducir variables desconocidas, lo que afecta a los plazos y presupuestos de los proyectos. El riesgo asociado con la innovación a menudo hace que los contratistas sean reacios a adoptar prácticas sostenibles.

    4. Estandarización Inmadura de ESG: La falta de indicadores ecológicos y metodologías verdes estandarizadas complica los esfuerzos de construcción sostenible. Aunque existen métodos como la LCA (Life Cycle Assessment) , no se adoptan ampliamente, lo que lleva a una falta de transparencia consistente en el mercado. Además, las certificaciones ecológicas ampliamente reconocidas, como LEED y BREEAM, a menudo priorizan ciertos aspectos de la sostenibilidad, pasando por alto otros factores cruciales.

    5. Contratistas Desvinculados: Muchos contratistas se centran en entregar proyectos de manera eficiente y es posible que no comprendan completamente la importancia de las iniciativas ESG. A diferencia de los inversores institucionales y los desarrolladores, los contratistas a menudo no son los principales tomadores de decisiones en los esfuerzos de descarbonización. Pueden abordar medidas de sostenibilidad sólo en proyectos específicos, dependiendo de las demandas del cliente y las políticas locales.

    Para obtener una visión de estos desafíos, nos comunicamos con líderes de la industria en todo el mundo, involucrándolos en una encuesta destinada a descubrir los factores que impiden que el sector de la construcción abrace el desarrollo sostenible. La encuesta, que recopiló respuestas de 42 diversos líderes de la industria, incluyó nueve preguntas, tres de las cuales son particularmente relevantes para nuestro análisis.

    blank
    Foto: Cortesía

    COMPRENDIENDO A LOS ENCUESTADOS

    Antes de sumergirnos en los resultados principales, buscamos comprender el contexto de los encuestados. Entre los factores contextuales recopilados se incluyeron sus nombres, empresas, tamaños de empresa, roles, actividades industriales principales y regiones de operación.

    Por: JUAN HUICOCHEA MASON, RESEARCH FELLOW, MIT

    Es un fragmento del texto ¿Por qué la construcción no es sustentable? de la edición 140 https://inmobiliare.com/inmobiliare-140/

    Descarga la revista

    Recomendaciones

    También te puede interesar